null: nullpx
Jalopnik

La manera como calculamos las millas por galón está completamente errada

Hoy todo el mundo puede ver lo que realmente son sus MPG en el mundo real.
LOGO JALOPNIK
18 Sep 2016 – 7:35 PM EDT

Hace unos días informamos que General Motors tuvo que detener las ventas de 60,000 crossovers debido a que los índices de economía de combustible rotulados en las ventanas de venta estaban errados por una o dos millas por galón. Poco antes, los adorables perdedores de Mitsubishi se metieron en problemas por jugar con la presión de los neumáticos para obtener mejores calificaciones de MPG (millas por galón); y hace unos años los números exagerados de economía de combustible le costaron a Hyundai un montón de dinero. Toda esta gente engañó o cometió errores por una o dos MPG debido a que nuestro sistema de calificación actual es realmente estúpido.

Una o dos millas por galón es una cifra que está dentro del margen de error en las pruebas de MPG y, no obstante, estas empresas pensaban que un número específico era lo suficientemente importante como para tratar de engañar al sistema. Todo eso para llegar a un número que pudieran utilizar en su publicidad y que, en todo caso, no quiere decir lo que pensamos que dice.

Entonces, ¿qué está pasando?


El problema es que hace tiempo se decidió que necesitábamos un número que fuera fácil de usar en la publicidad y en las comparaciones, y así poder decir hasta dónde podría llegar un auto con un galón de combustible. Fue después del embargo petrolero de 1973 que nos molestamos por usar calificaciones formales de índices de economía de combustible, y para la década de 1980 las calificaciones de MPG ya se habían convertido en un criterio importante para la venta de automóviles.

Los fabricantes presentaban los números de MPG en sus anuncios –y luego se dieron cuenta de que un número no sería suficiente, así que sacaron uno para la ciudad y otro para las autopistas–, y ya para la siguiente década, más o menos, aceptamos sencillamente que esos valores eran correctos.

Hoy, sin embargo, casi todos los autos nuevos tienen pantallas en el tablero capaces de mostrar las MPG en tiempo real y en promedio, y muy a menudo esos números no coinciden con lo que aparece en la etiqueta de la ventana. Eso significa que todo el mundo, no sólo los que logramos superar las divisiones más complejas en la escuela, puede ver lo que realmente son sus MPG en el mundo real. Hoy hemos añadido un tercer número, un promedio combinado de los números de ciudad y autopista, pero en realidad todavía seguimos calificando las MPG como un valor independiente.

Y ese es el problema. La idea de que dos números (o un número “combinado”) puedan dar una idea exacta de la clase de economía de combustible que puedes esperar de tu auto es, francamente, ridícula.

La economía de combustible es absurdamente difícil de medir con algún grado de exactitud o consistencia. La EPA se esfuerza de verdad por obtener números exactos con sus complicados procedimientos de prueba.

David Tracy entra en el detalle de todo este proceso aquí así que ya sabrán a qué me refiero, pero la verdad es que un valor independiente de MPG es una ficción, o, a lo sumo, solo es cierto para un conjunto específico de condiciones de conducción y para un estilo de conducción en particular.

Ahora, la EPA es consciente de esto, por supuesto, y lo dicen en su página de Tu millaje variará porque saben que, sí, por supuesto, tu millaje puede variar.

No hay manera de que no pueda variar, ya que hay muchos factores diferentes en juego cuando se conduce, y todos esos factores cambian todo el tiempo: la dirección del viento, la presión de los neumáticos, el peso en el auto, la temperatura, las condiciones de la carretera, la inclinación, los niveles de adrenalina del conductor y así sucesivamente.

Es por eso que creo que la EPA debe abandonar el sistema de calificación de MPG de ciudad / autopista / combinado (incluso con palabras para curarse en salud tales como “hasta”) en favor de un valor de rango de MPG. Por ejemplo, mi madre tiene un Fiat 500 del año 2014, uno de esos de la edición de 1957, en color verde menta. Es adorable. Es automático, y ella lo conduce como conducirías tu auto en una habitación llena de gatitos: lenta y suavemente. Y tocando la bocina con ahínco.

Ese Fiat 500 tiene una calificación 27 ciudad / 34 autopista y 30 MPG para el combinado. Mi mamá generalmente obtiene un 30 MPG en la ciudad y de 35 a 37 en la autopista, porque conduce como una santa. Yo conduzco como un idiota, así que probablemente obtendría 23 o algo por el estilo en la ciudad.

La calificación de ese auto debería ser así:


La medida se seguiría basando en pruebas rigurosas, pero así es como funcionaría. En un extremo hay personas que conducen endemoniadamente, o que ponen mucho peso en su auto, o en general los peores escenarios posibles (sin salirse del mundo real, nada de remolcar yates con un Fiat, por ejemplo). El otro extremo sería el de condiciones ideales (pero todavía en el mundo real), con un conductor que de hecho trata de ser eficiente. Nada de niveles en las hipermillas, pero sí muy consciente. Apuesto a que un Fiat 500 obtendría un rango de algo así como 22 a 38 en estas circunstancias.

Con el sistema de rango de MPG no habría necesidad de los ridículos retiros y demandas por una o dos MPG, ya que todos admitiríamos desde el principio que una variación de unas pocas MPG es completamente normal.

Por supuesto, habría que hacer un montón de pruebas para obtener rangos razonablemente exactos. Pruebas en un verano a 101 grados con el aire acondicionado a tope, y pruebas bajo cero donde cada fluido fuera desacelerado hasta parecer lodo apenas viscoso y las baterías híbridas no puedan mantener su carga incluso con una buena inyección de energía.

Son un montón de pruebas, pero serían pruebas en el mundo real en oposición a las corridas en los dinamómetros de estilo EPA. Además, los autos ya han sido probados por los fabricantes en temperaturas extremas, así que ¿por qué no utilizan esos datos de MPG registrados a partir de esas pruebas? Yo sé que cuentan con ellos.

El desarrollo de ciclos de pruebas que puedan arrojar números de rango de MPG del mundo real no sería fácil. Sin embargo, una forma de hacerlo podría ser con un sistema de colaboración abierta – crowdsource– de datos.

En esencia, los patrones de conducción de los autos existentes en el mundo real se pueden utilizar para determinar ciclos de pruebas plausibles y para establecer el rango. Los clientes en el quinto percentil que obtengan 6 MPG de sus autos serían candidatos para el peor de los casos, así como a los conductores en el percentil 95 con 40 MPG en una Cherokee se les duplicarían sus patrones de conducción en el mejor de los casos.

La clave es utilizar la mayor cantidad de datos de conducción del mundo real como sea posible para llegar a la prueba y, de ser posible, actualizar los números a medida que se recojan nuevos datos. Esto puede llegar a requerir más trabajo, y no es una idea perfecta, pero el resultado serían mejores datos y un público mucho más informado a la hora de comprar automóviles.

Las empresas de automóviles ya no podrían anunciar un número elevado de MPG con la confianza de un idiota o de un charlatán. Además, las personas entrarían en el proceso de compra de un auto sabiendo que la obtención de las MPG que quieren depende también de ellos, ya que la manera como se conduce un auto juega un papel tan importante. Es solo un enfoque más realista que tiene en cuenta la realidad en lugar de unos cuantos números mágicos.

En la actualidad, muchos (¿posiblemente la mayoría?) de los conductores no sabiondos ven ese número de MPG y simplemente asumen que eso es lo que logra hacer su auto, punto. Ese no es el caso, nunca ha sido el caso, y nunca será el caso. Entonces, ¿por qué seguimos fingiendo que así es como los autos funcionan, con el sistema absurdo de usar tres números de MPG transmitidos por los dioses de la economía?

Deshagámonos de la estúpida calificación ciudad / autopista / combinado e implementemos el sistema de calificación de MPG por rango. Es más preciso, fácil de entender y más ajustado al mundo real, donde, mi investigación me dice, casi el 95% (con un 5% de margen de error) de los autos realmente andan.

***

Editor Asociado, Jalopnik


RELACIONADOS:Jalopnik

Más contenido de tu interés