null: nullpx
Coronavirus

Filántropo crea fondo para los más afectados por el coronavius y los inmigrantes "excluidos" de la ayuda federal

"Quienes tienen los medios para ayudar de alguna forma tienen que ser más tenaces en este momento", dijo a Univision Patrick Gaspard, presidente de Open Society Foundations. Gran parte de los fondos seran dirigidos a familias inmigrantes hispanas realizando trabajos "esenciales" durante la pandemia. (Read this article in English)
3 May 2020 – 11:42 AM EDT

George Soros, el filántropo y financiero multimillonario, donará 130 millones de dólares para ayudar a las poblaciones en mayor situación de riesgo en la lucha contra el coronavirus, incluyendo a las familias inmigrantes hispanas y los trabajadores de bajos salarios en Estados Unidos que han seguido realizando trabajos esenciales durante la pandemia.

"Vamos a trabajar para darles ayuda financiera de inmediato a las personas que lo necesitan desesperadamente, muchas de las cuales nuestra sociedad finalmente reconoce por su imprescindibilidad y a quienes, en gran parte, se les ha excluido del apoyo federal de emergencia", dijo a Univision Patrick Gaspard, presidente de Open Society Foundations.

La Open Society históricamente se ha enfocado en cuestiones de derechos humanos y civiles en todo el mundo, protegiendo a las comunidades vulnerables exigiendo responsabilidades a los gobiernos.

"Esta situación del coronavirus nos obliga no sólo a desviarnos del trabajo que hacemos en torno a la política estructural a largo plazo, sino también a realizar algunas intervenciones humanitarias en nombre de quienes ahora se consideran [trabajadores] esenciales en las economías mundiales", dijo Gaspard, quien fungió como embajador de Estados Unidos en Sudáfrica durante el gobierno de Obama y es un ex activista sindical de Nueva York y que utilizó una famosa frase del líder de los derechos civiles, el Dr. Martin Luther King: "En tiempos de conflicto, hay que ir a los centros de mayor dolor".

20 ciudades

Con esa frase en mente, Open Society Foundations está colaborando con comunidades en riesgo en 20 ciudades estadounidenses, incluyendo dos grandes subvenciones para organizaciones sin fines de lucro vinculadas al gobierno de la ciudad de Nueva York, que es el epicentro del brote de coronavirus en Estados Unidos, con más de 24,000 muertes provocadas por el virus.

La fundación aportará 12 millones de dólares a fondos de ayuda en Atlanta, Chicago, Los Ángeles, Filadelfia y Washington.

20,000 familias en Nueva York

En Nueva York, se utilizará una subvención de 20 millones de dólares para crear un Programa de Ayuda de Emergencia para Inmigrantes en asociación con las autoridades de la ciudad para hacerles pagos directos y únicos a hasta 20,000 familias inmigrantes que están excluidas del programa de ayuda federal. Parte del dinero también se destinará a iniciativas de aprendizaje a distancia por parte del sistema y los centros de escuelas públicas con el fin de cuidar a los hijos de los trabajadores que están en la primera línea de la crisis.

Los 130 millones de dólares, la mitad de los cuales se dedicarán a otros países necesitados, son apenas una "inversión inicial" de la fundación, dijo Gaspard.

Soros y la liga de multimillonarios

Soros, un magnate de origen húngaro de 89 años de edad que comenzó su vida trabajando en los ferrocarriles y como camarero, transfirió 18 mil millones de dólares de su fortuna a la Open Society Foundations en 2018.

Es uno de los numerosos filántropos de todo el mundo que han comenzado a hacer donaciones a causas relacionadas con la crisis del coronavirus. Jeff Bezos, el fundador de Amazon, ha dicho que donará 100 millones de dólares a los bancos de alimentos estadounidenses.

Jack Dorsey, director ejecutivo y cofundador de Twitter, ha dicho que asignará 1,000 millones de dólares para la beneficencia; hasta el momento se han distribuido 7 millones de dólares para causas relacionadas con el coronavirus.

La Fundación Bill y Melinda Gates ha prometido 250 millones de dólares para varias causas, incluyendo la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, lo cual también cuenta con el respaldo del fundador y director general de Facebook, Mark Zuckerberg y su esposa Priscilla Chan.

"¿Qué tipo de mundo surgirá?"

"La magnitud de esta pandemia ha dejado al descubierto las fallas e injusticias de nuestro mundo", dijo Soros en un comunicado. "Perdimos la oportunidad de crear una economía más justa después de la crisis financiera de 2008 y darles una red de seguridad social a los trabajadores que son el corazón de nuestras sociedades.

"Hoy debemos cambiar de rumbo y preguntarnos: ¿Qué tipo de mundo surgirá de esta catástrofe y qué podemos hacer para mejorarlo?


Gaspard dijo que Open Society Foundations tenía tres objetivos en su financiación de la lucha contra el coronavirus: darles ayudas financieras inmediatamente a las personas excluidas del apoyo federal de emergencia; apoyar las iniciativas para hacer que los actores sociales clave, incluyendo los políticos, defiendan a los "trabajadores esenciales", especialmente los inmigrantes indocumentados, y fortalecer el poder de las organizaciones comunitarias locales, como la Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar, que representa a las trabajadoras domésticas.

" Esperamos que nuestro apoyo ayude a las comunidades a resistir y rechazar las políticas injustas. Cuando superemos esta pandemia de covid-19, esas comunidades serán más fuertes. Existe la sensación de que la política podría cambiar cuando termine todo esto", dijo Gaspard.

La ayuda federal

Actualmente, gran parte de la asistencia federal prometida no está llegando a las manos apropiadas.

El "Programa de Protección de Nómina" o PPP (por sus siglas en inglés) inicial de 350 mil millones de dólares, establecido por el congreso el pasado mes de marzo como parte de la ley CARES (Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus), para darles apoyo a las pequeñas empresas en medio de la pandemia de coronavirus, se gastó rápidamente después de que muchas grandes empresas aprovecharon la ayuda.

"Quienes tienen los medios para ayudar de alguna forma tienen que ser más tenaces en este momento", dijo Gaspard.


Aunque las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos les retribuyen aproximadamente 400 mil millones de dólares en impuestos a las ciudades, los estados y el gobierno federal, "en Washington DC las están excluyendo básicamente de la política dirigida a ayudar a los estadounidenses a recuperarse en este momento", dijo.


El 35% de los hispanos indica que alguien del hogar ha perdido el empleo a causa del coronavirus, según un sondeo el mes pasado, realizado por Latino Decisions y SOMOS, red de proveedores de servicios de salud multilingües. El 29% de los empresarios hispanos afirma que sus negocios han sufrido una pérdida de ingresos o los han tenido que cerrar por la crisis de salud pública, de acuerdo con la encuesta.

El rostro de la pobreza: así cambió la vida de Julie durante la crisis por el coronavirus

Loading
Cargando galería

Pese a la impresión de que con la pandemia todos trabajan desde casa, muchos dentro de la comunidad no pueden hacerlo. Pero el coronavirus también está afectando a quienes no han perdido sus empleos. Así, entre quienes mantienen sus empleos, la encuesta arroja que el 46% dijo que ha sufrido un recorte en sus ingresos y el 43% tiene problemas para cumplir con los pagos de alquileres o hipotecas.


La gran revelación

El lastre desproporcionado se hizo evidente en los códigos postales más afectados por el virus, destacó Gaspard. En Nueva York , los cinco códigos postales principales con los mayores niveles de contagio tuvieron ingresos medios de alrededor de 25,000 de dólares al año, mientras que los códigos postales con el contagio más bajo tuvieron ingresos medios de más de 110,000 de dólares.

" Este momento lo llamo la gran revelación, estamos viendo que han corrido el telón", dijo.



Esto se hizo especialmente evidente en la cifra desproporcionada de afroestadounidenses que han muerto a causa del virus, o los miles de trabajadores inmigrantes infectados en las plantas procesadoras de carne.

"El presidente ha tenido que subirse al podio y reconocer públicamente ante toda la nación y el mundo que las comunidades de color en Estados Unidos han sido particularmente afectadas por esta enfermedad y por la pérdida de empleos debido a las desigualdades previas al surgimiento de la epidemia de Covid-19 en estas comunidades", dijo Gaspard.

Mediante el reconocimiento de que el trabajo de los inmigrantes en las plantas procesadoras de carne es "esencial" para el suministro de alimentos de la nación, es importante garantizar que reciban apoyo financiero y reconocimiento por el papel vital que desempeñan.

"A estas personas, que ahora se consideran esenciales, se les ordena básicamente trabajar sin las disposiciones adecuadas que garanticen su seguridad. Es algo inhumano", añadió.

Más contenido de tu interés