null: nullpx
Derechos LGBT

Pareja gay demanda a Estados Unidos por negarse a reconocer a su hija como ciudadana

Ambos hombres son ciudadanos y figuran como los padres de la niña en el certificado de nacimiento. Pero como ella nació de una madre subrogada en Inglaterra y solo uno de ellos tiene una conexión biológica con la niña, según la demanda, el gobierno la está tratando como si hubiera nacido fuera del matrimonio, lo que generó condiciones adicionales para que se reconozca su ciudadanía.
25 Jul 2019 – 8:02 PM EDT

Una pareja de hombres en Georgia está demandando al Departamento de Estado de Estados Unidos por negarse, de manera inconstitucional, a reconocer la ciudadanía estadounidense de su hija, según la demanda.

La pareja alega en la querella que la política del Departamento de Estado y su secretario Mike Pompeo trata a las parejas casadas del mismo sexo como si sus matrimonios no existieran, y al tratar de manera diferente a las parejas heterosexuales casadas viola la ley y la Constitución. La demanda fue presentada en un tribunal federal de Atlanta de parte de Derek Mize y Jonathan Gregg, cuya hija Simone nació en Inglaterra en julio de 2018 por medio de gestación subrogada.

Ambos hombres son ciudadanos de EEUU y figuran como los padres de la niña en el certificado de nacimiento. Pero como solo uno de ellos tiene una conexión biológica con ella, según la demanda, el Departamento de Estado la trata como si hubiera nacido fuera del matrimonio, lo que generó condiciones adicionales para que se reconozca su ciudadanía.


Un portavoz del Departamento de Estado declinó hacer comentarios, citando litigios pendientes.

Un niño nacido en el extranjero con padres ciudadanos estadounidenses casados es automáticamente un ciudadano estadounidense siempre que uno de sus padres haya vivido en EEUU, dice la demanda. Pero hay requisitos adicionales si los padres no están casados o si solo uno es ciudadano de EEUU.

Mize nació y se crió en Mississippi, mientras que Gregg nació en Londres de madre ciudadana de EEUU y padre británico, y se crió en Londres con doble ciudadanía.

La pareja se conoció en 2014 en Nueva York, donde vivía Mize. Gregg pronto se mudó a Nueva York para poder estar juntos; se casaron en 2015 y se mudaron a Georgia en 2017.

Una amiga cercana en Inglaterra aceptó ser la madre sustituta de su bebé. Mize se quedó con ella en Inglaterra durante la mayor parte del embarazo, y Gregg se unió a ellos durante las últimas cinco semanas. Ambos hombres estuvieron presentes en el nacimiento de Simone en julio de 2018: Gregg cortó el cordón umbilical mientras Mize la abrazaba. Regresaron a su casa en Decatur, a las afueras de Atlanta, en septiembre.


Preparándose para declarar sus impuestos en marzo, Mize fue a obtener un número de Seguro Social para reclamar a Simone como dependiente, dijo en una entrevista telefónica con AP. El personal de la oficina del Seguro Social le dijo que necesitaban un registro consular de nacimiento en el extranjero o un pasaporte estadounidense para ella y que él necesitaría obtenerlo de la embajada de EEUU en Londres.

La pareja llevó a Simone a Londres en abril, armados con sus pasaportes estadounidenses, su certificado de matrimonio y el certificado de nacimiento de Simone. Una vez que el personal de la embajada se dio cuenta de que ambos padres eran hombres, comenzaron a hacer preguntas invasivas sobre cómo fue concebida Simone y quién era el padre biológico, dijo Mize. Después de tres horas de preguntas y espera, dijo Mize, el personal de la embajada dijo que Simone no era elegible para la ciudadanía.

Dado que es hija de dos hombres y no está relacionada biológicamente con ambos, el Departamento de Estado la trató como si hubiera nacido "fuera de matrimonio", dice la demanda. Y debido a que Gregg, el padre biológico, no había vivido en EEUU durante los cinco años anteriores al nacimiento de Simone, el Departamento de Estado determinó que no es una ciudadana estadounidense.

A Simone, quien tiene la ciudadanía británica a través de Gregg, se le permitió regresar a EEUU en abril con una visa de turista. Pero esa visa expira pronto, dejándola sin estatus legal, lo que Mize dice que es una posibilidad aterradora.


La demanda fue su último recurso, dijo. Fue presentada por abogados de Lambda Legal y Immigration Equality, defensores de los derechos LGBTQ.

La ley presupone que cuando un niño nace de una pareja casada, ambos son padres legales, y el Departamento de Estado habitualmente asume eso para las parejas casadas de hombres y mujeres, dijo la abogada de Lambda Legal, Karen Loewy. La política del departamento es no aplicar esa misma presunción a las parejas del mismo sexo a pesar del requisito legal de hacerlo, dijo.

Durante su espera de tres horas en la embajada, Mize y Gregg vieron a unas 20 parejas de hombres y mujeres llegar, presentar los mismos documentos que habían proporcionado y salir con pasaportes para sus hijos, dijo Mize. No se les preguntó a ninguno de ellos cómo estaba concebido el niño y si estaban relacionados biológicamente, dijo.

Habiendo experimentado discriminación debido a su orientación sexual en el pasado, Mize dijo que a menudo se preguntaba durante los primeros meses de la vida de Simone si la gente estaba juzgando a su familia. Cuando fueron a la embajada, dijo, "estaba empezando a creer que toda esa paranoia era infundada".

Pero cuando el personal de la embajada no reconoció su matrimonio ni la relación paterna con su hija, dijo, todo eso regresó rápidamente. "En ese momento, la ansiedad que he tenido toda mi vida por ser gay y ser diferente entró en mi cuerpo y solo quería ponerme a llorar", dijo.

📸 Taiwán se convierte en el primer lugar de Asia en aprobar el matrimonio igualitario y así lo celebran

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Derechos LGBTCiudadanía

Más contenido de tu interés