null: nullpx
Incendios

Mientras avanza la búsqueda de restos humanos, suben a 59 los muertos por los incendios en California

Las autoridades del condado de Butte, en el norte del estado, confirmaron este miércoles que continúan las complejas labores de recuperación de las víctimas en las zonas calcinadas como el devastado pueblo Paradise, donde unas 130 personas siguen sin poder ser localizadas.
13 Nov 2018 – 3:40 PM EST

LOS ÁNGELES, California.– El incendio que ha causado más muertes en la historia del estado, el Camp Fire que arde desde la semana pasada en el condado de Butte, en el norte californiano, siguió creciendo y este jueves alcanzó un tamaño de 140,000 acres de terreno. Este fuego ha cobrado la vida de 56 personas, a las que se suman tres víctimas mortales de otro gran incendio en el sur de California, el Woolsey Fire, que ha consumido más de 98,000 acres.

En la noche de este miércoles, el sheriff del condado de Butte, Kory Honea, informó de otras ocho víctimas fatales en el incendio del norte, después de que los equipos de emergencia continuaran rastreando entre los escombros y las cenizas en Paradise, la localidad más afectada y que ha quedado completamente devastada.

Se espera que el número de víctimas siga aumentando, pues aún hay 130 desaparecidos (personas reportadas de las que aún no se conoce su paradero), la gran mayoría residentes de Paradise.

El Camp Fire no solo se convirtió este fin de semana en uno de los más letales, sino también uno de los más destructivos: ya son más de 8,700 residencias que han quedado destruidas, un pueblo entero devastado –Paradise, de 27,000 habitantes y unas 217 estructuras dañadas. En total, hay 52,000 personas desplazadas por las llamas, de las cuales hay 13,085 en refugios.

Las condiciones climáticas que trae el regreso de los vientos de Santa Ana siguen dificultando la labor de los bomberos que han podido contener el avance de las llamas solo en un 40%. Las autoridades locales han advertido que esta área no ha experimentado nunca un incendio de condiciones explosivas como este y eso aumenta el peligro.

El avance del Woolsey Fire

Entre tanto, en el sur de California, también continúa la emergencia por el incendio Woolsey, que va desde el norte de Los Ángeles hasta el océano Pacífico.

Este miércoles las autoridades del condado de Los Ángeles anunciaron que hallaron otro cadáver en Agoura Hills, lo que eleva a tres el número de víctimas mortales por este fuego.

Este devastador incendio ha crecido explosivamente y va camino a igualar en tamaño al Camp Fire. Hasta este miércoles ha consumido 98,362 acres y ha podido ser contenido un 57%. Las estructuras y viviendas destruidas aumentaron a 504, entre las que se cuentan casas, carreteras, postes de luz, etc. También hay reporte de daños en al menos otro centenar.

Ante el regreso de peligrosos los vientos Santa Ana con alerta de bandera roja (que implica una mezcla de calor, aire seco y vientos que pueden convertir un pequeño fuego en un infierno mortal) los bomberos se apresuran a intentar contener el avance de las llamas que han quemado cañones pintorescos y residencias de celebridades cerca del mar.

Los bomberos tuvieron que apagar dos nuevos incendios el lunes, a la vez que trataban de contener el fuego en las zonas oriente y occidente, que habían avanzado por cañones secos en Malibu y sus alrededores, quemando a su paso mansiones de celebridades y modestas casas rodantes.

Los vientos, sumados a las altas temperaturas, maleza reseca y falta de lluvias son los "ingredientes perfectos" para que el incendio crezca explosivamente por todo el estado, explicó Chris Anthony, jefe de división del Departamento de Protección de Bosques e Incendios en California (Cal Fire).

"He estado realizando este trabajo durante 31 años y probablemente en los últimos cinco años, quizás siete, cada año parece empeorar", dijo por su parte Scott Jalbert, jefe de la unidad de Cal Fire en San Luis Obispo.

Este siniestro ha quemado más del 80% de terrenos del Servicio Nacional de Parques en el Área Nacional de Recreación de las Montañas de Santa Mónica, dijeron los funcionarios.

En total, más de 5,000 bomberos luchan contra varios fuegos en todo el estado que en conjunto han destuido más de 10,000 estructuras y han quemado más de 235,000 acres.

La compleja recuperación de las víctimas

Más de 450 miembros de equipos forenses continúa la búsqueda de restos humanos en el terreno, mientras los angustiados familiares visitan albergues y llaman a la Policía con la esperanza de encontrar a sus seres queridos con vida.

Lisa Jordan manejó 600 millas desde Yakima, en Washington, para buscar a su tío, Nick Clark, y a su esposa Anne en Paradise. Anne Clark padece esclerosis múltiple y no puede caminar. Nadie sabe si pudieron salir a tiempo o si su casa sigue siquiera en pie, explicó a la agencia AP.

"Mantengo la esperanza", dijo Jordan. "Hasta que llega la última palabra, sigues luchando contra ella".

La labor de ubicación de las víctimas está siendo muy compleja para las autoridades, pues como han explicado en ruedas de prensa, muchas veces solo encuentran huesos o fragmentos de estos. Por eso tuvieron que pedir más refuerzos en esta labor, llevaron dos morgues móviles a la zona y solicitaron más efectivos de búsqueda y rescate.

"Quiero recuperar la mayor cantidad posible de restos tan pronto como podamos, porque sé lo que eso significa para sus seres queridos", explicó el sheriff del condado de Butte.

Capellanes acompañaron a algunos equipos de búsqueda forense que visitaron docenas de direcciones pertenecientes a personas reportadas como desaparecidas. Para los miembros del sombrío operativo, que no haya autos en la entrada de las viviendas es una buena señal, la presencia de uno es algo más inquietante y varios vehículos calcinados son una llamada de vigilancia extra.

Las autoridades estatales apuntaron que la causa del infierno que se desató en Paradise estaba bajo investigación.

En fotos: los animales también buscan escapar de los devastadores incendios en California

Loading
Cargando galería
Publicidad