null: nullpx
Accidente de tráfico

Ford Raptor cayó en una piscina y demostró que las pickups no fueron hechas para nadar

El héroe de la jornada fue un hispano, Gabriel Mejía quien con sus puños rompió la ventana de la camioneta y mantuvo a su ocupante con la cabeza fuera del agua hasta que llegó el equipo de rescate.
LOGO JALOPNIK
10 Jul 2017 – 05:48 PM EDT

Una pickup Ford Raptor último modelo terminó su última travesía volteada de un lado en la piscina de una residencia privada en el área residencial de Allied Gardens en la ciudad de San Diego, según un reporte de nuestra publicación hermana Jalopnik.

Aparentemente la malograda camioneta propiedad de una pareja de sexagenarios no identificados comenzó a rodar en reversa sin tripulante con la esposa del propietario aún en el asiento del pasajero, durante una visita al hogar de uno de sus hijos. La camioneta fuera de control rompió la cerca de la casa de Paul Faulstich y terminó en la fondo de la piscina.

Para suerte de la aterrorizada pasajera Gabriel Mejía, quien se encontraba trabajando en una residencia aledaña pudo escuchar el ruido causado por la desenfrenada carrera y el concluyente chapuzón y se acercó a ver cómo podría ayudar. Mejía debió haber sentido una súbita descarga de adrenalina correr por sus venas cuando vió a la dama atrapada en la cabina totalmente inundada de la Raptor con burbujas de precioso aira saliendo de su boca. Sin perder tiempo el buen samaritano trató de romper la ventana delantera derecha de la Ford Raptor con un ladrillo y al ver que sus esfuerzos no rendían fruto decidió probar suerte con sus puños los cuales finalmente pudieron cumplir la misión.

Mejía procedio a ayudar a la víctima a sacar la mayor porción posible de su cuerpo a través de la ventana rota y a mantenerle la cabeza fuera del agua hasta la llegada de los rescatistas del cuerpo de bomberos de la ciudad de San Diego. El orgulloso héroe de la jornada terminó con sus puños ensangrentados pero con la satisfacción de haber salvado una vida.

Paul Faulstich dueño de la malograda residencia no daba crédito a lo que veía y se sintió afortunado de haber tomado más tiempo del que normalmente hubiese tomado fuera de la casa ese día, ya que de lo contrario sus hijos menores habrían estado en la piscina al momento del accidente.

La víctima tuvo tiempo de hablar con Mejía antes de ser llevada a un hospital por los rescatistas alcanzando a decirle; "me salvaste la vida. Eres mi ángel"


La Ford Serie-F cumple 40 años como la línea de pickups más vendida en Estados Unidos

Loading
Cargando galería


Lea también:

Publicidad