publicidad
Hillary Clinton durante una gala del Insituto del Caucus Hispano del Congreso.

Juan Carlos Ramos, el hispano que interrumpió a Hillary Clinton

Juan Carlos Ramos, el hispano que interrumpió a Hillary Clinton

Clinton continúo su discurso, hablando por encima del hombre que coreaba, “Hillary, te estamos mirando. Mi deportación será tu financiamiento”.

Hillary Clinton durante una gala del Insituto del Caucus Hispano del Con...
Hillary Clinton durante una gala del Insituto del Caucus Hispano del Congreso.

Por Jorge Rivas, Fusion

Hillary Clinton sonrió por un segundo cuando escuchó a un miembro de la audiencia tratando de interrumpir  su discurso durante una gala del Insituto del Caucus Hispano del Congreso el jueves. El hombre que le gritaba estaba cerca de la tarima, sosteniendo un cartel que decía “Hillary a favor de inmigrantes en prisión”.

Clinton parecía impasible, y por un minuto continúo su discurso, con su voz por encima de la del hombre que coreaba, “Hillary, te estamos mirando. Mi deportación será tu financiamiento”.

El hombre era Juan Carlos Ramos, un activista experimentado. Tiene 22 años y dice que su primera vez interrumpiendo a un político fue durante un discurso de Obama en 2011, cuando Ramos aún era adolescente. También interrumpió a Marco Rubio en Carolina del Sur el año pasado. El suceso del jueves fue su segunda vez retando a Clinton.

“Había pasado bastante tiempo desde la última vez que hice algo así, y fue emocionante regresar de esta manera”, dijo el joven en entrevista telefónica con Fusion el jueves en la noche.

Ramos es miembro de United We Dream Action , la rama política de la organización de jóvenes inmigrantes más grande de la nación. El grupo es conocido por tener una fuerte presencia en las redes sociales cuando hacen este tipo de acción, colgando videos de sus manifestaciones casi inmediatamente. Pero esta vez no hubo video porque Ramos estaba solo en el evento. El canal del gobierno,  C-SPAN , capturó el momento.

publicidad

En una escala del 1 al 10, Ramos dijo que interrumpir a Hillary el jueves fue un 4, porque no tuvo tiempo de pensar en lo que estaba sucediendo. El joven repitió su careo para centrar la atención en las donaciones a la campaña de Clinton que están ligadas a cabilderos de corporaciones privadas de prisiones.

Unos 23,000 inmigrantes se encuentran detenidos cada noche en prisiones privadas que manejan corporaciones contratadas por la Agencia Federal de Prisiones. Aproximadamente un 62% de todas las camas de detención para inmigrantes están en manos de corporaciones privadas, por encima de un 49% en 2009, según Grassroots Leadership, un grupo que busca dar fin a la encarcelación con ánimo de lucro.

Clinton misma denunció a estas compañías este año durante un discurso en Las Vegas. “No sé si muchos estadounidenses saben que muchas de las facilidades de detención de inmigrantes son dirigidas por compañías privadas, las cuales tienen un incentivo para llenarlas”, dijo Clinton, refiriéndose a un mandato congresional que obliga a funcionarios de inmigración a tener 34,000 camas disponibles cada noche.

“Entonces salen y buscan a gente para recibir pagos a base de cuántas camas están llenas. Eso no me tiene sentido”, dijo Clinton.

Pero Ramos cree que Clinton lo dice solo para ganarse el voto latino.

“Nuestro mensaje a Hillary Clinton es simple: los jóvenes inmigrantes no confían en ti. Es tiempo de abandonar el dinero de las prisiones y apoyar a nuestra comunidad—no puedes tener ambas cosas”, dijo Ramos en un comunicado antes de la protesta. “Cada dólar que su campaña recibe de prisiones privadas socava sus promesas a favor de los inmigrantes, y nuestra comunidad no será engañada”.

Durante el evento, una persona en la audiencia agarró el cartel de Ramos y lo rompió en pedazos.  

“Agentes de seguridad vinieron y luego alguien me dijo “Ten algo de respeto””, dijo Ramos a Fusion.

Ramos estuvo detenido en un instalación de la Patrulla Fronteriza por dos días en 2008. Vino a Estados Unidos como un menor sin compañía adulta, cruzando un río para poder encontrarse con sus padres en Charlotte, Carolina del Norte. Cuando Clinton dijo en 2014 que deportaría a jóvenes como Ramos que llegaron en una oleada sin compañía adulta, el joven lo tomó personalmente y se motivó a actuar.

La campaña de Clinton no respondió inmediatamente a preguntas de Fusion.

Lea en inglés: Meet Juan, the DREAMer who interrupted Hillary Clinton’s big speech

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad