null: nullpx
Frontera EEUU México

Trump busca cumplir su promesa de campaña: presiona la construcción del muro fronterizo sin importar que se violen las leyes

Según un reporte de The Washington Post, el presidente quiere completar el muro antes del inicio oficial de la campaña por su reelección en las elecciones de 2020. Al citar a fuentes oficiales, el diario narra que cuando los ayudantes del mandatario le han advertido de que sus órdenes son ilegales o imposibles de cumplir, él ha sugerido que no habrá castigos.
28 Ago 2019 – 3:19 PM EDT

El presidente Donald Trump quiere levantar el muro fronterizo a toda costa antes de las elecciones de 2020. Para ello ha ordenado a sus ayudantes acelerar la entrega de millones de dólares en contratos de construcción, tomar tierras privadas por las que podría correr la pared, y pasar por alto regulaciones ambientales, según contaron al diario The Washington Post funcionarios que estuvieron o están involucrados con el proyecto.

El diario cita a fuentes que no identifica y que dicen que Trump aseguró a sus subordinados que les perdonaría cualquier ley que tuvieran que obviar para lograr la meta de tener el muro lo más rápido posible.

El mandatario dio las órdenes presionado porque a poco más de un año de las elecciones presidenciales, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército apenas ha podido reemplazar 60 millas de verja en zonas en las que ya había muro. Pero en la campaña anterior y en sus rallies permanentes ha prometido que al término de su primer periodo presidencial habría 500 millas de reja nueva a lo largo de la frontera con México. Llegar a la campaña sin haber cumplido su promesa, les dijo Trump, podría decepcionar a sus electores.

"Él dice que la gente espera que él construya el muro y que tiene que estar listo para las elecciones", señaló un exfuncionario.

"Tomen la tierra", pidió, según otros que han estado en las reuniones en las que se ha abordado el tema.

El Post consultó a la Casa Blanca y bajo anonimato uno de los allegados del presidente aseguró que Trump hizo esos comentarios a modo de broma.

Este miércoles, el mandatario volvió a tocar el tema en su cuenta de Twitter: "El muro avanza muy rápido, a pesar de la total obstrucción de los demócratas en el Congreso y en cualquier lugar", escribió, y acompañó el trino con un video en el que se ve el avance en un punto que no especificó.


Se espera que el secretario de Defensa, Mark T. Esper, le apruebe a la Casa Blanca 3,600 millones de dólares del Pentágono para costear el proyecto en las próximas semanas, un dinero buscado por Trump luego de que legisladores se negaran a aprobarle 5,000 millones que había solicitado. Con el dinero se pagarían los trabajos en 26 estados, según dijeron fuentes al Post.

Sobre el muro, Trump sigue plantado en que el que ya existe debe ser pintado de negro —para que absorba el calor y lo haga caliente al tacto— y tener puntas afiladas. El diario cita un análisis interno realizado que calcula que la pintura podría incrementar los costos entre 70 y 133 millones de dólares y reducir el número de millas que, en su lugar, podrían ser pagadas y construidas.


Que decenas de millas de muro fronterizo estén listas antes de las elecciones fue una petición hecha por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza al Cuerpo de Ingenieros del Ejército en una llamada en conferencia la semana pasada, según reportes.

"La Patrulla Fronteriza insiste en que se ajusten los plazos de adquisición y nosotros estamos de acuerdo. La meta es adjudicar contratos, no que nosotros velemos por la calidad del contrato al seguir el proceso de evaluación", explicó al diario un funcionario que dijo estar preocupado con la premura con que se quieren completar los procesos.

El periódico además consiguió testimonios de personas involucradas con los proyectos que cuentan que las compañías a cargo de la construcción de la cerca y las carreteras de acceso han llevado equipos pesados para mover tierra a zonas fronterizas sensibles, cercanas a parques nacionales o en reservas naturales de Estados Unidos. Esto sin hacer estudios de seguridad e impacto.

"No les importa cuánto dinero se gasta, si se violan los derechos de los propietarios, si se daña el medio ambiente, la ley, las normas o incluso las prácticas comerciales prudentes", dijo un alto funcionario.

Hay también empleados del gobierno involucrados con el proyecto que lo defienden. "No hay un propósito público más justificado constitucionalmente que la defensa nacional", señaló uno de ellos, que dijo que la intención es negociar con cada propietario de tierra para que reciba un "pago justo" por sus tierras.


📷Los rostros de Améxica: la vida en el límite entre México y Estados Unidos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés