null: nullpx
Coronavirus

Este efecto secundario de la vacuna contra el coronavirus puede confundirse con cáncer

Algunos pacientes que recibieron la vacuna de Pfizer o de Moderna presentan inflamación de los ganglios linfáticos axilares que puede aparecer en mamografías o resonancias magnéticas y generar sustos innecesarios. Por eso, lo mejor es programar estos importantes despistajes del cáncer antes de la primera dosis.
3 Mar 2021 – 01:20 PM EST
Comparte
No hay por qué alarmarse por esta inflamación de los ganglios linfáticos tras la vacunación. Es algo común y nada peligroso, por el contrario, son una señal más de que el cuerpo está desarrollando una respuesta inmune Crédito: BENOIT DOPPAGNE/BELGA MAG/AFP via Getty Images

Entre los efectos secundarios temporales de la vacuna contra el coronavirus están la fatiga, escalofríos, dolor en el área del pinchazo o dolor de cabeza, pero hay uno menos común que podría confundirse con una señal de cáncer: inflamación de los ganglios linfáticos axilares, algo que no siempre se percibe a simple vista pero que puede arrojar resultados confusos en exámenes como las mamografías.

Por eso, los médicos recomiendan que las mujeres que deban hacerse mamografías, ultrasonidos o resonancias magnéticas del seno, lo programen para antes de la vacuna, o, en su defecto, de cuatro a seis semanas después de haber recibido la segunda dosis. De ese modo, se evitarán sustos innecesarios.

Esto, con una excepción: pacientes con historia de cáncer que deban hacerse importantes controles o personas que presenten otros síntomas de cáncer. A ellos, la Asociación Estadounidense del Cáncer recomienda no postergar las mamografías sin antes consultarlo con el médico.

Cargando Video...
Vacuna COVID-19 y analgésicos: esto dicen los expertos


Esta inflamación temporal de los ganglios linfáticos axilares ocurrió al 11% de los pacientes que recibieron la vacuna de Moderna en los ensayos clínicos y 16% de los pacientes que recibieron la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech. Se da en el brazo donde ocurrió el pinchazo y es algo que se ha reportado con otras vacunas como la de la tuberculosis, influenza o el VPH.

No fue un efecto secundario reportado en los ensayos clínicos de la vacuna de Johnson & Johnson que recibió autorización de emergencia el fin de semana pasado.

Preguntar para evitar biopsias innecesarias

La Asociación de Imagenología de los Senos (SBI) está recomendando a los profesionales de salud preguntar a los pacientes si han recibido la vacuna del covid-19 y en cuál brazo, y tomar en cuenta esa información antes de programar una biopsia si ven ganglios linfáticos inflamados en las radiografías.

"Ha habido falsos sustos y biopsias innecesarias porque a los técnicos no se les ocurrió preguntar y asumen que el nódulo es indicador de un cáncer", dijo a CNN Connie Lehman, jefe del departamento de radiología del Hospital General de Massachusetts.

No hay por qué alarmarse por esta inflamación de los ganglios linfáticos tras la vacunación. No es peligroso, por el contrario, son una señal más de que el cuerpo está desarrollando una respuesta inmune: los ganglios tienen células que ayudan a defender el cuerpo.

"Es otra evidencia de que tu sistema inmune está siendo estimulado y respondiendo a la vacuna", aclara a Heatlh Amesh Adalja, del Centro de Seguridad de Salud del Hospital Johns Hopkins.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:CoronavirusVacunasCancer
Publicidad