null: nullpx

Una nueva herramienta canina en la lucha contra los depredadores sexuales

Una perrita labrador-llamada WillowWillow es capaz de olfatear teléfonos celulares, tarjetas de memoria y otros dispositivos de almacenamiento de memoria, cuando los investigadores realizan órdenes de cateo contra depredadores infantiles.
18 Feb 2020 – 06:01 PM EST

Willow, una perrita labrador-inglesa de 2 años es una nueva herramienta de trabajo más en la lucha contra los depredadores de niños.“Huele, huele, muéstrame, muéstrame”, son las órdenes que recibe Willow, por parte de su entrenador, el detective Ron Burleson.

Con su pata izquierda, el animal le señala donde encontrar los dispositivos electrónicos de almacenamiento de información que pueden guiar a las autoridades a resolver casos de explotación o abuso infantil y de pornografía infantil almacenada en tarjetas microSD, unidades de memoria USB, discos duros, teléfonos celulares y tabletas.

“Muy bien…buena perrita”, dice el entrenador quien se mete la mano a la bolsa de su pantalón y le da comida como premio a Willow.“Desde noviembre de 2019 a la fecha hemos trabajado juntos en seis órdenes de cateo”, dijo Burleson. “Algunos casos están abiertos y se analiza la memoria de computadoras, antes de presentar la evidencia y usarla para entablar una acusación judicial”.

Willow está entrenada para detectar el químico utilizado para recubrir ese tipo de aparatos. “Cuando hay una investigación Willow busca donde un sospechoso pueda esconder esos dispositivos fuera de la vista de un investigador, añadió Bárbara Medina, portavoz de la Fiscalía de Distrito del Condado de San Diego.En California, Willow es la primera mascota entrenada para olfatear todo tipo de dispositivos electrónicos utilizados por los ofensores de menores de edad.

La perrita hace su trabajo en el Grupo de Trabajo sobre Delitos contra Niños en Internet (ICAC), el Departamento de Policía de San Diego y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de San Diego.“Nuestro objetivo con ICAC es salvar a los niños”, dijo Burleson, quien señaló que Willow encontró un USB escondido en el interior de un calcetín de un sospechoso.

Los perros K9 tienen una larga historia en la aplicación de la ley como perros detectores de drogas, incendios provocados y detección de bombas.Pero la especialidad de detección de dispositivos electrónicos ocultos solo existe desde 2012, cuando la Policía Estatal de Connecticut entrenó al primer perro K-9 de detección de almacenamiento electrónico en el mundo.

Gracias al doctor Jack Hubball, un químico de la Policía Estatal de Connecticut se descubrió que todos los dispositivos con una placa de circuito, como discos duros, memorias USB y tarjetas SD están cubiertos con un químico para evitar el sobrecalentamiento llamado óxido de trifenilfosfano (TPPO).Después que son entrenados, los perros olfatearán ese químico para obtener una recompensa. En el caso de Willow, su premio son tres tazas de comida al día, pero solo después de que olfatea un dispositivo.

Cuando un perro de detección electrónica determina que hay un olor único, se quedan sentados para alertar a sus entrenadores. Cuando el perro está en lo correcto, se le retribuye con alimento.“Dos o tres veces al día le estoy ocultando los dispositivos de almacenamiento electrónico a Willow y luego entrenamos y trabajamos”, dijo Burleson. “Así es como se alimenta”.Willow pasó cuatro meses entrenando con Todd Jordan, cuyo primer perro de detección electrónica, Bear, hizo un descubrimiento clave en el caso de crímenes sexuales infantiles contra el ex portavoz de Subway, Jared Scott Fogle, acusado y convicto en 2015 por distribución de pornografía infantil y conducta sexual inapropiada con una menor.

Bear, también un perro labrador participó en otras cuatro investigaciones, incluida la detención del entrenador de gimnasia olímpica Marvin Sharp, acusado de abuso sexual de niños. El perro fue vendido después al Departamento de Policía de Seattle para ayudar a investigar delitos en Internet. Por su parte, Willow ha estado trabajando en el condado de San Diego y participó en su primera búsqueda local hace unas semanas en la casa de un delincuente sexual registrado.

“Registramos la casa y Willow pudo encontrar un teléfono celular que se había extraviado anteriormente durante la búsqueda”, dijo Burleson.

Durante su primer año y medio de vida, Willow fue entrenada como una perrita de servicio para confortar a las personas, pero después hubo un cambio en su profesión a convertirse en una perra K9 de detección electrónica.

“Ella es muy inteligente” indicó Burleson. “Cuando está en la oficina sabe que es hora de trabajar y cuando vamos a casa, sabe que es la mascota de la familia”.

De acuerdo con Burleson, Willow y el Grupo de Trabajo sobre Delitos contra Niños en Internet (ICAC), el Departamento de Policía de San Diego y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de San Diego anticipan tener que trabajar en unos 2,000 casos este año.El financiamiento para comprar Willow, que costó alrededor de $ 12,000, provino de la Fundación de la Policía de San Diego a través de un donante anónimo, dijo Burleson.

Con “mucho colmillo” se gradúan perros policías del condado Harris

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.