null: nullpx
Elecciones 2016

¿Qué pasaría si Trump cumple sus planes de política exterior?

El empresario daría un giro a políticas que han dominado la acción internacional de EE.UU. desde la Guerra Fría.
29 Mar 2016 – 4:53 PM EDT

Poco a poco, vamos conociendo con más detalle cuáles son los planes internacionales de un eventual Donald Trump presidente, pero como ha pasado en otros ámbitos, los expertos advierten que sus propuestas tendrían consecuencias graves para EE.UU. y que algunas de ellas son poco realistas.

En dos entrevistas la semana pasada, con los diarios The Washington Post y The New York Times , el puntero en el proceso de primarias republicanas habló extensamente sobre su visión del mundo, más allá de sus ya conocidas propuestas para construir un muro en la frontera sur o renegociar acuerdos comerciales.

Trump daría un giro a políticas que han dominado la acción exterior de EE.UU. desde la Guerra Fría en regiones como el Medio Oriente, Europa o Asia.

Asegura que, como presidente, daría prioridad a los intereses comerciales de EE.UU. acabando con acuerdos diplomáticos cuyos efectos son difíciles de cuantificar. "Ya no volveremos a ser estafados", le dijo Trump al diario neoyorquino.

El multimillonario también dijo que sería un presidente impredecible, para no dar pistas a los enemigos de EE.UU.: "Un político diría, 'Oh, yo nunca iría a la guerra', o diría, 'Oh iría a la guerra'. Yo no quiero decir lo que haría porque, de nuevo, necesitamos la imprevisibilidad".

Los planes de Trump han causado alarma a nivel interno y entre diplomáticos de distintos continentes.



En una carta abierta, 121 expertos en seguridad nacional de la órbita del Partido Republicano advirtieron en marzo que Trump haría a EE.UU. menos seguro.

La firma londinense de análisis Economist Inteliigence Unit considera la posible victoria electoral de Trump en noviembre como uno de los 10 mayores riesgos a los que se enfrenta el mundo.

Ésta es la valoración que varios expertos hicieron en conversación con Univision Noticias sobre algunas de sus recientes propuestas de política exterior de Trump.

Retirada de Corea del Sur y Japón

El candidato cree que los dos aliados asiáticos deberían defenderse por sí mismos frente a una posible amenaza de Corea del Norte o China, ambos países con armas nucleares.

Trump retiraría los aproximadamente 30,000 militares estacionados en Corea del Sur y 47,000 en Japón.

"No podemos permitirnos perder grandes cantidades de miles de millones de dólares en todo esto", dijo Trump.

Pero una ruptura de esos tratados o incluso una drástica reducción de la presencia militar estadounidense pondría severamente en riesgo la estabilidad de la región, según expertos.

"Perderíamos toda nuestra influencia en la región. Si sacas de la ecuación a EE.UU. China no tendrá control en el Pacífico. Además, los dos países tratarían de acomodarse a China", dice Bryan McGrath, director de la consultora militar The FerryBridge Group, que trabajó para la administración del expresidente George W. Bush.

"Pyongyang se sentiría aún más confiado para intimidar a Seúl", dice Michael O'Hanlon, investigador de The Brookings Institution, un think tank de Washington DC.

No más petróleo de Medio Oriente

Trump se queja de que aliados estadounidenses en la región, como Arabia Saudita o los Emiratos Árabes Unidos, no están contribuyendo en la lucha contra los grupos terroristas, a pesar de que se benefician de la ayuda de EE.UU.

El multimillonario advierte que dejaría de comprar petróleo de estos países si no aportan tropas para combatir a Estado Islámico (EI también conocido como ISIS). Trump l lega incluso a sugerir que sin la ayuda estadounidense, Arabia Saudita "no existiría por mucho tiempo".


Trump cree que esas compras son prescindibles porque "la razón por la que estamos en el Medio Oriente es por el petróleo y de repente nos estamos dando cuenta de que hay menor razones para estar allí ahora".

Es verdad que Estados Unidos ha reducido sus importaciones de petróleo en la última década gracias en parte a las nuevas técnicas de extracción aplicadas en nuestro territorio y conocidas como fracking.

Sin embargo, el mercado de petróleo mundial está interconectado de modo que si Estados Unidos dejara de importar petróleo acabaría pasándole factura. Los precios de la gasolina en Estados Unidos podrían subir dramáticamente afectando a la economía nacional.

En 2014, EE.UU. importó aproximadamente 9 millones de barriles por día, procedentes de unos 75 países. Eso supuso un 27% del petróleo consumido en el país.

"El mercado del petróleo es un mercado grande e integrado y EE.UU. no puede castigar a ningún otro país dejando de comprar su crudo", dice Daniel Drezner, profesor de política internacional en The Fletcher School of Law and Diplomacy en Tufts University.

Trump tampoco tiene en cuenta el papel que juega Arabia Saudita en el Medio Oriente, indican los expertos consultados que advierten del contrapeso que ejerce este país frente a otro poder regional como Irán, enemigo de Israel.

La OTAN se ha quedado "obsoleta"

Trump opina que la organización militar occidental OTAN es "injusta económicamente" para EE.UU. y no está correctamente diseñada para enfrentarse a nuevas amenazas como el terrorismo internacional.

Pero expertos señalan que ya existen varias organizaciones que luchan contra el terrorismo internacional. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas o el Grupo de acción financiera contra el blanqueo de capitales (FATF por sus siglas en inglés). La creación de una nueva organización se enfrentaría al problema ya existente de cómo definir qué grupos son terroristas, dice Drezner.

Las quejas de Trump sobre la menor contribución de los socios europeos son compartidas por otros diplomáticos y militares estadounidenses, pero raras veces son expresadas del modo que lo hace el candidato.

El empresario dice que EEUU aporta muchos más fondos y recursos humanos que el resto de socios de la alianza y a cambio obtiene poco beneficio. "Estamos defendiendo al mundo. Pero debemos, pronto, va a ser $21 billones. Sabe, son 19 ahora pero pronto serán 21 billones. Pero defendemos a todos. Cuando tenga dudas, venga a EE.UU. Le defenderemos. En algunos caso, gratuitamente", dijo Trump en la entrevista.


EE.UU. lleva años presionando a sus socios europeos inviertan más en defensa. La alianza tiene como meta que los 28 países miembros lleguen a gastar anualmente al menos un 2% de su Producto Interno Bruto (PIB) en defensa. Solo cinco países, entre ellos EE.UU. cumplieron con ese objetivo en 2015.

Pero airear las fricciones entre los dos lados del Atlántico pone en riesgo las relaciones diplomáticas, advierte McGrath.

"La propia OTAN admite que hacen falta reformas para hacer a la organización más efectiva. Como pasa con muchas cosas que dice Trump hay algún grado de verdad, pero él va al extremo de un modo peligroso", dice McGrath.

"Los socios europeos han sido claves en operaciones de mantenimiento de paz en los Balcanes o Afganistán", dice O'Halen quien concluye que "seríamos mucho menos efectivos en esos lugares sin la ayuda de la OTAN".

Lea más

RELACIONADOS:Elecciones 2016Donald Trump

Más contenido de tu interés