null: nullpx
Incendios

"Te ayudaré desde el cielo", el mensaje de una hija a su madre mientras se quemaba la torre de Londres

Hasta el momento hay 30 muertos confirmados y solo se conocen dos de los nombres. Pero los desaparecidos superan los 70, por lo que se teme que los fallecidos puedan ser más de los anunciados por las autoridades.
16 Jun 2017 – 5:09 PM EDT

"Asesinos", "Queremos justicia", "No son 17". Eso gritaban centenares de manifestantes este viernes frente a un ayuntamiento de Londres al exigir respuestas sobre el voraz incendio que consumió una torre de viviendas sociales y dejó un trágico saldo de 30 personas fallecidas, que podría sumar más si se considera que hay al menos otros 70 desaparecidos.

En la muchedumbre se sentía una gran frustración, relató la agencia AFP. Los vecinos, que creen que fueron abandonados por las autoridades, aguardaban impacientes para conocer la suerte de sus familiares y amigos que podrían estar entre los heridos o entre los 28 fallecidos cuyos nombres no han sido publicados. Apenas se saben dos de los 30.


La madrugada del martes, la Torre Grenfell –ubicada en el rico distrito de Kensigton y Chelsea– ardió en llamas por razones que aún son investigadas policía, aunque parecen indicar a que no fue una acción deliberada. El edificio está gestionado por un organismo distrital de viviendas, el Kensington and Chelsea Tenant Management Organisation (KCTMO). Por eso este viernes los reclamos se trasladaron a las puertas del ayuntamiento del distrito.

A medida que se conocen más detalles de lo ocurrido aumenta la indignación. Se ha sabido, por ejemplo, que un revestimiento hecho en toda la fachada del bloque de viviendas pudo haber aumentado la inflamabilidad y que por eso la rapidez de expansión de las llamas, incluso al interior de la estructura. Los vecinos aseguran que se habría colocado el más económico solo para disimular la fealdad de la estructura de bloques, perturbadora para los ricos de la zona.

El edificio contaba además con una sola escalera y carecía de cortafuegos y un sistema antiincendios.

El temor de que aumente la cifra sigue latente entre la multitud. Lo advirtió el comandante de la policía, Stuart Cundy este viernes. Eso sin contar con que quizás no todos puedan ser identificados por la voracidad del incendio y muchos se queden sin escuchar los nombres de sus conocidos.


Y además de los muertos y desaparecidos, hay 24 heridos, 12 de ellos en estado crítico y que, quizás también podrían entrar en la fatal lista.

Mientras tanto, los alrededores siguen llenándose de fotos de los desaparecidos, colgadas por sus allegados que no pierden la esperanza de un reencuentro.


Víctimas al teléfono

Aunque las autoridades apenas han dado a conocer dos de los nombres de las víctimas mortales, algunos vivieron momentos de angustia al teléfono al escuchar a sus familiares atrapados entre las llamas que arrasaban la Torre Grenfell.

Le pasó a Omar Alhajali, un refugiado sirio de 25 años que logró escapar y se encuentra en un hospital recuperándose de las heridas.

"Me estoy muriendo, no puedo respirar", le escribió convaleciente dentro del edificio a su hermano Omar, de 23 años, narra la BBC. "Dile a nuestros padres que me perdonen (...) Adiós, os amo", le dijo y nunca más le respondió de nuevo.

También le ocurrió a Gloria Trevisan y Marco Gottardi, una pareja de arquitectos que quedó encerrada en su apartamento y llamó por teléfono a sus familiares para narrarles lo que ocurría.


Eran las 3:45 de la madrugada cuando Gottardi los llamó por primera vez para calmarlos y decirles que la situación estaba bajo control. "En su primera llamada, Marco (...) intentaba minimizar lo que había pasado, probablemente para no preocuparnos", contó el padre del joven al periódico Il Mattino di Padova.

Minutos después les confesaría que el humo los iba rodeando. "Papá, aquí hay tanto humo", les dijo y nunca más contestó de nuevo. "Estuvimos en el teléfono hasta el último momento... A las 4:07 am nos dijo que su apartamento estaba inundado de humo y que la situación se había convertido en una emergencia".

Trevisan, por su parte, logró llamar a su mamá y solo le dijo: "Gracias por todo lo que has hecho por mí". Luego, le dijo: "Estoy yendo al cielo. Te ayudaré desde allá".

Una madre, Adriana Urbano, regresaba de su empleo cuando su hija Jessica la llamó para decirle que había un incendio en el edificio. "Estaba durmiendo en nuestro apartamento cuando algo la despertó", cuenta. "Me llamó a la 1:39 am mientras yo iba en camino a la casa al salir del trabajo".

Urbano le dijo, alarmada, que corriera por las escaleras y saliera del edificio y que tratase de hallar un bombero. "Corre tan rápido como puedas", le pidió. La línea se cortó y nunca no supo más de su hija. "Estamos desesperados por tener noticias. No tenemos ni idea de lo que le ha pasado".


En fotos: Enorme incendio engulle un edificio de apartamentos de 27 plantas en Londres

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:IncendiosLondresMundo
Publicidad