Discapacidad

Con ayuda de un maestro y una impresora 3D: un adolescente fabricó una mano para su hermano menor

El pequeño Lucas nació sin la mano izquierda y, a pesar de que podía desenvolverse como cualquier otro niño, su hermano de 16 años se empeñó en lograr lo impensable: que tuviera dos manos.
6 Jul 2016 – 2:49 PM EDT

Lucas nació sin su mano izquierda. Su vida había sido casi como la de cualquier otro niño, salvo por un detalle: no lograba atarse los cordones de los zapatos. Entonces su hermano mayor tuvo una idea y, con ayuda de un maestro y una impresora de 3D, encontró la solución: le fabricó una prótesis.

Gabriel Filippini tiene 16 años, es estudiante en una escuela secundaria de Virginia, Park View, y también es el hermano mayor de Lucas. Durante una clase de tecnología en su escuela, le hizo una propuesta al maestro Kurt O’Connor: usar la impresora de 3D de su clase para fabricar una mano para su hermano entre los dos. Ni Gabriel ni su maestro sabían nada de ortopedia o de modelaje tridimensional de prótesis.

Desde que era muy pequeño, Lucas aprendió a desenvolverse solo, incluso podía subirse el cierre de su chaqueta, montar bicicleta y aferrarse a las barras del gimnasio. Su familia, de origen uruguayo, tenía la inquietud de ofrecerle más facilidades y el pequeño estaba en lista de espera en Enabling the Future, un programa que diseña prótesis con impresoras 3D para voluntarios.

Además: "Yo quería ver qué podía hacer con dos manos", dijo Gabriel a la agencia AP.

Al principio el maestro dudó: sus conocimiento en el área no eran tan avanzados como para hacer los planos de la prótesis de una mano. Pero las ganas de Gabriel y su ilusión por construir la prótesis para Lucas lo motivaron a aceptar el reto.


Alumno y maestro comenzaron el proyecto que les llevaría muchas horas de trabajo. El personal de E-nable (Enabling the Future), el mismo programa en el que Lucas estaba en lista de espera, se ofreció a ayudarlos con los diseños para la mano, sin costo alguno. Y Maker Smith, un proveedor de alta tecnología para inventores, los ayudó a perfeccionar las articulaciones de los nudillos.

El programa E-nable comenzó en Estados Unidos en 2013 con un grupo de voluntarios que se ofrecían a diseñar planos e imprimirlos en 3D para hacer prótesis. Hoy son una comunidad global que agrupa a más de 7,000 miembros y han creado aproximadamente 2,000 dispositivos para niños de 45 países. En su sitio web también tienen tutoriales disponibles para diseñar y construir prótesis para manos y brazos.

Para su cumpleaños número 6, Lucas recibió la mejor de las sorpresas de parte de su hermano Gabriel: su nueva mano. Con la prótesis, que queda ajustada al brazo con un cierre de velcro, puede doblar la muñeca y mover los dedos para agarrar objetos. Con un poco de práctica, podrá hacer movimientos más complejos.


Así como Gabriel, miles de personas de todo el mundo se han animado a construir sus propias prótesis con ayuda de tutoriales libres, como los que ofrece E-nable. Se trata de una tecnología que puede beneficiar a adultos y niños que han perdido algún miembro o han nacido sin él. Antes este tipo de prótesis tenían costos elevados, pero las impresoras en 3D han hecho que su fabricación sea mucho más económica.

El curso de O'Connor en la escuela se trataba de abordar una interpretación muy amplia de temas escultóricos en el diseño tridimensional y los ejercicios eran hacer rompecabezas o llaveros. Luego de esta experiencia, el entusiasmado maestro espera poder replicar proyectos similares a la prótesis de Lucas junto a sus alumnos para ayudar a otros.

Mientras tanto, Lucas luce su nueva mano con una sonrisa.

Publicidad