null: nullpx
Hipertensión

Otra razón para hacer ejercicio todos los días de estas vacaciones navideñas

En este mes de calorías y excesos, el profesor de kinesiología y fisiología aplicada de la Universidad de Delaware William B. Farquhar explica uno de los beneficios inmediatos de la actividad física, que no está relacionado con la circunferencia abdominal.
30 Dic 2016 – 03:44 PM EST
Comparte
El ejercicio ayuda a prevenir enfermedades y a mejorar la concentración y el autoestima. Crédito: Mehdi Taamallah/AFP/Getty Images

Sí, sabemos que deberíamos ejercitarnos todos los días de la temporada navideña para ayudar a contrarrestar el exceso de calorías que comienza el Día de Acción de Gracias y termina, siendo optimistas, con el brindis de Año Nuevo (¿o el Día de Reyes, quizá?).

Y es posible que estemos cansados de escuchar hablar del ejercicio y el peso a nuestras familias y amigos, e incluso a los medios. Pero existe una razón importante para hacer ejercicio todos los días y está relacionada con la presión arterial, no con la cintura.

Como fisiólogo que ha estudiado el ejercicio y la salud por más de 20 años, puedo decirles que la actividad física reduce la presión sanguínea de forma inmediata. Bien sea que salga a correr todos los días o simplemente dé una caminata enérgica: cada vez que termine de moverse su tensión disminuirá y se mantendrá así por muchas horas, lo que es muy positivo para su salud general. Esta es la razón.

Se produce una caída inmediata en la presión sanguínea

El efecto inmediato de disminución de la presión arterial de la actividad física se conoce como " hipotensión después del ejercicio"; muchos estudios han demostrado que disminuye de 5 a 7 mmHg después de cada sesión de ejercicio. Los mecanismos responsables de bajar la presión arterial inmediatamente después del ejercicio no se entienden del todo, pero implican la dilatación de los vasos sanguíneos. Cualquiera que sea la causa exacta, este fenómeno es claramente beneficioso.

Durante la actividad física ocurre exactamente lo contrario: la presión arterial aumenta dramáticamente. ¿Por qué? Estamos cableados para hacer ejercicio y cuando lo hacemos, nuestros músculos en acción necesitan sangre rica en oxígeno. Nuestro cerebro le avisa al corazón que aumente el flujo sanguíneo y la tensión aumenta. La presión arterial sistólica (el primer número) puede llegar a superar los 180 mmHg durante el ejercicio físico intenso.

Esto suena como un número sorprendentemente alto, y lo sería si fuese la atención de alguien que está sentado, pero que no es inusual durante el ejercicio extenuante. Los altos valores de presión arterial durante el ejercicio son compensados por los muchos valores bajos registrados después, en beneficio del cuerpo.

¿Por qué hay que preocuparse por la presión arterial? En pocas palabras, la tensión alta (hipertención) mata: se estima que es causa primaria o que al menos ha influido en la muerte de más de 400,000 estadounidenses cada año. Estimaciones sugieren que mil millones de personas en todo el mundo sufren de hipertensión. Aquí en los Estados Unidos un tercio de la población es hipertensa y se proyecta que estos números aumenten un 7% para 2030. Esto no solo preocupa a los mayores: datos sugieren que el 19% de los adultos jóvenes tienen hipertensión.

La hipertensión aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y renal, así como de sufrir accidentes cerebrovasculares. Los costos sociales de la hipertensión son astronómicos. Cuando se tiene en cuenta el costo de los servicios de atención médica, los medicamentos y los días de trabajo perdidos, las estimaciones sugieren que la hipertensión cuesta a EEUU unos $46,000 millones al año. No suele mostrar signos o síntomas, por lo que se le suele conocer como la "asesina silenciosa". Incluso entre los adultos que han sido diagnosticados con hipertensión, casi la mitad no la tiene controlada a pesar de tomar medicamentos. Valga decir de cualquier cosa que hagas para bajar la presión arterial disminuirá el riesgo de sufrir la enfermedad.

Buenas noticias: No tienes que pasar horas en esto

Como mis colegas y yo señalamos en los Mayo Clinic Proceedings, las guías de ejercicio para aquellos con hipertensión enfatizan la importancia del ejercicio diario o casi diario para bajar la presión arterial. Pero aunque las directrices se centren en aquellos que poseen un diagnóstico, el ejercicio diario puede beneficiar a todos.

Para algunos ejercitarse diariamente puede parecer pesado, pero la buena noticia es que el ejercicio no necesita ser intenso o prolongado: el de intensidad moderada, como las caminatas enérgicas de 30 minutos, también ayudará a reducir la presión arterial. Incluso existe evidencia de que los ejercicios breves (de 10 minutos, por ejemplo, tres veces al día) pueden disminuir la presión sanguínea.

La conclusión es que el ejercicio diario (y, obviamente, comer menos) ayudará a reducir su aumento de peso durante las vacaciones y además: a bajar la presión arterial.

*William B. Farquhar es profesor de quinesiología y psicología aplicada de la Universidad de Delaware.

The Conversation

Vea también:

Consejos para controlar la diabetes en invierno

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad