Inmigración Infantil

Un niño de 3 años pasó cuatro días solo en un centro para inmigrantes

La madre fue detenida al cruzar la frontera de México y EEUU, pero la enviaron a un hospital por presentar un cuadro febril y dejaron a su pequeño hijo en un centro para inmigrantes de Pensilvania.
28 Jun 2016 – 1:06 AM EDT

Un niño salvadoreño de 3 años pasó detenido en soledad cuatro días en un centro para inmigrantes mientras su madre, que se encontraba enferma, estaba en el hospital, según informó el lunes la abogada que representa a la familia.

Según Carol Anne Donohoe, abogada de la madre y el hijo, el pequeño permaneció solo desde el miércoles hasta el sábado pasados en el centro de detención para inmigrantes del condado de Berks, en Pensilvania, hasta que juristas de Inmigración intercedieron para reunirle con su abuela.

La abuela del menor, que reside en Virginia, acudió el sábado a recogerle, y las autoridades de Inmigración aseguran que los cuatro días que el niño pasó solo son los que tardaron en contactar con la abuela, aunque en la opinión de Donohoe ello tendría que haber ocurrido mucho antes.

La madre del pequeño, de 21 años, fue detenida mientras cruzaba la frontera entre México y EEUU, trasladada junto al niño al centro de detención de Pensilvania y hospitalizada al presentar síntomas como dolores de cabeza, escalofríos y fiebre.

En su página de Facebook, la abogada Donohoe publicó la denuncia sobre este caso y comentó que el niño "afortunadamente, ahora está con su abuela y con suerte conseguir el amor y el cuidado que necesita en este momento traumático".



"Esto es indignante. Imagine a un niño de 3 años siendo detenido sin su madre, quien se encuentra en el hospital. No tiene ni idea de lo que ello significa a la edad de 3 años", apuntó la abogada.

Las autoridades migratorias del Estado, citadas en una nota del sitio McClatchy DC, aseguraron que el niño estuvo todo el tiempo seguro dentro del centro y tenía tiempo para jugar. Pero Donohoe dijo que el menor presentaba "traumatismo emocional", no estaba comiendo, tenía rabietas y daba patadas a las puertas.

Donohoe dijo en la red social que de no haber intervenido el niño todavía estuviese solo en el centro de detenciones.

Khaalid Walls, portavoz del ICE, explicó que la madre del menor fue remitida a un hospital luego de determinar que requería "atención especializada adicional", a la que podían brindarle en el centro de detenciones.

"Durante la estancia hospitalaria de la mujer, funcionarios de inmigración hicieron visitas regulares al niño y coordinaron la visita de su abogada", añadió Walls.

RELACIONADOS:Inmigración InfantilEEUU

Más contenido de tu interés