Elecciones 2016

El caso Bondi: cuando Donald Trump se aprovecha de lo que critica de los políticos

Antes del escándalo de un pago ilegal a la fiscal general de Florida Pam Bondi, ya el magnate republicano se ufanaba de cómo usaba su chequera para influir en los políticos. La filosofía que hoy tanto critica del 'pagar por jugar'.
9 Sep 2016 – 8:48 AM EDT

A Donald Trump le encanta presumir que no es un político típico. Y eso podrá ser cierto, pero lo que el candidato republicano ahora critica como una de las marcas del político más odiadas -intercambiar dinero por favores, poder, influencia- hace unos meses se jactaba de ser como manipulaba a los políticos.

Durante el primer debate republicano de las primarias el verano pasado, Trump alardeó de cómo con su chequera podía influir sobre los políticos cuando lo necesitara, y que de hecho lo había hecho.

“Yo le doy a todo el mundo”, dijo Trump en ese entonces. Trump respondía a por qué había donado dinero a la candidata Hillary Clinton y a otros demócratas. "Cuando ellos me llaman, yo les doy. ¿Y sabe qué? Cuando necesito algo de ellos dos años después, tres años después, los llamo, y ellos están ahí para mí".

Recientemente salió a relucir el escándalo que podría dejar en evidencia cómo Trump hizo precisamente eso: pagarle a un político para recibir un favor a cambio. Y aunque no se ha llevado a cabo una investigación para determinar si hubo un soborno que violara la ley, sí es claro que el orden de los hechos no deja en una buena luz a ninguno de los involucrados.

En 2013, la fiscal general de Florida Pam Bondi recibió una contribución de $25,000 para su campaña de reelección de parte de Trump, cuatro días después de que la fiscalía anunciara que estaba deliberando si se unía a demandas colectivas que llevaban los fiscales generales de Nueva York y California contra la Universidad Trump. Varios clientes de esta alegaban que se les había timado por miles de doláres por cursos de bienes raíces inservibles. Bondi finalmente no tomó el caso.

Esta contribución de la Fundación Trump para el grupo político de Bondi violó una ley federal que le prohíbe a organizaciones de caridad sin ánimo de lucro contribuir dinero a causas políticas.

' Pagar por jugar'

Incluso antes de ese primer debate presidencial, en un mitin en Iowa en enero el candidato le dijo orgulloso a su audiencia: "Cuando los llamo (los políticos), me besan el trasero, OK?”.

Y más adelante Trump le dijo al periódico The Wall Street Journal en julio de 2015: "Cuando uno da, ellos hacen lo que a uno le de la gana que hagan. Al ser un hombre de negocios necesito eso".

La polémica que envuelve al candidato en Florida no es la única que podría indicar que Trump violó la ley. El candidato también donó $35,000 a la campaña del entonces fiscal general de Texas, Greg Abbott, ahora gobernador del estado, en 2013 y 2014, después de que en 2010 hubiese declinado investigar acusaciones de fraude de parte de la Universidad Trump. Abbott después pidió el voto por Trump en la convención estatal de Texas en mayo de este año.

Como lo resalta el periódico The New York Times, a la luz de estas acusaciones el discurso que dio Pam Bondi en la Convención Republicana este julio cobra una especial relevancia:

“El 8 de noviembre será un día de juicio para para todos aquellos que han abusado de su poder", dijo la fiscal. "Ganar esta elección significa reclamar algo a lo que me he dedicado toda mi carrera: la ley y el orden".

Las palabras de Trump podrían volver a cobrarle factura. Quizá a Bondi también.


RELACIONADOS:Elecciones 2016Donald Trump

Más contenido de tu interés