null: nullpx
Juicios

Ley electoral de Carolina del Norte es anulada por discriminar a minorías

Una jueza federal declaró que la ley buscaba limitar el voto afroestadounidense "con precisión casi quirúrgica".
30 Jul 2016 – 2:13 AM EDT

Un tribunal federal de apelaciones bloqueó el viernes una ley electoral de Carolina del Norte que requería que los votantes proporcionaran una identificación con fotografía y siguieran otras normas que afectaban a las minorías en forma desproporcionada, por considerar que la legislación pretendía dificultarle el derecho a sufragar a los votantes afroaestadounidenses.

La Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en Virginia declaró que las medidas violaban la Constitución y la Ley Federal de Derechos Electorales.

"La Asamblea General (de Carolina del Norte) promulgó una legislación que restringía el voto y el registro en cinco maneras distintas, todas las cuales afectaban desproporcionadamente a los afroestadounidenses", escribió la jueza federal Diana Motz.

La Asamblea General del estado promulgó esta ley "con intención discriminatoria", dijo en su fallo la magistrada del tribunal de apelaciones del cuarto distrito, con sede en Richmond, Virginia.

El fallo apunta que la ley tenía como objetivo limitar a los votantes de la comunidad negra "con precisión casi quirúrgica", y que plantea "remedios inadecuados para los problemas que presuntamente las justifican y, de hecho, imponen curas para problemas que no existían".

Entre otras cosas, la ley exigía que a partir de 2016 los votantes mostraran cierto tipo de identificación con foto (por ejemplo, la libreta de conducir), que muchos afroestadounidenses no tienen.

También eliminaba o reducía algunas facilidades para el voto temprano o la posibilidad de registrarse al momento de votar, herramientas que son usadas sobre todo por los afroestadounidenses.

La ley SL 2013-381 fue promulgada por el gobernador republicano Patrick McCrory el 12 de agosto de 2013.

Es el tercer fallo en menos de dos semanas contra leyes de identificación electoral tras decisiones judiciales relacionadas con Texas y Wisconsin.

Ese mismo día, numerosas organizaciones de derechos civiles presentaron una demanda contra la norma, que desde entonces ha estado circulando entre distintos tribunales.

Los principales demandantes son la ACLU, la mayor organización de derechos civiles del país; y la NAAC, la mayor organización de defensa de derechos de los negros.

La corte de apelaciones también rechazó los argumentos de legisladores republicanos de que la ley buscaba evitar el fraude electoral.

Carolina del Norte es uno de los llamados "swing states", o estados oscilantes, cuya preferencia electoral no está anclada en un partido.

De acuerdo con la jueza Motz, el registro de votantes afroestadounidenses ha aumentado hasta ponerse a la par con el de votantes blancos para las próximas elecciones de noviembre.

Los opositores a la ley dicen que el fallo debería incrementar la participación de los votantes negros e hispanos el día de las elecciones en el estado, que también tiene contiendas muy reñidas para el Senado federal y la gobernación.

Los republicanos Phil Berger y Tim Moore, este último presidente de la Cámara de Representantes, emitieron un comunicado en el que informaron que apelarán el fallo ante la Corte Suprema federal y criticaron a los jueces como "tres demócratas parciales".

Allison Riggs, que fungió como la principal abogada de la Liga de Mujeres Electoras, valoró la decisión como "un poderoso precedente de que los tribunales federales protegerán los derechos para votar de los electores de raza negra".

Dale Ho, director del proyecto de los derechos de los votantes de ACLU, señaló: "Esta decisión es una punzante reprimenda al intento de este estado de menoscabar la participación de los electores afroestadounidenses, que ha aumentado en la última década", prosiguió.

"Es una gran victoria para los votantes de Carolina del Norte y para los derechos de los electores", agregó Ho.

Publicidad