null: nullpx
Política

¿Serán las primarias en Florida la última oportunidad de Bernie Sanders?

La contienda por las elecciones primarias demócratas se reduce a cuatro estados clave el martes, de los cuales Florida es el mayor premio. Aunque Bernie Sanders permanece rezagado en las encuestas, sus partidarios no se dejan intimidar. (Read in English)
16 Mar 2020 – 12:47 PM EDT

MIAMI SHORES.- Juan Díaz, un investigador de reclamaciones de pago de seguros de 37 años de edad, votó por Barack Obama dos veces, pero dice que nunca se involucró de forma activa en la política.

"Bernie es el primer candidato que me inspira", dijo, refiriéndose al candidato progresista del Partido Demócrata, Bernie Sanders.

Díaz se presentó el fin de semana pasado en la casa de un activista de la campaña de Sanders para ofrecerse como voluntario en labores de proselitismo, como ir de puerta en puerta de los hogares en su distrito del norte de Miami.

"Estoy aquí para hablar con la gente y correr la voz", dijo vestido con una camiseta negra y una gorra de béisbol y equipado con una tabla sujetapapeles y una aplicación especial de proselitismo en su teléfono, la cual lo guía hacia los hogares de los posibles votantes de Sanders.

"Ahora estamos digitalizados. Nos estamos volviendo más sofisticados y el apoyo a Bernie está aumentando", dijo, y añadió que estaba "superoptimista" sobre las perspectivas de victoria a pesar de lo que lee en los medios y ve en la televisión.

"Siento que los principales medios de comunicación nunca son justos con Bernie", dijo. "Las narrativas corporativas que promueven no son las narrativas que veo cuando voy de puerta en puerta", añadió.

Batalla decisiva

La campaña de Sanders para las elecciones primarias demócratas se dirige a lo que podría resultar una batalla decisiva el martes, la tercera semana consecutiva de votaciones en varios estados.

No la comparemos con El último bastión de Custer, pues en esa legendaria batalla en 1876 no le fue muy bien al 7º Regimiento de Caballería de Estados Unidos que enfrentó probabilidades abrumadoras.

Pero no se puede escapar de la realidad. Como está tan rezagado en el conteo de delegados, Sanders necesita una gran victoria el martes cuando están en juego cuatro estados clave: Arizona, Ohio, Illinois, y el mayor premio de todos: los 248 delegados de Florida.

Los cuatro estados representan el 15% de todos los delegados en las elecciones primarias demócratas. Y para cuando termine la noche, se habrá concedido más del 60% de todos los delegados en la contienda demócrata, la cual abarca más de 30 estados y territorios.

Pero, a menos que ocurra algo dramático, parece poco probable que obtenga la victoria que necesita en Florida. Las encuestas muestran que el exvicepresidente Joe Biden lleva una ventaja dominante de dos dígitos.

En fotos: la campaña de Bernie Sanders visto del ‘Bernie Barn’ (Granero de Bernie) en Miami.

Loading
Cargando galería


'Unidos con Bernie'

Eso no desanima a Allan Nichols, o 'AJ' como se le conoce, un dedicado y entusiasta activista de Sanders o 'Capitán de la Victoria', que recibió a Univision en su hogar - apodado el 'Bernie Barn' (Granero de Bernie) - en el norte de Miami para reunirse con voluntarios y ver cómo los capacita durante estas últimas dos semanas.

Su jardín exterior tiene varios carteles que dicen 'Bernie 2020' y 'Unidos con Bernie', así como una foto de la cara del senador de Vermont.

Debido al brote de coronavirus, la campaña canceló todos los eventos de campaña en los últimos días y cambió al método de maratón telefónico, en el cual los voluntarios hacen llamadas telefónicas, así como a la divulgación digital y virtual, como publicaciones y videos en redes sociales.

"Estoy publicando como un loco", dijo Nichols, oriundo de Nueva Jersey, de 58 años de edad y director de un canal de televisión del gobierno local, que no pudo asistir al trabajo durante parte de la semana a causa de un resfriado, no relacionado con el coronavirus, según enfatizó.

"Odio estar resfriado en este momento. Todavía tenemos una oportunidad y TENEMOS que aprovecharla al máximo", escribió mediante mensajes de texto el viernes. "Con un presidente como Bernie, no solo podríamos manejar esta pandemia, sino PREVENIRLA. El mundo necesita a Bernie AHORA. Estos tontos en el poder nos van a matar de una forma u otra", añadió.

Nichols y muchos de su equipo de voluntarios se convirtieron en partidarios de Sanders en 2015, y ayudaron a fundar el People’s Progressive Caucus de Miami-Dade. "Un grupo de nosotros se mantuvo conectado. No nos detuvimos", dijo.

Problema generacional

A menos que los jóvenes salgan a votar masivamente, lo cual aún no ha sucedido en otros estados, Sanders tiene un problema generacional en Florida.

Florida tiene un electorado más viejo de votantes jubilados y una inmensa comunidad negra que se inclinan fuertemente por Biden, según las encuestas. Casi un tercio de los demócratas de Florida tienen 65 años o más. Los votantes negros representan más del 28% de los demócratas registrados.

Los hispanos representan casi el 18%, pero a diferencia de otros estados donde Sanders ha tenido buena aceptación entre los latinos, en Florida son más conservadores.

Quizás Sanders perjudicó sus posibilidades en el sur de Florida hace unas semanas cuando defendió aspectos del régimen del fallecido Fidel Castro. Un tercio del electorado del condado de Miami-Dade está formado por exiliados cubanos que han huido de la isla en el transcurso de los últimos 60 años.


Pero todo esto no estaba en la mente de los 30 voluntarios que se reunieron en el Bernie Barn el Supermartes para una 'watch party' con vino, cerveza y pizza.

"Que todos se sirvan, ésta es una casa socialista", dijo Nichols, recibiendo a sus invitados, un grupo diverso de profesionales en su mayoría jóvenes.

La marca de 'socialismo democrático' de Sanders no se parece nada al comunismo cubano, dijo Nichols. "No es más que usar el dinero de los contribuyentes para el pueblo y no para rescatar bancos y financiar guerras", dijo.

Un movimiento social

Todos sus invitados a presenciar el Supermartes dijeron que se sentían inspirados por Sanders y se sentían parte de un movimiento social para reformar Estados Unidos, hacerlo menos dependiente de los intereses corporativos y más receptivo a las necesidades de los contribuyentes comunes y corrientes.

Durante una foto grupal en la sala, corearon "Not Me, Us" ('Yo no, nosotros'), un eslogan de Sanders que resume su causa.

"Tengo mucha suerte, estoy sana. No voto por mí", dijo Isabel Loaiza, una maestra de un colegio Montessori de 38 años de edad y madre de dos niños pequeños, quien dijo que se mudó a Miami en 1999 procedente de Medellín, Colombia.

"Quiero una sociedad para mis hijos. Necesitamos invertir nuestro dinero en esas cosas y no en más guerras", añadió.

Loaiza dijo que nunca le interesó la política hasta que se le salieron las lágrimas al ver a Sanders en la televisión. "Yo era de las que pensaba que no había nada que pudiera hacer para cambiar las cosas", dijo. "Luego, en 2015, vi a este hombre en línea.

Todavía me emociona pensar en ello. Eran las 3 de la mañana. Estaba en la cama", añadió, diciendo que Sanders todavía la hace llorar.

Cambio estructural

Natalia Romagnoli, asistente de fisioterapia y terapeuta de masajes, de 43 años de edad, dijo que salió de Argentina en 2003, y que se sintió atraída por el mensaje radical de Sanders de una reforma integral del gobierno. " Necesitamos un cambio estructural de base, no una cosita aquí y allá. Los parches no funcionan", dijo.

Hounsh Munchi, una auxiliar de investigación de 26 años de edad de la India que estudia informática e inteligencia artificial en la Universidad de Miami, dijo que la reforma de salud fue la razón principal que la motivó a apoyar a Sanders.

No comprendía bien por qué a algunas personas no les gusta la idea de Medicare para todos. "¿Qué le pasa a la gente?", dijo, y añadió que quizás el brote de coronavirus ayudará a las personas a darse cuenta de los beneficios.

"Éste es un sistema que te obliga a propagar el virus porque no puedes tomarte el día libre. Somos la sociedad más rica del mundo, pero al mismo tiempo somos la sociedad más vulnerable del mundo", dijo.

La empresaria Dawn Grayson, de 46 años de edad, que trabaja para la empresa de señalización arquitectónica de su familia, dijo que apoyaba a Sanders porque él se negaba a aceptar las grandes donaciones corporativas. "Vengo de una familia pudiente. Soy capitalista con compasión. El negocio de mi familia tiene franquicias en todo el país. Pero creo que necesitamos desvincular el dinero de la política", dijo.

Su padre padecía de Parkinson e, incluso con un seguro, dijo que su familia todavía está pagando sus facturas médicas cuatro años después de su muerte. "Todavía estamos pagando la deuda del hogar de ancianos. Había ciertos medicamentos que no estaban cubiertos", dijo.

Cuando llegaron los resultados llegaron del Supermartes y se hizo evidente que no lo favorecían, el ambiente se volvió menos alegre en el 'Bernie Barn'.

Juan Lanuza, un ex infante de marina de 28 años de edad que dijo haber cumplido misión en Afganistán y que ahora está estudiando programación y desarrollo de juegos, le puso buena cara a la adversidad.

"No se preocupen. Lo que pasó esta noche no puede deprimirnos. Necesitamos trabajar más duro y superarlo", dijo. "Intento ser muy optimista. Es malo para la salud si eres demasiado cínico y nihilista", añadió.

¿

Votarán por Biden?

Pero como algunos otros presentes en la sala, sospechaba que el partido demócrata no estaba jugando limpio y estaba favoreciendo a Biden.

"Espero que no se la roben. Si eso pasa, se demostraría que nuestra democracia no existe", dijo.

Nichols y otros describieron su frustración como delegados a la convención de nominación del partido en Filadelfia, donde alegan que los líderes del partido y los miembros de la campaña de Hillary Clinton los trataron mal.

Grayson dijo que, de todas formas, ella votó por Clinton en 2016, y que hará lo mismo por Biden si al final resulta ser el candidato demócrata. "Creo que la gente votará, pero lo difícil será conseguir que la gente se ofrezca como voluntaria. Bernie inspira a la gente a hacer más", dijo.

Nichols dijo que no abandonaría a Sanders y que votaría por cualquiera antes que por Trump, a pesar de que consideraba a Biden un candidato débil. " Ya el tiempo de Biden pasó, no es un caballo ganador", dijo, antes de cambiar de metáfora. "Tienes que poner a tu mejor peleador en el ring. ¡Necesitas a Rocky, hermano! Porque se enfrenta al Campeón, a Donald Trump", añadió, haciendo referencia a la famosa pelicula boxeo con Sylvester Stallone.

Pero las encuestas muestran que un pequeño porcentaje, quizás de un 10% a un 15% de los partidarios de Sanders rechazan esa idea.

Loaiza, la maestra de escuela, reculó ante la sugerencia de que Biden sería el candidato del partido demócrata en noviembre.

"Es Bernie o nada" (Bernie or bust), dijo. "Incluso votaría por Trump porque quizás eso es lo que se necesita para que todo se vaya al infierno, para que la gente se despierte. Trump no es el problema. Es un síntoma", añadió.

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.