null: nullpx
Deportaciones

Fue guardia de un campo de concentración nazi y lleva viviendo más de 60 años en EEUU: ahora piden su deportación

En un juicio ante la corte de inmigración Friedrich Karl Berger, actualmente con 94 años, reconoció haber trabajado como guardia del campo cuidando prisioneros, no haber solicitado nunca un cambio y estar recibiendo aún una pensión de Alemania por sus años trabajados en ese país, incluidos sus servicios durante la guerra.
6 Mar 2020 – 12:13 PM EST

Cuando se cumplen 75 años del fin de la Segunda Guerra Mundial, una jueza de inmigración en Memphis, Tennessee, ha ordenado la deportación de un ciudadano alemán que lleva residiendo en el país desde 1959. El motivo: haber trabajado como guardia del campo de concentración nazi de Neuengamme, en la provincia de Hamburgo.

En el juicio ante la corte de inmigración, que tuvo lugar la semana pasada, Friedrich Karl Berger, actualmente de 94 años, reconoció haber trabajado como guardia del campo cuidando prisioneros, no haber solicitado nunca un cambio y estar recibiendo aún una pensión de Alemania por sus años trabajados en ese país, incluidos sus servicios durante la guerra, según un comunicado del Departamento de Justicia.

La orden de deportación emitida por la jueza Rebecca L. Holt se sustenta en la Enmienda Holtzman de 1978 a la Ley de Inmigración y Nacionalidad que presenta como un motivo para la expulsión el "servicio voluntario como guardia armado de prisioneros en un campo de concentración donde haya tenido lugar una persecución", lo cual, según la jueza Holt es aplicable a los guardias de los campos nazis.

"Parte de la maquinaria de opresión"

El sistema de campos de Neuengamme alojaba a prisioneros "judíos, polacos, rusos, daneses, holandeses, letones, franceses, italianos y opositores políticos" de los nazis. Los grupos más mayoritarios eran los rusos, holandeses y polacos.

Durante el invierno de 1945 los prisioneros eran explotados en jornadas interminables de trabajos forzados al punto que varios murieron de agotamiento. En ese tiempo, Berger, que comenzó a trabajar en los campamentos en los últimos meses de la guerra, procedente de la armada, velaba que no se escaparan durante las horas de trabajo o en los desplazamientos, según él mismo reconoció durante el juicio.

Para finales de marzo de 1945, con el avance de las fuerzas británicas y canadienses, los nazis tuvieron que abandonar la zona de Meppen por lo que los alemanes evacuaron a los prisioneros hacia el campo principal en un viaje de casi dos semanas que se cobró la vida de 70 personas. Según la acusación de la jueza Holt, durante ese trayecto, llevado a cabo en condiciones infrahumanas, Berger custodiaba a los prisioneros.

"Berger era parte de la maquinaria de opresión de las SS que mantenía a los prisioneros en campos de concentración en condiciones atroces de confinamiento", dijo el fiscal general adjunto Brian A. Benczkowski, de la División Criminal del Departamento de Justicia, citado en el comunicado. "Este fallo muestra el compromiso continuo del Departamento de obtener una medida de justicia, aunque tarde, para las víctimas de la persecución nazi en tiempos de guerra".

En fotos: sobrevivientes del campo de exterminio de Auschwitz conmemoran el día de su liberación

Loading
Cargando galería


"Me están obligando a irme de mi casa"

Tras el fin de la guerra, Berger emigró a Canadá con su mujer y su hija y se asentó finalmente en los Estados Unidos en 1959. Actualmente es viudo y tiene dos nietos.

Contactado vía telefónica, el anciano dijo a The Washington Post que él trabajó durante poco tiempo en los campos y que no llevaba armas.

“Después de 75 años, esto es ridículo. No puedo creerlo”, declaró el hombre al diario capitalino. “No puedo entender cómo puede suceder esto en un país como este. Me están obligando a irme de mi casa".

Según el anciano, buena parte de lo que se dijo en el juicio eran "mentiras". "Yo tenía 19 años. Me ordenaron ir a aquel lugar”, enfatizó.


Las pruebas estaban en un barco hundido

Los historiadores del Departamento de Justicia consiguieron documentar el servicio de Berger en Neuengamme gracias en buena parte a una ficha encontrada en uno de los barcos hundidos al final de la guerra. En la ficha se resume el trabajo de Berger en aquel lugar, según el reporte del Washington Post.

Durante la evacuación de los prisioneros, en los últimos tiempos de la guerra, muchos de ellos fueron evacuados en barcos desde la ciudad alemana de Lübeck. Sin saber que dentro se encontraban prisioneros, la Real Fuerza Aérea Británica bombardeó estas embarcaciones y dos de ellas se hundieron.

Años después, los alemanes consiguieron rescatar uno de los barcos, y en él encontraron más de 2,000 fichas con la información del personal que trabajaba en los bancos. Entre ellas estaba la ficha de Berger.

"Si me hubieran dicho, incluso hace un par de años, que me encontraría en febrero de 2020 (la semana pasada, cuando ocurrió el juicio), interrogando a un exguardia de un campo de concentración nazi en una corte estadounidense, me habría resultado difícil de creer", dijo el fiscal del Departamento de Justicia Eli Rosenbaum, uno de los llamados 'caza nazis' que lleva años investigando y procesando a criminales de guerra nazis en Estados Unidos y quien asesoró la investigación de Berger.

“¿Cuáles son las probabilidades, ya sabes, de que esa ficha hubiese sobrevivido... y llegara a nosotros décadas después?", expresó Rosenbaum.

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.