null: nullpx
Educación

Ayuda a tus hijos en su aprendizaje, así no hables inglés

Con un año escolar que terminó a distancia, los padres que no dominan el inglés se preguntan cómo hacer para que el nivel académico de sus hijos no decaiga durante el verano. Esto es lo que recomiendan algunos expertos.
6 Sep 2020 – 11:40 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

En Estados Unidos hay cerca de 5 millones de estudiantes que están todavía aprendiendo inglés, de los cuales más de 3.7 millones pertenecen a la comunidad latina, según el National Institute for Education Statistics. Durante las vacaciones de verano, es normal que estos alumnos retrocedan en el idioma, pues lo hablan muy poco o no lo usan en sus hogares, y las circunstancias que ha determinado la pandemia de covid-19 hacen pensar que el avance en el aprendizaje, sin la presencia de su maestra ni la oportunidad de intercambio social, podría estancarse todavía más.

“Las barreras de lenguaje y alfabetización están dificultando a los padres la comprensión de la información que viene de las escuelas sobre el aprendizaje a distancia y muchas veces han tenido que recurrir a los niños para que les traduzcan o expliquen”, dijo a Univision Noticias Patricia Chavez, directora de Políticas del Parent Institute of Quality Education (PIQE). De acuerdo con la experta, es aún peor el hecho de que muchas familias que no tengan conocimientos sobre tecnología o una dirección de correo electrónico y no puedan buscar obtener ayuda o recursos en línea, “ni mucho menos contactar a la maestra o al personal de la escuela donde estudian sus hijos”.

Terminado el año escolar, las dudas sobre el nivel que pudieron alcanzar los niños se acrecientan, así como el temor de que olviden lo que ya les ha sido difícil aprender. Entonces, ¿qué pueden hacer los padres que sólo hablan español para que sus hijos no se vean en desventaja con respecto a los demás estudiantes durante el próximo año escolar? Aunque no lo creas, la temporada vacacional está llena de oportunidades.

Mantener las habilidades esenciales, independientemente de la lengua

La base del idioma que hablan los niños en casa es la que les va a ayudar a desarrollar sus competencias académicas, que luego pasarán a aprender en inglés. Durante el período vacacional, Chavez recomienda a los padres “impulsar a sus niños a que sigan leyendo, escribiendo y practicando matemáticas en la lengua que hablan en casa. Estas son habilidades que luego se transferirán al inglés. También recomendamos a los padres contactar a la escuela o maestros, para ver si todavía hay algún material escolar del que puedan disponer”.

Al mismo tiempo, aconseja aprovechar cualquier oportunidad para que los niños puedan continuar aprendiendo: “Lean juntos, escriban historias, lleven un diario, practiquen matemáticas”. Todas las fortalezas que los niños han adquirido durante el período escolar pueden reforzarse en casa, con mayor flexibilidad dentro de la dinámica vacacional, pero con el foco puesto en que no se pierdan en el camino.

Las emociones son igualmente importantes, explica la especialista: “También animamos a los padres a que conversen con sus hijos sobre cómo se están sintiendo en estos días. Los niños reaccionan de maneras diferentes ante el trauma de la pandemia. Hay que recordar que han perdido el contacto con sus amigos y la interacción social que es tan importante para su desarrollo y crecimiento”.

Una herramienta útil puede ser el directorio de recursos de PIQE, diseñado para asistir a los padres hispanos en estos momentos.

Leer es la clave

El portal especializado en educación bilingüe ¡Colorín colorado! ofrece asistencia a familias aprendices del idioma inglés, a través de recursos que les permitan ayudar a sus hijos en esta tarea. Su filosofía parte del principio de que “todos los padres pueden colaborar con el desarrollo de la lectoescritura de sus hijos, independientemente de su lengua, nivel educativo o de alfabetización”.

Los padres que hablan poco o nada de inglés pueden contribuir a la educación de sus hijos de muchas maneras. Estas son algunas recomendaciones para ayudar al desarrollo de sus habilidades:


  • Leer a los niños es una estupenda práctica en muchísimos sentidos. Si no estás acostumbrado a leer con ellos, pueden comenzar viendo juntos las ilustraciones, comentarlas y tratar de imaginar de qué se trata la historia, para luego pasar a la lectura (en esta sección encontrarás buenas pistas para leer en familia).
  • Buscar libros bilingües, en español-inglés. Así pueden ir comparando cómo se escriben, leen y dicen las palabras en ambos idiomas. Algunos libros electrónicos ofrecen incluso la opción de oír la pronunciación de las palabras, lo que es de gran ayuda.
  • Rimar y cantar. Los pequeños poemas para niños, las canciones infantiles y las de cuna o nanas, son también divertidas formas de practicar el idioma junto a los niños.
  • Ver programas educativos en familia. Es verdad que a los padres les preocupa el tiempo que sus hijos pasan frente a la pantalla en estos días, pero esta es una oportunidad que todos pueden aprovechar para aprender, discutir y enriquecer el vocabulario. Puedes apoyarte en esta guía de ¡Colorín Colorado! (en inglés) sobre cómo usar la televisión como recurso educativo y en las reseñas de programas de televisión que están disponibles en Common Sense Latino, para determinar cuáles se adaptan mejor a tus necesidades y la edad e intereses de tus hijos.

El año escolar que sigue será sin duda uno lleno de incertidumbres. Es difícil aventurar los retos que los niños y las familias tendrán por delante. Pero mantener vivo el interés por la escuela y los contenidos aprendidos siempre ayuda, al igual que la lectura en familia, que además proporciona un refugio ante el estrés que nos produce lo que no podemos controlar.

Este artículo se publicó en colaboración con Learning Heroes.

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés