null: nullpx
Kia

La Kia Sportage 2017: cuerpo alemán con corazón surcoreano

La nueva crossover compacta de Kia ejemplifica el gran avance de la marca en materia de diseño e ingeniería.
8 Mar 2016 – 7:30 PM EST

Primero lo primero. La nueva Kia Sportage 2017 es en mi opinión la más atractiva de todas las camionetas crossover compactas del mercado no Premium, una de las más hermosas si incluimos a las Premium y un excelente diseño por derecho propio. Es importante dejar esto en claro al principio de esta reseña ya que el segmento de las camionetas compactas, además de ser uno de los más rentables y disputados, es también el hogar de una cantidad importante de los mejores diseños que se consiguen actualmente. Es por esto que el buen aspecto del que hasta ahora había sido un vehículo inconsecuente y anónimo es un logro encomiable, fruto de un esfuerzo concertado que va más allá del diseño de esta nueva generación de la Kia Sportage.

Diseño

Kia utiliza en concepto de la competencia amistosa a la hora de diseñar sus vehículos. La compañía cuenta con tres estudios de diseño, uno en Namyang, Corea del Sur, otro en Frankfurt, Alemania y un último en Irvine, California epicentro de la actividad de diseño automotriz en los Estados Unidos. Los tres estudios compitieron con propuestas para el diseño de la cuarta generación de la Kia Sportage, resultando ganador el diseño del taller de Frankfurt lo cual se hace evidente en su aire inconfundiblemente teutón al que mucho de mis colegas vincularon visualmente con el impecable Porsche Macan . Yo no llego tan lejos, pero por ahí va la cosa.


Sin embargo la comparación tiene cierto asidero en la realidad sobre todo cuando se mira a la Kia Sportage 2017 desde el frente. Los faros subidos al tope de los guardafangos ocupando parte de la superficie que convencionalmente hubiese sido ocupada por el capó liberan espacio para lograr una enorme parilla que al ojo no entrenado podría recordarle un diseño de Porsche. El resto tiene un aspecto muy europeo y clásico donde se distingue el mismo grueso tercer pilar utilizado en la generación previa, una clave de diseño que no sólo distingue a la Sportage sino que además le da un aspecto de solidez que la distingue de la competencia. Las ópticas traseras son simples y elegantes y liberadas de los excesos que caracterizan a la mayoría de las camionetas, sus elementos horizontales cuentan con proporciones muy elegantes que recuerdan a la nueva Mercedes-Benz GLC sin imitarla.


Tren Motriz

La nueva Kia Sportage cuenta con dos opciones para su motorización, ambas con inyección directa. El motor básico que encontramos en los niveles LX y EX que sirve como el campeón en economía de combustible es un 4 cilindros de aspiración natural con 2.4 litros de desplazamiento que desarrolla 181 caballos de fuerza y 175 lbs.-pie de torque. Este motor rinde 23 Millas por Galón (MPG) en circuito urbano y 30 MPG en autopista en el modelo LX con tracción delantera y mientras que en el modelo LX con tracción integral las cifras son 21 y 25 MPG respectivamente. El mismo motor es capaz de recorrer 22 MPG en ciudad y 29 MPG en autopista bajo el capó del Sportage EX con tracción delantera mientras que en los modelos EX con tracción total las cifras son similares a las de la Sportage LX con tracción integral. Cifras decepcionantes para un motor que se supone que sea el más económico de la línea sobre todo cuando competidores como la Mazda CX-5 2016 con un motor cuatro cilindros capaz de generar 155 caballos rinde hasta 35 MPG en autopista.

El segundo motor es un cuatro cilindros turbo-alimentado de 2.0 litros de desplazamiento que genera 240 caballos de fuerza en la versión SX con tracción delantera y 237 caballos de fuerza en la versión SX con tracción integral. En ambos casos el torque es de 260 lbs.-pie de torque. El 2.0 turbo 21 MPG en ciudad y 26 MPG en autopista en la Sportage SX con tracción delantera mientras que en la Sportage SX con tracción integral el rendimiento es de 20/23 respectivamente.

Ambos motores están acoplados a una transmisión automática de 6 velocidades.

Cabina

El interior de la Kia Sportage 2017 es un espacio que va a resultarle familiar a quienes hayan tenidos experiencias con productos recientes de la marca. Se trata de una ambiente clásico con toque de dinamismo que logra un conjunto coherente y agradable aunque con líneas austeras y parcas. El volante de 3 elementos y fondo plano alberga los controles para el sistema de control de crucero y la computadora de viaje así como controles redundantes para el sistema de audio. Los acabados de la cabina son excelentes, todo lo que se toca se siente suave y de buena calidad, una característica que vemos cada vez más en los automóviles de marcas coreanas. El conjunto está desprovisto de elementos decorativos superfluos con la excepción de unos pocos apliques decorativos en plásticos negro brillante, recordándonos que en materia de buen gusto “poco es más”.

Los instrumentos grandes y de fácil lecturas están complementados por una computadora de viaje que ofrece una gran cantidad de información; como autonomía , presión de aire en los neumáticos y los infaltables contadores de recorrido. El tablero esta dividido en dos sectores longitudinales. En el centro del sector superior conseguimos una pantalla sensible al tacto de 8 pulgadas diagonales que aloja a UVO 3 la más reciente versión del sistema de info-entretenimiento de Kia que cuenta ahora con Android Auto y Apple Car Play. En el sector inferior conseguimos los controles para los sistemas de audio, un Harman/Kardon surround de 320 vatios, 8 cornetas, con amplificador y subwoofer en los modelos SX que probamos, y de control climático, el cual es dual en el caso del modelo que probamos .

La capacidad de carga es de 5 pies cúbicos con los asientos traseros en su lugar y de 31 con los asientos abatidos, no tan espaciosa como la Ford Escape o la Honda CR-V pero aún así puede resultarmuy útil. El portón trasero tiene la capacidad de ser abierto a “manos libres” pero sin necesidad de estar pateando el aire debajo del parachoques trasero como en el caso de la Escape.


Manejo


Probamos las versiones SX con tracción delantera y con tracción integral. Común para ambos vehículos son una sensación integral de solidez lo cual es sin duda efecto de una mejora de un 39% en la rigidez estructural del nuevo vehículo, una respuesta rápida de su sistema de dirección asistida eléctricamente y un comportamiento natural de la suspensión que inspira confianza y provee comodidad. Sin embargo la versión con tracción integral se siente notablemente más pesada y lenta en su respuesta . Ambas camionetas se comportaron con razonable compostura en las rutas montañosas al noreste de San Diego, pero donde realmente se sintieron en su elemento fue el la autopista interestatal.

La Kia Sportage 2017, que creció 2.4 pulgadas hasta 176.4 y en consecuencia ganó unas cuantas libras de peso, no es el vehículo ligero y casual que fueron sus predecesores. La nueva camioneta es un vehículo que busca alcanzar una gama mucho más amplia de compradores que en el pasado, y para ello utiliza más compostura, buen diseño y mucha calidad. Si Kia logra añadir una mejor economía de combustible a la ecuación probablemente tendrá una fórmula ganadora, mientras tanto lo que puede ofrecer es un vehículo más que decente en su concepción y funcionamiento que gasta más combustible del que debería

La Kia Sportage LX con tracción delantera cuesta $22,990, mientras que la Kia Sportage SX AWD con tracción integra cuesta $32,500, entre estos dos extremos cualquiera debería poder encontrar la Sportage adecuada a tus necesidades.


Imágenes del Kia Sportage 2017

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:KiaCrossoversPruebas de Manejo

Más contenido de tu interés