publicidad
El presidente Barack Obama lee su discurso

Obama guarda silencio sobre indocumentados en el discurso del Estado de la Unión

Obama guarda silencio sobre indocumentados en el discurso del Estado de la Unión

Decepción entre los defensores de los sin papeles por el discurso del presidente

El presidente Barack Obama lee su discurso
El presidente Barack Obama lee su discurso

Por Antonieta Cádiz

publicidad

Para disgusto de los activistas, el presidente Barack Obama guardó silencio sobre inmigración, luego de la lluvia de críticas levantada por las redadas a inmigrantes indocumentados.

El gobierno comenzó el año poniendo en marcha redadas a mujeres y niños en los estados de Georgia, Texas y Carolina del Norte.

Pero los defensores de los indocumentados esperaban más durante el último discurso del Estado de la Unión de un presidente que fue elegido en dos ocasiones en parte gracias a su promesa de reformar un sistema de inmigración que no da respuesta a millones de personas que viven y trabajan clandestinamente en EEUU.

Lea también: Claves del discurso

“Seguiré empujando para progresar en el trabajo que aún queda por hacer. Reparar nuestro sistema de inmigración. Proteger a nuestros hijos de las armas”, dijo el mandatario al comenzar su alocución.

Mientras en estados como Texas los centros de detención para familias están repletos de inmigrantes centroamericanos el Departamento de Salud ha contratado los servicios de dos albergues adicionales para sostener un nuevo influjo de menores cruzando solos la frontera, Obama guardó silencio.

Lea también: Lo que no dijo Obama

“No esperaba mucho y aún así fue decepcionante. El hecho que no mencione las deportaciones y las redadas no hace que deje de ser verdad. Su silencio es realmente perturbador pero eso no significa que el resto del país también deba ignorar lo que está pasando”, comentó Cristina Parker coordinadora de proyectos de inmigración de la organización Grassroots Leadership en Texas.

Lea también: Obama no detendrá las deportaciones

Este martes, 146 legisladores demócratas difundieron una carta en la que condenaron las redadas que arrojaron un total de 121 detenidos. “El reciente operativo es el último fracaso en esta estrategia de control de seguridad”, detalló la misiva, donde los legisladores le pidieron al mandatario que proteja a quienes han huído de un peligro real en países como El Salvador, Honduras y Guatemala, dándoles beneficios como un Estatus de Protección Temporal (TPS).

Manifestación en Washington contra las redadas
Manifestación en Washington contra las redadas


Pero hasta ahora no han obtenido respuestas y el discurso del presidente no fue la excepción. “Yo quería escuchar algo sobre parar deportaciones, reconocer que nos ha escuchado, que debemos al menos conversar el tema, pero no lo hizo. Seguiremos empujando, esto es muy importante para nosotros”, aseguró a Univision Noticias la congresista demócrata de California Loretta Sánchez.

“Mencionó a Cuba, Colombia, fortalecimiento de seguridad en otros países y no dijo nada de Honduras, El Salvador, Guatemala y la crisis de violencia que impulsa a salir a las personas. Al ignorar esto, lo hizo incluso más notorio”, aseguró Clarissa Martínez directora de políticas nacionales del Consejo Nacional de la Raza.

En la respuesta al discurso del mandatario, la gobernadora republicana de Carolina del Sur, Nikki Haley, habló más extensamente sobre la necesidad de acoger a los inmigrantes, sin embargo enfatizó que se debe “asegurar la frontera”, “parar la inmigración ilegal” y promover la que se realiza legalmente.

publicidad

En su último discurso del Estado de la Unión Obama estaba claramente apuntando al legado que dejará su presidencia en el ámbito económico, de medioambiente, política doméstica, salud, entre otros grandes temas.

Pero en cuanto a su política migratoria, prevalece una visión negativa, a pesar de haber impulsado la acción ejecutiva DACA y DAPA.

“Su récord es una vergüenza. Cuando él llegó criticaba las redadas del presidente Bush, prometió que cambiaría todo eso. Estamos en 2016 y empezó el año con redadas que han aterrorizado a la comunidad. Este Presidente es el jefe de las deportaciones”, explicó Cristina Jiménez, directora ejecutiva de United We Dream.

“Creo que su legado está en riesgo. El legado hace año y medio iba a ser deportaciones, obviamente no es su culpa que los republicanos bloquearan la acción administrativa. El sabor que queda es el impacto negativo”, señaló Martínez.

Aunque en general el año de elección presidencial no arroja demasiados avances concretos en política, Obama se comprometió a no bajar los brazos. Por lo pronto todavía no está claro el efecto que han tenido las críticas sobre las redadas en el corazón de su gobierno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad