Cómo influirá la raza (y el ser hispano) en las admisiones universitarias: las 3 preguntas más importantes

La administración Trump anunció recientemente que revertirá varios memorandos de políticas de educación sobre cómo los colleges y universidades pueden usar la raza como factor en las admisiones. ¿Sufrirá la diversidad en los campus del país? Una experta responde.
1 Ago 2018 – 4:43 PM EDT

El 3 de julio, la administración de Donald Trump anunció que revertirá varios memorandos de políticas que describen cómo los colleges y universidades pueden usar la raza como factor en el proceso de admisión a la universidad.

Los memorandos no son una ley, sino una guía de la era del expresidente Barack Obama, emitida conjuntamente por los departamentos de Educación y Justicia, que establece que el gobierno federal reconoce "el poderoso interés que las instituciones postsecundarias tienen en obtener los beneficios derivados de tener un cuerpo estudiantil diverso".

Sin los memorandos, la administración de Trump supuestamente planea volver a la política establecida durante la administración del expresidente George W. Bush. Esta política "recomienda fuertemente el uso de métodos neutrales frente a la raza".

Stella Flores, profesora asociada de educación superior en la Universidad de Nueva York, comparte sus ideas sobre los efectos que muy probablemente tendrá el cambio.

¿Cuál es el aspecto más significativo de esta medida?

Se puede predecir que un efecto clave será que los colleges y universidades recibirán información errónea y comunicación inexacta sobre lo que todavía está permitido por ley. Los documentos de las guías habían proporcionado más claridad sobre lo que permitían los fallos de los tribunales respecto a las admisiones que fueran más conscientes de la raza.

Por ejemplo, los documentos establecen un proceso de monitoreo regular para garantizar que se rindan cuentas durante las admisiones. Dejan claro cómo debe ser el enfoque de una política neutral hacia la raza. También explicaban por qué la diversidad es un beneficio educativo para las escuelas e instituciones de educación superior. Por lo tanto, estipulan claramente cuándo era aceptable que las universidades utilizaran la raza como un factor en las admisiones cuando las políticas de raza neutral no cumplían los objetivos de la diversidad.

Si se retiran estos documentos de orientación, quedará menos claro qué políticas son aceptables y eso puede generar menos oportunidades para las poblaciones marginadas, que de por sí ya tienen más probabilidades de quedar fuera del radar de las admisiones.

¿Cree que la revocación de la administración Trump hará que los colleges y universidades de Estados Unidos sean menos diversos?

Ocho estados, algunas jurisdicciones y algunas instituciones actualmente prohíben usar la raza en el proceso de admisiones. El resultado de estos vetos es obvio, claro y predecible . Vemos grandes caídas en la inscripción de estudiantes negros, latinos y nativos americanos, con un impacto particular en la comunidad afroamericana.

Inclusive, las investigaciones sobre los métodos que usan la raza de manera neutral, como los que la administración Trump favorece, muestran que estos métodos han sido notablemente ineficientes en lograr cuerpos estudiantiles más diversos racial y étnicamente.

A pesar de que la nación se ha vuelto más diversa, la mayoría de las universidades e institutos de élite solo han progresado moderadamente en la composición étnica y racial de sus cuerpos estudiantiles. Sin políticas que consideren la raza como la acción afirmativa, el progreso hubiera sido aún menor.

Mi esperanza es que los líderes de los colleges y universidades se adhieran a lo que está permitido por las leyes estatales y federales y actúen del lado de la diversidad.

Que la diversidad esté aumentando en las escuelas de kinder al grado 12 del país puede hacer que esto sea más fácil. Sin embargo, los ataques directos a las políticas de diversidad y los cambios en los jueces que se están nombrando a las cortes podrían retrasar o revertir drásticamente este progreso.

La Corte Suprema dictó que la raza se puede considerar de una manera que se "adapte estrechamente" a las admisiones a la universidad. ¿Cómo cree que la corte decidirá sobre el uso de la raza en las admisiones en el futuro, especialmente ahora que se irá el juez Anthony Kennedy, quien fue un voto decisivo a favor de la acción afirmativa?

“Adaptar estrechamente” la raza a las admisiones ha sido parte de nuestra práctica educativa por lo menos desde la decisión Bakke de 1978 . Esta decisión afirmó que debe haber un interés poderoso en que la diversidad juegue un papel en los entornos educativos, lo cual el juez Kennedy siempre apoyó. Un tribunal futuro puede rechazar esta noción de que aceptar la diversidad en EEUU puede generar beneficios educativos dentro y fuera del aula.

En mi opinión, sin embargo, el poder de la diversidad en las escuelas, colleges, centros militares y otras instituciones ya está presente y está floreciendo. Somos una nación más fuerte gracias a nuestra diversidad. Insistir en que la raza no es una parte cotidiana de la vida estadounidense, de la cual todos podemos aprender, no es consistente con las realidades demográficas.

Lo que es más importante: hemos visto que el aislamiento racial conlleva a que los resultados educacionales empeoren. También sabemos que una mayor diversidad también trae ganancias cognitivas y una disminución de las amenazas y respuestas de estereotipos.

La integración es la clave no solo para la unidad nacional, sino también para los logros educativos necesarios para hacer que la nación sea más competitiva, sostenible y económicamente próspera. Revertir los programas que impiden esta integración va en contra de nuestro propio interés como nación.


*Anne Fishel es profesora asociada de Educación Superior; decana asociada para el desarrollo docente y diversidad; directora de acceso y equidad, Instituto Steinhardt para Políticas de Educación Superior, Universidad de Nueva York

The Conversation
Publicidad