null: nullpx
Elecciones 2016

John Kasich le agua la fiesta a Donald Trump

De haber ganado Ohio, el magnate habría desactivado las pretensiones de parte del establishment de impedir su nominación en una convención negociada
16 Mar 2016 – 11:50 PM EDT

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado desde Palm Beach, Florida

Donald Trump eligió su versallesco palacio de Mar-a-Lago para celebrar este martes una nueva noche de victorias, pero su tono sonó al de un triunfador insatisfecho.

Mientras hablaba ante unos 200 invitados vestidos casi como para recibir a un emperador, quizás rondaba en su mente su derrota en Ohio frente a John Kasich. En las televisiones de plasma colocadas para la ocasión en un salón de este club de élite de Palm Beach, CNN acababa de proclamar la victoria del gobernador de Ohio, solo minutos antes de la llegada del magnate.

De haber ganado los 66 delegados de Ohio, Trump habría dado suficiente impulso como para desactivar las pretensiones de parte del establishment de impedir su nominación en una convención negociada.

Sabedor de que en Florida iba a dar uno de los golpes más contundentes de esta campaña, Trump optó por este estado para dar su discurso y no Ohio, el otro gran premio de la noche. En el estado que el neoyorquino llama "su segunda casa", Trump aplastó al senador Marco Rubio, quien anunció su retirada.


Con el 99% de los votos contados, Trump había obtenido un 45.8% de apoyo en Florida, por encima de Rubio con un 27%.

El candidato felicitó a Rubio y acto seguido resaltó que en Florida ganó a pesar de un aluvión de anuncios de televisión en su contra.

"Nunca nadie en la historia de la política había recibido la cantidad de publicidad negativa que yo recibí", dijo. "Ninguno sirvió, eran en su mayoría falsos, despiadados, horribles".

Trump se embolsa los 99 delegados en disputa en este estado, lo que le da un fuerte impulso a sus planes de conseguir los 1,237 necesarios para ser el nominado.

Trump también ganó en Carolina del Norte, donde con el 95% de los votos recontados, tenía un 41% de apoyo, por delante del senador Ted Cruz con 37%; y en Illinois, donde con el recuento al 87%, recibía un 39%, seguido de Cruz con 31%.

Cuando pronunció su discurso, él y Cruz se disputaban reñidamente Missouri. Tras los resultados de este martes, el empresario suma más de 600 delegados, con clara ventaja sobre el senador por Texas, pero Trump necesitará ganar cerca del 60% de los delegados restantes para superar el umbral de los 1,237.

En su alocución, Trump sonó desafiante. Su campaña había convocado una rueda de prensa, pero el candidato no ofreció turno de preguntas a los periodistas, a quienes no tuvo reparos en llamar "desagradables" por lo que él considera un trato injusto. De inmediato precisó "algunos".

Decenas de periodistas seguían el evento en el fondo de la sala de espejos y candelabros, separados del candidato por sus simpatizantes. Los presentes habían sido "invitados", según le dijo a Univision Noticias una portavoz de la campaña.

Llamada a la unidad

Trump también llamó a la unidad del Partido Republicano pero los esfuerzos del establishment para detenerle no cesan. Este jueves se reunirán a puerta cerrada en Washington varios líderes del partido con ese mismo objetivo, según informó Politico que obtuvo una carta con la convocatoria.

Es probable que ahora que Rubio se retiró, Kasich se convierta en el nuevo candidato protegido por el establishment.

En Ohio, donde es gobernador, Kasich le dijo a sus seguidores que seguirá en campaña hasta julio, con el fin de asegurar la nominación republicana. "Vamos a llegar hasta el final en Cleveland y aseguraremos la nominación republicana", dijo en la Baldwin Wallace University.

Helen Aguirre, que fue asesora en la campaña de Jeb Bush, le dijo a Univision Noticias que es probable que haya un trasvase de buena parte de los votantes de Rubio hacia Kasich. Pero Kasich ya no puede aspirar matemáticamente a la nominación y sus opciones pasan por restarle el mayor número de delegados posibles a Trump de aquí al verano.

"¿Tiene Kasich dinero y estructura para hacer frente a Trump en los próximos estados en votar? Quizás sea ya demasiado tarde", afirmó Aguirre.

Lo cierto es que incluso si Trump consigue la nominación, sus enemigos en el Partido Republicano podrían impulsar a un tercer candidato, aprovechando que existe un gran apetito por esa opción.

Cuatro de cada diez votantes republicanos este martes dijo en los sondeos a boca de urna que votarían por un tercer candidato si Trump es el nominado en noviembre.

Un buen dato que deja esta noche para Trump es el masivo apoyo en Florida, el estado más codiciado por los dos partidos en noviembre.

En Florida consiguió más de un millón de votos, solo unos 20,000 menos que la demócrata Hillary Clinton, a pesar de que él competía contra tres rivales y la exsecretaria de Estado solo contra uno.

"Ése es un dato muy importante que demuestra que Florida será de nuevo uno de los grandes campos de batalla en noviembre", señaló Susan MacManus, politóloga de la Universidad del Sur de Florida.

Siga esta noche la amplia cobertura de este supermartes 3 en nuestra web y el programa especial "Así vamos" por Univision de 9pm ET / 8C hasta las 10pm ET / 9C

Lea también:

Más contenido de tu interés