Docencia

La maestra que enseña con su historia y la literatura que los estudiantes tienen la misión de construir

Ana María Magallón y otros docentes del país protagonizaron el especial Maestros de Impacto. Conoce sus historias.
27 May 2016 – 4:58 PM EDT

Una maestra que deja huellas es aquella que tiene un efecto profundo en sus estudiantes, más allá de las cuatro paredes del aula en donde enseña.

Ana María Magallón, maestra de español en la escuela Intermedia Roosevelt, en Modesto, California, es una de esas docentes que buscan transformar el rumbo de sus alumnos.

En sus 20 años de experiencia, Magallón ha estado dedicada a sacar lo mejor a sus alumnos e inculcarles pasión por lo que les gusta usando "el factor del amor", dice ella, que no es si sino hacerlos sentir amados, valiosos y con posibilidades de ser lo que quieran en el futuro.

Modesto es una pequeña ciudad de 210 mil personas ubicada en el Valle Central de California, la región agrícola más productiva del país, y una tercera parte de sus habitantes son hispanos.

Muchos de sus alumnos, dice Magallón, son de familias humildes que trabajan en las cosechas y enlatadoras de tomates y duraznos del lugar.

Ella misma, hija de padre mexicano de Jalisco y madre de Nuevo León, dice que nació en Modesto solo porque sus padres estaban allí para la cosecha de tomate.

Magallón enseña español tanto a quienes lo hablan como primer idioma, como a los estudiantes que sólo hablan inglés.

Pero su misión más ardua es elevar el nivel de español de quienes lo hablan como primer idioma, casi todos recién llegados al país, para que luego puedan transferir esos conocimientos al aprendizaje del inglés.

Según la maestra, los niños de séptimo grado llegan al aula con "un nivel de lectura y escritura de primero, segundo y tercer grado", y a algunos hay que incluso enseñarles a escribir correctamente.

Por esas y otras carencias, dice Magallón, "la autoestima de los latinos está muy por los suelos, sobre todo la de los mexicanos". "Es muy triste", agrega.


Como ella describe, su trabajo es apoyar a esos jóvenes para que el proceso educativo rinda frutos. La escuela intermedia, después de todo, es una de las etapas más vulnerables de la escolaridad, en la cual se pueden ver los primeros indicios sobre si un estudiante abandonará la escuela en preparatoria o la terminará.

"Yo trabajo mucho el factor del amor, de hecho mi tema en la clase -y tengo un letrero grande- es: 'Tú eres amado'. Cuando yo quiero que se callen yo les digo: 'tú eres', y ellos responden: 'amado'", cuenta Magallón.

Su clase también repite como mantras frases como "yo soy importante, yo voy a triunfar, yo voy a la universidad, yo seré un profesional".

A Magallón se le hace un nudo en la garganta al recordar que a ella, como a algunos de sus chicos, "lo que más se me dijo (de pequeña) era que no iba a ser nadie, que nunca iba a lograr nada".

Por eso, además, se inventa juegos de roles en el salón de clases, en donde ella es la anfitriona de un show y sus estudiantes son los panelistas, y cada uno se inventa lo que quisiera ser de aquí a 20 años. Deportistas, médicos, maestros, porque "dicen que es importante escribir tus metas, visualizarte en lo que quieres ser" para lograrlo, explica la maestra.

Como parte de "su terapia de amor", como le llama, la maestra utiliza en clase los libros de Francisco Jiménez, un autor mexicano criado en California, hijo de trabajadores migrantes, cuyas historias tratan sobre la niñez en los campos californianos sin hogar ni escuela permanente.

Los estudiantes han leído el libro autobiográfico de Jiménez Cajas de Cartón ( The Circuit, en inglés), que relata las experiencias de 'Panchito', un niño que se muda constantemente de un lugar a otro siguiendo las cosechas en donde trabaja junto a su familia.

"Yo trabajo mucho en la autoestima. Escojo la literatura y las lecturas que yo sé que van a llegarles al corazón y les hablo mucho de eso. Yo les digo 'usted esta aquí para triunfar... usted vino al mundo para que el mundo sea mejor porque usted existió, usted vino al mundo a dejar algo bueno, a construir, no a destruir, esa es la parte que yo trabajo", dice la docente.

Magallón y otras ocho maestras y maestros de todo el país fueron reconocidos como "Maestros de Impacto" por Univision Contigo, por instruir a sus estudiantes con un enfoque innovador, con métodos originales y poco convencionales que captan su atención y los motivan, además de ofrecerles experiencias educativas ricas y memorables que los preparan para tener éxito ahora y en el futuro.

Sus historias son narradas en el especial Maestros de Impacto.

Participa de la conversación en Twitter vía @UniContigo, usando el hashtag #MaestrosDeImpacto y en la página de Facebook de Univision Contigo.

Maestros de Impacto es posible gracias a la colaboración del XQ Institute.


Publicidad