null: nullpx
Racismo

Shirley Chisholm: la primera mujer negra en llegar al Congreso de Estados Unidos

Como parte de la campaña de Univision #UnidosSomosUno, queremos visibilizar los aportes de pioneros afroamericanos y afrolatinos en Estados Unidos. Shirley Chisholm era hija de inmigrantes, mujer y afroamericana. Una combinación poco favorable para figurar en la política en la década de los 60, pero eso no la detuvo: fue la primera mujer negra en ocupar un escaño en el Congreso.
24 Feb 2021 – 04:02 PM EST
Comparte
Un año antes de su retiro del Congreso, comentó que llegó a sentir mayor discriminación por ser mujer, que por negra. Crédito: Cyan Daly.

Hija de inmigrantes, mujer y afroamericana. Una combinación poco favorable para figurar en la política en la década de los 60, pero eso no detuvo a Shirley Anita St. Hill Chisholm. Ella fue la primera mujer negra en ocupar un escaño en el Congreso de Estados Unidos. Ganó la elección para convertirse en representante del duodécimo distrito de Nueva York en 1968 por el partido demócrata. Fue el mismo año en el que asesinaron a Martin Luther King Jr.

Chisholm fue reelegida por seis períodos adicionales. Estuvo como representante del Congreso entre 1969 y 1983. Fue también uno de los trece miembros fundadores del Caucus Negro, la única mujer del grupo, y su primera presidenta. En 1972, se convirtió además en la primera afroamericana en postularse como candidata a la presidencia del país. “No soy la candidata del Estados Unidos negro, aunque soy negra y me siento orgullosa; no soy la candidata del movimiento femenino de este país, aunque soy mujer y estoy igualmente orgullosa de ello. Soy la candidata del pueblo de Estados Unidos. Y mi presencia ante ustedes simboliza ahora una nueva era en la historia política estadounidense”.

En su primera elección como representante del Congreso, Chisholm aprovechó su conocimiento del idioma español para acercarse a la creciente población hispana de la zona, donde los inmigrantes de Puerto Rico representaban el 20% de su distrito. Aunque no fue el voto decisivo para su victoria –pues contó con más del 80% de los votantes registrados como demócratas– Chisholm estuvo atenta a las preocupaciones de los hispanos, las mujeres y otros grupos menos favorecidos en sus propuestas políticas, teniendo una idea de integración más amplia que la racial, algo que fue cuestionado por algunos políticos afroamericanos.

Nació en Brooklyn, Nueva York, en 1924. Su padre era de Guyana y su madre de Barbados. Él trabajaba en una fábrica de bolsas y ella como costurera y empleada doméstica. Cuando Chisholm cumplió 5 años de edad, sus padres la enviaron a la casa de su abuela en Barbados, junto con sus tres hermanas menores, donde vivió por cinco años. En su autobiografía Unbought and Unbossed (que puede ser traducido como ‘Ni comprada ni controlada’) describe esa etapa de educación estricta en el estilo británico como parte fundamental de su formación.

Se graduó del Brooklyn College en 1946, donde se destacó en las competencias de debate. Luego obtuvo una maestría en educación primaria en la Universidad de Columbia en 1952. Trabajó como asistente de maestra en Harlem y en una guardería. Después fue directora de una guardería en Brooklyn, de un centro de cuidado infantil en Bajo Manhattan y consultora educativa de la Oficina de Bienestar Infantil de la Ciudad de Nueva York.

Toda esa experiencia en el área educativa influyó en su trabajo como congresista. Fue promotora de los almuerzos escolares y del programa de nutrición suplementaria para mujeres, infantes y niños, que incluye los conocidos cupones de alimento. También patrocinó el aumento de los fondos federales para incrementar el horario de las guarderías.

Ella consideraba que los políticos negros hombres no tenían diferencias con los blancos. No veía la misma situación en el caso de las mujeres, cuya discriminación atravesaba las líneas raciales. “Esta 'cosa de mujeres' es algo tan profundo. Lo he descubierto en esta campaña, si es que no lo sabía antes", se lee en una cita recogida en la publicación Afroamericanos en el Congreso (1870-2007). Un año antes de su retiro del Congreso, comentó que llegó a sentir mayor discriminación por ser mujer, que por ser negra, según publicó Associated Press en 1982, citada por el New York Times.

En su discurso “La minoría del 51%”, pronunciado en 1970 durante la Conferencia sobre Empleo de la Mujer, decía: “Debemos rechazar no solo los estereotipos que otros tienen de nosotros, sino también los estereotipos que tenemos de nosotros mismos”.

Murió en 2005 a los 80 años de edad en su casa en Ormond Beach, Florida. Había sufrido varios ataques de apoplejía. Fue reconocida póstumamente por Barack Obama en 2015 con la Medalla Presidencial de la Libertad.


Comparte
RELACIONADOS:RacismoUnivision ContigoEquidad

Más contenido de tu interés