null: nullpx
Elecciones 2016

¿Qué dicen de la seguridad del sistema electoral de EEUU los intentos de fraude detectados hasta ahora?

Esta semana se conocieron seis casos de violaciones de la ley electoral. En la larga historia de los comicios de Estados Unidos ha habido miles de denuncias de supuestas ilegalidades pero apenas se han podido verificar 31 casos creíbles en los que efectivamente hubo suplantación de votantes.
1 Nov 2016 – 3:37 PM EDT

En estas elecciones en Estados Unidos un puñado de casos ha terminado en la captura de cinco individuos que pretendían cometer algún tipo de fraude electoral. Algunas voces conservadoras como Breitbart e Infowars, usan estos hechos como ejemplo para agitar el fantasma de las elecciones amañadas que el candidato Donald Trump viene usando hace meses.

Pero lo cierto es que se trata de eventos muy aislados en los que las capturas evitaron que el delito en sí se cometiera. Incluso en dos casos los acusados eran partidarios del magnate.

Si bien estas capturas, literalmente contadas con los dedos de las manos, despertaron las alertas a una semana de las elecciones, lo cierto es que no son indicadores del fraude que alega el candidato republicano.

El magnate ha dicho que le preocupa que la gente pueda "colarse por las grietas" en el sistema electoral, "votar muchas, muchas veces", y que "sabe de inmigrantes ilegales" que están participando en las urnas.

Electores fraudulentos 2016

  • Tomika Curgil, una residente de Miami de 33 años, fue arrestada por haber presuntamente llenado cinco solicitudes de votantes ficticios mientras trabajaba en una unidad de registro de electores para 'United for Care', una organización a favor del uso de la marihuana medicinal.
  • Gladys Coego de 74 años, una empleada temporal del Departamento de Elecciones de Florida, pagó una fianza de $10,000, tras ser acusada de abrir los sobres de las boletas ausentes emitidas por votantes de Miami Dade y marcarlas a favor de la candidata a la alcaldía de ese condado, la independiente Raquel Regalado.
  • En Alexandria, Virginia, Vafalay Massaquoi fue acusado de cometer fraude al registro de votantes, tras falsificar aplicaciones de electores, mientras trabajaba con el grupo activista New Virginia Majority. Su labor era precisamente registrar “ciudadanos de color, mujeres, trabajadores, personas LGBT, jóvenes y progresistas" y Massaquoi terminó llenando las formas por su cuenta e inventando nombres, lo que lo tiene a las puertas de enfrentar hasta 10 años de cárcel.
  • En Des Moines, Iowa, una partidaria de Donald Trump llamada Terri Lynn Rote, de 55 años, fue arrestada por votar dos veces en la jornada del voto temprano. La mujer alegó que fue una decisión impulsada por el miedo a que su primer voto por el magnate fuera cambiado a favor de Hillary Clinton.
  • En Bulverde, Texas, Brett Mauthe, tuvo que pagar una multa de $500 tras presentarse a votar con una gorra de Trump y una camiseta con la frase "cesta de deplorables", el tristemente célebre comentario que hizo la candidata demócrata despreciando a los partidarios de su rival. En este estado es prohibido expresar opiniones a favor o en contra de un candidato o partido político mediante el uso de botones, camisetas, sombreros, o cualquier otra indumentaria, dentro del límite de los 100 pies del puesto de votación.
  • Y en Arizona, en un caso que las autoridades todavía investigan, un residente legal desde hace más de 25 años, pero quien todavía no es ciudadano, admitió que pudo registrarse para votar en el condado de Maricopa.

Casos escasos

Como advirtieron las autoridades electorales en estos hechos, las personas arrestadas no alcanzaron a cometer delito alguno. En la historia de elecciones de Estados Unidos apenas se pudieron verificar 31 casos creíbles de fraude por suplantación entre 2000 y 2014, de un total de más de un billón de votos emitidos, según un estudio de The Washington Post.

“El fraude es un mito que se ha convertido en una justificación para aprobar todo tipo de políticas que dificultan el voto hispano y de las minorías", dijo Myrna Pérez, directora adjunta del Brennan Center for Justice de la facultad de derecho de la Universidad de Nueva York, en una entrevista con Univision en septiembre.

" La realidad es que el fraude no lo cometen los votantes, ni son ellos quienes tratan de manipular las reglas, sino al contrario las reglas terminan afectando al votante", añadió.

Un estudio del Brennan Center encontró que los incidentes obedecen a errores materiales o malas prácticas en la confrontación de datos, y no a casos de suplantación de votantes como ha sugerido Trump.

Otro estudio publicado por la Universidad de Columbia que analizó las tasas de incidencia de fraude electoral durante dos años, encontró que las denuncias se podían relacionar con "afirmaciones falsas del perdedor en una carrera muy reñida o errores administrativos".

Una fórmula que parece calcar el mismo Trump quien desde el tercer debate presidencial viene diciendo que aceptará los resultados de las elecciones, solo si él gana.

Sigue cada detalle de los resultados en vivo de las elecciones presidenciales el próximo martes 8 de noviembre por Univision.


Más contenido de tu interés