null: nullpx
Elecciones 2018

Cómo el 'efecto Trump' es usado para impulsar el voto hispano en las elecciones al Congreso

Con un ambiente político más polarizado que nunca, demócratas y republicanos están desarrollando para estas elecciones de mitad de período estrategias nuevas para llegar a los latinos con el presidente como factor común.
21 Ago 2018 – 1:14 PM EDT

Rabia y resentimiento son los sentimientos principales de votantes hispanos hacia Donald Trump de cara a las elecciones de noviembre, según indican diversas encuestas de opinión. Pero no está claro si demócratas y republicanos han sido capaces de canalizar o minimizar esas emociones a favor y en contra, para traducirlas en un voto.

La participación de latinos en elecciones de mitad de período ha defraudado históricamente las expectativas de quienes apuestan por el voto hispano como un factor decisivo. Un punto crucial a la hora de negociar temas relevantes en la agenda latina en el Congreso.

Mientras en 2010 hubo más de 20.5 millones de hispanos elegibles para votar, sólo 6.6 millones participaron en la elección (un 31.2%). En 2014 el panorama empeoró. Entre los 25.2 millones de electores latinos sólo 6.8 millones acudieron a las urnas (un 27%).

Cuántos hispanos votan en elecciones de mitad de período
Relación entre hispanos elegibles para votar y votantes que acudieron a votar.
Fuente: Pew Research Center


Pero este año los más optimistas en el poder electoral latino tienen fe en que el rechazo a Trump y sus políticas tendrá un impacto real, suficiente para aumentar la participación entre los más de 29 millones de latinos elegibles para votar este año.

“Creemos que el ambiente político actual tendrá un efecto. Temas como la eliminación de DACA, separación de familias en la frontera, TPS, la política migratoria en general, obstáculos para el censo de 2020, todo en general afectará la movilización de votantes”, aseguró a Univisión Noticias Juliana Cabrales, directora medio atlántico de NALEO Educational Fund.

Rabia contra Trump y su agenda

Una encuesta difundida por Latino Decisions en julio donde se incluyeron 2.045 votantes que residen en 61 de los distritos electorales más competitivos del país, mostró que un 72% de los participantes sienten rabia contra Trump, mientras un 70% aseguran que el presidente les faltó el respeto y 59% siente miedo.

Entre aquellos que tienen rabia un 62% son votantes que usualmente no participan en las elecciones. Un 63% pertenece a los millenials (entre 18 y 34 años).

Grupos de discusión que incluyeron a 1000 participantes encargados por el Caucus Hispano, Bold PAC, Priorities USA y House Majority PAC (todos pro demócratas) evidenciaron una tendencia similar. Un 87% dijeron estar disgustados con la separación de familias en la frontera; en mismo número que mostró frustración por ataques a Obamacare, la polémica reforma de salud implementada por Obama.


Según los resultados, los demócratas cuentan con una ventaja de 67 a 22 entre las preferencias entre hispanos, pero sólo un 44% de los participantes dijo que estaba “seguro” que votaría demócrata y un 53% dijo que en general estaba seguro que votaría en noviembre.

Entre las conclusiones principales de los grupos de interés, el estudio destacó el potencial para comprometer a los hispanos, pero una clara frustración con el gobierno y “un sistema político general que no trabaja para ellos”, según detallaron los resultados de los grupos de discusión.

También destacaron que muchas de las familias latinas todavía se están recuperando económicamente después de la crisis y factores claves en su voto son vivienda y educación asequibles, mejores salarios y acceso a salud.

Expectativas

Organizaciones no partidistas como Mi Familia Vota tienen altas expectativas en las elecciones de mitad de período, sobre todo basados en el aumento de participación en primarias estatales.

“Estamos concentrados en el registro de votantes y hemos visto un incremento en terreno. Cuando nos acercamos a las personas hemos notado que están más predispuestos a decir que sí. Hay mucho entusiasmo sobre todo en el grupo de 18 a 25 años”, explicó a Univisión Noticias Ben Monterroso, director ejecutivo de Mi Familia Vota.

La organización tiene metas para estados clave donde el voto latino tiene un alto potencial de crecimiento. Su objetivo es registrar a 25.500 nuevos votantes en Arizona, 11.500 en Colorado, 25.000 en Florida, 13.000 en Nevada, 8.500 en California, entre otros.


Los resultados de elecciones especiales como la de Ohio son un indicador claro de que existe un ambiente más enérgico en el electorado en general, según Cabrales, pero traducir eso en votos de hispanos va mucho más allá.

“Depende en gran parte de lo que los partidos políticos invierten en la movilización de hispanos. En elecciones pasadas sólo se han centrado en estados péndulos”, aseguró.

Cambio de estrategias

Tanto demócratas como republicanos coinciden en que este año la elección es diferente, no sólo en cuanto al ambiente político que predomina en el país, pero respecto a las estrategias y cambios que han implementado para triunfar.

Al hablar de hispanos dentro del Comité Nacional Republicano (RNC) se ha hecho un esfuerzo por diferenciar el origen y las necesidades propias de por ejemplo venezolanos, colombianos, cubanos, etc.

En base a estas distinciones hablan a cada comunidad y destacan lo que el gobierno de Trump y el Congreso ha realizado específicamente en la relación a ellos. Como por ejemplo las sanciones financieras a Venezuela.

“RNC no dejará sin gestionar ni un solo voto. Estamos tan dedicados como siempre a trabajar duro por un gran buen liderazgo y un mejor futuro para la comunidad hispana" dijo Yali Nunez, portavoz de RNC.


Aunque no cuentan con cifras específicas para votantes latinos, RNC destaca que hasta ahora han logrado contactar a 23 millones de votantes vía puerta a puerta, con un total de 490 millones de comunicaciones si se suman correos electrónicos, cartas, llamadas, peticiones digitales, medios sociales, etc.

Actualmente cuentan con equipos en 27 estados. Especialmente en Florida contrataron a un coordinador que se encarga del contacto con puertorriqueños, muchos de ellos desplazados por el huracán María, con los que incluso han organizado reuniones comunitarias bajo el título de “Bienvenido”.

En cuanto a dinero están muy por encima de la competencia con más de $50 millones de dólares en el banco, mientras el Comité Nacional Demócrata (DNC) cuenta con sólo $9 millones. Ninguno de los dos partidos ha especificado cuánto de los fondos se destinan a captar votantes latinos.

En el campo demócrata fuentes al interior del partido aseguran que no se trata de cuánto dinero sino de cómo ocuparlo. Además describen un cambio dramático en el engranaje de la coalición. Thomas Pérez su presidente se ha enfocado en crear y reforzar infraestructura a nivel de partidos demócratas locales.

El año pasado Pérez implementó los Fondos para la Innovación de Partidos Estatales (SPIT por sus siglas en inglés), donde la idea central fue distribuir más de $10 millones de dólares en fondos competitivos para los partidos interesados en construir o reestructurar su organización, ejecutar operaciones en terreno y otros mecanismos para llegar a los votantes.

Pérez ha tratado de minimizar la diferencia en las cifras de recaudación de fondos, sin embargo la comparación con los republicanos preocupa a los círculos en Washington.

"Nos hemos centrado en escuchar las necesidades de la comunidad latina. La administración de Trump ha perjudicado a las diversas comunidades hispanas, mientras que los demócratas han respaldado a las comunidades. Ya sea que estemos luchando para que el cuidado de la salud, por el acceso a una educación de calidad o una reforma migratoria, los demócratas continuarán luchando por todas las familias trabajadoras a través del país," dijo a Univisión Noticias Enrique Gutiérrez vocero de DNC.

Los escasos tres meses antes de las elecciones son la recta final y más importante para demócratas y republicanos. Varios expertos ven los comicios como un referéndum hacia Trump. Sus resultados determinarán el control del Congreso y más aún serán decisivos en las inversiones y estrategias que se destinarán a las elecciones presidenciales 2020. Todos están a prueba en noviembre y lo saben.

Algunos de esos "mejores" que Trump trajo al gobierno que al final no resultaron ser tan buenos

Loading
Cargando galería
Publicidad