Inundaciones

Louisiana busca a sus vivos y muertos por inundaciones

Hay familias con la dolorosa tarea de volver a inhumar a sus seres queridos, pues las inundaciones desalojaron los ataúdes del cementerio.
21 Ago 2016 – 8:20 PM EDT


Las cuadrillas de rescate van de puerta en busca de sobrevivientes o de cuerpos atrapados, tras las devastadoras inundaciones que vivió Louisiana.

El fenómeno le costó la vida a por lo menos 13 personas, tras lluvias torrenciales cuyas aguas apenas comenzaron el lento retroceso. Ahora la prisa es por retomar la vida, limpiar las casas o por lo menos hallar un alojamiento.


Destrucción y muerte: Las fotos de lo que dejaron las lluvias en Louisiana

Loading
Cargando galería

Hay familias con la dolorosa tarea de volver a inhumar a sus seres queridos, pues las inundaciones desalojaron los ataúdes. Es el caso del cementerio Plainview de Denham Springs, donde las familias que fueron a ver el estado de las tumbas se encontraron con un caos de bóvedas revueltas o fosas vacías.

En el sur de Luisiana la capa freática es tan alta que no se puede enterrar a la gente a los habituales dos metros bajo tierra. Los ataúdes suelen encontrarse en bóvedas parcialmente sobre tierra, dijo Zeb Johnson, de la oficina forense de Calcasieu Parish, que tiene mucha experiencia en la recuperación de ataúdes dispersados por inundaciones o huracanes. Johnson dijo que una decena de ataúdes desenterrados en el vecino Jefferson Davis Parish deberán ser reenterrados una vez que retrocedan las aguas.

En Livingston Parish, fuertemente afectado por las inundaciones, John Marston de la oficina forense dijo que recibieron denuncias de unos 30 ataúdes desenterrados y prevén encontrar más.

En otras zonas, continúa la búsqueda de sobrevivientes.


Las cuadrillas de rescate irán de casa en casa durante todo el fin de semana, dijo Brant L. Thompson, del departamento estatal de bomberos. Las cuadrillas que recorren sistemáticamente los distritos llaman a las puertas, buscan señales de vida tales como huellas nuevas de neumáticos o pilas de escombros indicadoras de que alguien está limpiando una casa. Esperan lo mejor, pero luego de inundaciones de semejante magnitud, también están preparadas para lo peor.

Pero a los daños en más de 40,000 viviendas le sigue también el hecho de que los niños sometidos a rescates traumáticos deben regresar a un paisaje horroroso: viviendas llenas de muebles arruinados, sus escuelas cerradas provisionalmente y a sus padres alternando la limpieza con el trabajo.

Lea también:


Publicidad