Detenidos de ICE dicen que fueron forzados a trabajar: ahora un juez convierte el caso en una demanda colectiva

La demanda fue presentada en 2014 contra el centro de detención privado de la empresa GEO Group. Se trata de la primera vez que un magistrado permite que siga adelante una demanda colectiva que acusa a una prisión privada de trabajo forzoso.
5 Mar 2017 – 1:26 PM EST

"Limpiar el bloque de la celda, los pasillos, lavar tu ropa y la de los otros, los baños...". Es el testimonio a Univision Noticias de un inmigrante indocumentado que se queja de supuestamente haber sido forzado a trabajar en un centro de detención en Aurora, Colorado. "Si te negabas, ya no te dejaban salir a la yarda".

Ahora un juez de distrito permitió convertir esas quejas en un caso colectivo que podría dar respuesta a hasta 60,000 indocumentados que fueron detenidos en los útimos años en centros federales gestionados por empresas privadas.

En la demanda inicial, los inmigrantes alegan haber trabajado por 1 dólar al día u obligados a laborar sin una remuneración en un centro de detención para indocumentados operado por la empresa GEO Group. Eso, según los demandantes, iría en contra de las leyes que prohíben la esclavidud en Estados Unidos.

"Los que están detrás de las rejas, sin duda, se les trata peor que a los esclavos", dijo a Univision Noticias Juan José Gutiérrez, de Vamos Unidos USA, una de las organizaciones detrás de la queja.

La demanda fue presentada en 2014, pero fue esta semana que el magistrado John Kane dio luz verde para que el caso pase a ser colectivo, lo que permite que quienes están detenidos en la instalación de GEO Group en Aurora, Colorado, sean parte de la demanda sin tener que incorporarse como demandantes, explicó uno de los abogados a The Washington Post.

Según los nueve demandantes originales (que ya no se encuentran detenidos), en ese centro de detención se les obligaba a trabajar sin obtener una remuneración adecuada y los que se negaban eran castigados con confinamiento solitario. Según el documento judicial, esos nueve demandantes presentaron tres argumentos: uno porque no se cumplió con pagar el salario mínimo del estado de Colorado, otro por violación a la ley que prohíbe el trabajo forzoso y otro por enriquecimiento injusto.

"Los cuestionamientos presentados en este caso son complejos y sin precedentes, pero las respuestas a esos cuestionamientos pueden ser provistas sobre una base colectiva", se lee en el documento con la decisión del juez Kane.


Es la primera vez que un magistrado permite que siga adelante una demanda colectiva que acusa a una prisión privada de trabajo forzoso. Asimismo, la decisión del juez se da en momentos en que, tras la llegada al poder del presidente Donald Trump, agentes de ICE han arrestado a más de 600 inmigrantes. Esto en medio de las promesas de Trump de echar del país a millones de indocumentados.


El centro de GEO en Aurora tiene capacidad de 1,500 camas y ha sido contratado por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para detener a inmigrantes que esperan que una corte vea su caso migratorio. Esa compañía ha negado los argumentos de los demandantes y alegado que no violó la ley al otorgar un pago de 1 dólar al día.

"El programa de trabajo voluntario en instalaciones migratorias, así como las tasas y estándares salariales relacionados con el programa son definidos por el gobierno federal", dijo Pablo Paez, portavoz de GEO Group, a The Washington Post.

Bajo el programa de trabajo voluntario de ICE los detenidos pueden aceptar trabajar por esa remuneración realizando labores de limpieza y de preparación de alimentos, entre otras tareas. Pero para quienes abogan por los derechos de los inmigrantes, el hecho de colocar la palabra voluntario en un programa no exime a una prisión de pagar el salario mínimo a los detenidos.


En fotos: ICE arresta en febrero a más de 680 inmigrantes

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónTrabajo

Más contenido de tu interés