null: nullpx
México

"¿Ustedes hicieron esa infamia?": una tía relata cómo entregó a los presuntos asesinos de la pequeña Fátima

Irma Reyes narró a medios mexicanos cómo llegaron a su casa los dos sospechosos de la violación y homicidio de la niña Fátima Aldrighett y cómo los hizo confesar su crimen. Se negó a recibir la recompensa en metálico ofrecida por el gobierno de Ciudad de México. "Yo solo quiero justicia", sostuvo.
21 Feb 2020 – 08:43 AM EST

La denuncia de un tía del hombre detenido con relación al caso de Fátima Aldrighett, la niña de siete años brutalmente asesinada en el sur de la Ciudad de México, ha sido clave para descifrar este homicidio que ha conmovido al país.

Medios mexicanos entrevistaron a Irma Reyes, quien dice que es tía de Mario Alberto Reyes Nájera, detenido desde el miércoles junto con su pareja Gladis Giovanna Cruz Hernández por su presunta implicación en el secuestro, la violación y el homicidio de la menor ocurrido hace unos 10 días. Ambos serán trasladados este viernes a reclusorios en la Ciudad de México luego de que un juez giró órdenes de aprehensión en su contra.

De acuerdo con versiones de prensa, después de cometer el crimen Reyes y Cruz huyeron con sus tres hijos de Ciudad de México y llegaron a la casa de la tía, en el municipio de Isidro Fabela, en el Estado de México, el 16 de febrero, cinco días después de la desaparición de Fátima.

A Irma Reyes le extrañó la presencia de su sobrino, a quien no veía desde hacía 22 años cuando falleció su hermano Pepe. El sospechoso se presentó como "el hijo de Pepe".


La tía los recibió y les facilitó una pequeña vivienda de dos cuartos con techo de láminas de cartón, a pocos metros de su casa y les dio unas mantas para cubrirse.

También les dijo que mientras se conseguía un trabajo podían quedarse ahí y luego mudarse.

La noticia en la televisión dispara las sospechas

Transcurrieron tres días en los que la tía no los vio. Al cuarto se consiguió a su sobrino y le preguntó si ya había conseguido algún trabajo. "Sí tía, andamos en eso", le respondió Irma Reyes, entrevistada en Milenio.

La tía le dijo que los niños podían ir a su casa a ver la televisión, pero uno de los pequeños respondió: "Es que mi papá no nos deja ver la tele".

Hacia la tarde del martes Irma Reyes y Mayela Hernández, quien vive con ella, vieron por la televisión la fotografía de Giovana y dudaron si era la misma mujer que acompañaba a su sobrino, pero luego vieron la foto de Mario y ya ató los cabos.

"Enseguida bajé, los encaré y fue cuando me confesaron todo lo que había pasado”, cuenta la tía.

"¿Ustedes hicieron esa infamia? Están en la tele. ¿Fueron ustedes, verdad", les preguntó.

"Yo no fui. Fue ella", acusó Mario Reyes a Giovana Cruz, según el relato que da la tía a Milenio.

Cruz primero dijo que quería entregarse a la policía, pero su pareja se negaba, diciendo que a él no lo buscaban y que debía cuidar de sus hijos.

Al preguntarles qué le habían hecho a la niña, la mujer explicó que Mario Reyes, quien presuntamente consume drogas, le había exigido "una novia joven", so pena de agredir sexualmente a sus hijas, de acuerdo con una versión del diario El Universal.

Cruz les habría confesado a la tía que como Mario "estaba en la casa con mis hijos, dijo que, si no iba a verlo con alguna de las niñas, con mis hijos y yo me espanté ... y fui y se la traje (a Fátima)”.


Los sospechosos le explicaron a la tía que al ver que la desaparición de Fátima cobró mucha notoriedad tuvieron miedo y decidieron matarla.

Ella dijo que cuando Reyes salió de la habitación Cruz se hincó para pedirle ayuda, mientras que su sobrino no mostraba arrepentimiento.

Ahí decidieron que no podían continuar ayudándolos. "Él pensó que yo lo iba a encubrir por ser mi sobrino. Y le dije: 'Tienes que responder por tu delito'".

Luego, con la excusa de que las acompañaran para acercar a Cruz al pueblo para que se entregara, hicieron tiempo, mientras otros de sus familiares habían llamado a la policía municipal.

Mario Reyes intentó sobornar a los policías que lo aprehendieron, pero los funcionarios no aceptaron y después llegaron refuerzos de la Guardia Nacional.

Los niños de la pareja fueron retirados del lugar por parte de la mamá de Mario, quien llegó a recogerlos.

No quiere recompensa sino justicia

Al hacer un balance de las pesquisas del caso, el secretario de Seguridad Ciudadana de Ciudad de México, Omar García Harfuch, manifestó este jueves en rueda de prensa que tras trabajo de campo se logró la ubicación del domicilio donde se encontraban los dos presuntos responsables del crimen.

"El personal de campo de la SSC se entrevistó con la persona que hizo la denuncia y confirmó una vez más el domicilio. Con dicha información se solicitó la colaboración de las autoridades de esta entidad federativa, y finalmente se detuvo a los imputados", señaló García Harfuch.

"No fue por dinero el móvil. Queremos evitar una situación de morbo y decir que no fue por dinero", subrayó García Harfuch, excusándose de dar más detalles.

La tía del implicado dijo a Milenio que no quiere la recompensa de cerca de 100,000 dólares que ofreció el gobierno capitalino por información sobre el paradero de los sospechosos. También teme a posibles represalias por parte de sus allegados.

"Tiene que haber justicia. Y no quiero lucrarme con esto. Yo no sé nada de si van a dar... yo solo quiero que se haga justicia", concluyó.

Imágenes de dolor e indignación en México por el secuestro y asesinato de Fátima, una niña de siete años

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MéxicoFeminicidiosAsesinatosAbuso InfantilJusticia

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.