null: nullpx
Elecciones 2018

¿Vote aquí? Ciudadanos con manejo limitado del inglés podrían definir el balance en el Congreso

Una exposición conjunta de 'The Investigative Fund' y la revista 'The Nation' muestra que la adaptación lingüística para la votación (o la falta de esta), el requerimiento de que la boleta electoral sea presentada en varios idiomas, podría definir 20 elecciones al Congreso.
5 Nov 2018 – 5:56 PM EST

( El artículo original se hizo en colaboración con The Investigative Fund y The Nation )

Mientras los estadounidenses acuden a las urnas mañana, un grupo de personas tendrá más dificultades que la mayoría. Son los 5.78 millones de votantes elegibles que tienen un dominio limitado del inglés (LEP, por sus siglas en inglés) y que no reciben adaptaciones lingüísticas federales para votar. Quizás los votantes LEP hablan algo de inglés, pero no pueden hablar, leer o escribir el idioma lo suficientemente bien como para entender las preguntas complejas en la boleta electoral.

Según nuestro estimado conservador, más de 270,000 votantes LEP que no han recibido adaptaciones viven en 20 de los distritos electorales más disputados del país; en casi todos ellos, el número de votantes LEP elegibles es mayor que la diferencia estimada en la proporción de votos según los pronósticos electorales.

Desde 1975, la Ley de Derecho al Voto ha exigido que los funcionarios electorales locales proporcionen adaptaciones lingüísticas siempre que la población LEP alcance ciertos umbrales.

En esas jurisdicciones, toda la información que se proporciona en inglés también debe proporcionarse con precisión en el idioma o idiomas minoritarios. Deben reclutarse trabajadores electorales bilingües que hablen el idioma o idiomas minoritarios, y los administradores deben llevar a cabo campañas de divulgación para informarles a los votantes sobre las adaptaciones. Pero si la comunidad LEP no alcanza el umbral requerido, no se aplicará ninguno de estos requisitos.


Dan Miller es analista de datos principal de Global Strategy Group, una compañía de encuestas con vínculos con políticos demócratas. "Es verdaderamente posible que algunas contiendas de la Cámara de Representantes puedan verse influidas por esto", dijo, refiriéndose a la población de votantes LEP que no reciben adaptaciones.

"El hecho de que los materiales de la boleta no estén disponibles de forma utilizable incluso para el 5% de la población podría marcar la diferencia. Es especialmente importante este año, porque existe la posibilidad de que el control de la Cámara se pueda decidir por apenas unos pocos escaños", concluyó.

"Al final del día, sin una asistencia lingüística significativa, muchos votantes simplemente no podrían emitir un voto significativo y efectivo", dijo Kristen Clarke, presidenta del Comité de Abogados para los Derechos Civiles Bajo la Ley.

The Investigative Fund analizó los datos del censo disponibles públicamente para identificar a los ciudadanos con dominio limitado del inglés mayores de 18 años. Hay más de 11 millones de ellos, y todos son votantes elegibles a menos que se les restrinja su sufragio debido a una condena por un delito mayor en el pasado.

Según cálculos verificados por la Oficina del Censo de Estados Unidos, a más de la mitad de ellos no los cubre una adaptación federal. No todos estos votantes LEP no votarán, y no todos votarán por el mismo partido político, pero, en conjunto, son un grupo lo suficientemente grande como para que la adaptación lingüística para votar llegue a definir 20 elecciones competitivas al Congreso.

Sin embargo, fuera de los círculos de defensa de los inmigrantes, pocos parecen haberse dado cuenta.


Historia de la adaptación lingüística

Casi inmediatamente después de que fue aprobada en 1965, la Ley de Derecho al Voto se reconoció como un logro legislativo supremo del movimiento de Derechos Civiles. Estableció la supervisión federal de las elecciones en nueve estados con un historial de uso de tácticas de supresión del voto contra los estadounidenses negros, entre los que se incluía Georgia, Virginia y partes de Arizona.

Una década más tarde, cuando se autorizó la ley por segunda vez, su efectividad parecía clara: poco después de su aprobación, casi un millón de estadounidenses negros se habían registrado para votar—pero también surgieron algunos problemas.

Los votantes y candidatos puertorriqueños y chicanos declararon en las audiencias del Congreso que también ellos enfrentaban intimidación y coacción, y que muchos miembros de sus comunidades tenían dificultades para entender las preguntas en inglés de las boletas.

El Congreso concluyó que los votantes hispanos, asiáticos y nativos necesitaban adaptaciones lingüísticas. El Congreso agregó estas "minorías lingüísticas" a las disposiciones generales contra la discriminación y creó un régimen federal de adaptación lingüística para las elecciones: la Sección 203.

La Sección 203 exigía que si la Oficina del Censo determinaba que el 5% del electorado de una jurisdicción era miembro de una minoría de un solo idioma y que su índice de analfabetismo en inglés era mayor que el índice nacional de analfabetismo en inglés, todos los aspectos de las elecciones debían ser bilingües en ese idioma.

Desde 2016, cuando la Oficina del Censo realizó su última ronda de resoluciones, 263 condados y equivalentes de condado de los 3,141 en todo el país han activado las protecciones de la Sección 203 para el idioma español, los idiomas nativos y los asiáticos, y tres estados han activado adaptaciones en todos sus territorios— California, Florida, y Texas.


La población LEP hoy en día es más diversa que nunca. Hay más de 345,000 parlantes LEP de criollo haitiano que viven en Estados Unidos, 401,000 rusohablantes LEP y 456,000 hablantes de árabe LEP, ninguno de los cuales es elegible para las adaptaciones de la Sección 203.

Aun así, nuestro análisis muestra que el mayor número de votantes que no han recibido adaptaciones es hispanohablante. Hay 1.9 millones de votantes LEP de habla hispana cuyas comunidades están por debajo de los umbrales de la Sección 203, y algunas de las razas más cercanas, a dos días de las elecciones de mitad de período, tienen una diferencia estimada en la proporción de votos entre los candidatos de 0.1 y 0.2.

Sin embargo, a muchos gobiernos locales les molesta proporcionar adaptaciones voluntariamente.

El séptimo distrito electoral del Georgia

El estado de Georgia, que recientemente ha aparecido en los titulares nacionales por las purgas de votantes, no tiene historial de ofrecerles adaptaciones a los votantes de minorías de forma voluntaria. El estado, hogar de más de 165,000 votantes LEP, actualmente tiene solo una adaptación lingüística, para el español en el Condado de Gwinnett. E incluso conseguirla fue toda una batalla.

"Estábamos defendiendo la expansión voluntaria del acceso al idioma [en el Condado de Gwinnett] antes de la designación de la Sección 203 que ocurrió en 2016", dijo Jerry González, organizador del grupo de defensa de la Asociación de Funcionarios Latinos Electos de Georgia (GALEO, por sus siglas en inglés). "Pero los funcionarios del condado dijeron que tendrá que ser obligatorio a nivel federal, o van a tener que demandarnos, o no va a suceder".

La votación anticipada en Texas y otros estados ha superado la registrada en las elecciones de mitad de periodo de 2014.

En diciembre de 2016, la Oficina del Censo determinó que el condado debía proporcionar adaptaciones en español conforme a la Ley de Derecho al Voto.

El onceavo distrito electoral de Nueva York

El 11º distrito de Nueva York es el único distrito electoral en la ciudad de Nueva York que está representado por un republicano. También es uno de los ejemplos más extremos del país de la falta de adaptaciones para los votantes LEP.

Entre el 11.1% y el 16.2% de los votantes no están incluidos en la Ley de Derecho al Voto, en un distrito donde el titular republicano aventaja al candidato demócrata por solo 4.8 puntos, a las 12 pm del 4 de noviembre.

El problema de los neoyorquinos LEP que no reciben adaptaciones es algo que la Oficina de Asuntos de Inmigrantes de la Alcaldía de la Ciudad de Nueva York (MOIA, por sus siglas en inglés) está comenzando a abordar con la expansión este año de un plan piloto de adaptación de idiomas que irá más allá de la lista de idiomas adaptados de la Ley de Derecho al Voto.


MOIA planea ubicar intérpretes de ruso, haitiano-criollo, italiano, árabe, polaco e ídish fuera de los 101 colegios electorales, 12 de ellos en el 11º distrito. Los 12 tendrán intérpretes de rusos, y un sitio también tendrá árabe.

El cuarto distrito electoral de Utah

En el cuarto distrito electoral de Utah se desarrolla otra cerrada contienda por el Congreso, pues la republicana Mia Love aventaja a su oponente demócrata Ben McAdams por solo 1.8 puntos al mediodía del 4 de noviembre.

Ese margen queda eclipsado por el 3.19 por ciento del electorado que está formado por votantes LEP que no reciben adaptaciones. De 2011 a 2016, el Condado de Salt Lake, que contiene la mayor parte de la población del distrito, estaba cubierto por la Sección 203, pero no llegó a la cifra umbral en el conteo de 2016.

La secretaria del condado, Sherrie Swensen, ha seguido brindando boletas y formularios de registro en español, diciendo: "Cuando se haga el Censo nuevamente, no me sorprendería en lo absoluto que el Condado de Salt Lake vuelva a cumplir ese requisito, por lo que parece problemático detener eso y que luego, de repente, se cumpla otra vez".

Richard Salame es periodista de The Investigative Fund of The Nation Institute.

¿Has experimentado algún problema al votar? Cuéntanos tu historia


Obama vs Trump: los partidos sacan su artillería pesada en la recta final de la campaña (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Elecciones 2018Gobierno

Más contenido de tu interés