null: nullpx
Crímenes

Una adolescente confesó haber enterrado a su bebé porque nació muerto: ahora está siendo acusada de asesinato

Nadie notó que la joven que estudiaba el último año de secundaria estaba embarazada. Se trató de un secreto que solo ella y su ginecólogo sabían. Brooke Skylar Richardson enfrenta un juicio por homicidio agravado por el cual podría ser condenada a cadena perpetua.
5 Sep 2019 – 5:18 PM EDT

En mayo de 2017 después de su graduación, una joven de 17 años de Carlisle, Ohio, dio a luz en el baño de su casa. Después enterró el cuerpo en el patio trasero al asegurar que la bebé nació muerta. Ahora, la joven podría ser condenada a vivir en prisión el resto de su vida.

Brooke Skylar Richardson hoy cuenta con 20 años y enfrenta un juicio por enterrar el cuerpo de su bebé en el patio de su casa. Ni sus compañeros de escuela o su familia sabían que estaba embarazada, era un secreto que solo ella y su ginecólogo sabían. Así lo reportó Fox19 el pasado martes.

Richardson le contó a William Andrew, su ginecólogo, dónde lo había enterrado por lo que el médico informó sobre la muerte del bebé al Departamento de Salud Pública de Ohio.

La joven que estudiaba el último año de secundaria vestía el uniforme de porrista, usaba un bikini en primavera, incluso llevó un vestido color rojo al baile de graduación y nadie notó que estaba embarazada. Así lo dijeron los fiscales durante el inicio del juicio que comenzó el pasado martes en el condado de Warren.

Durante el juicio, los fiscales informaron que a la medianoche del 7 de mayo de 2017 la adolescente fue al baño donde dio a luz.

Richardson tomó una pala y fue al patio trasero de su hogar donde enterró al bebé. Sin decir nada a nadie volvió a entrar a su casa, dijeron los fiscales.

Richardson pasó los siguientes dos meses preparándose para entrar a la Universidad de Cincinnati hasta que el 17 de julio la policía llamó a su puerta. El ginecólogo de la adolescente había reportado la muerte del bebé al forense del condado de Warren. Los restos del niño fueron descubiertos por los detectives, describió el diario The Washington Post .

Richardson está acusada de asesinato agravado. Los fiscales insisten en que la causa de la muerte fue homicidio y que la joven enterró las pruebas para poder continuar con un “estilo de vida adolescente”.

La historia ha sido replicada en los tabloides que acusan a la joven de asesinar a su hijo por que ella y su familia “estaban obsesionadas por las apariencias”, según lo declaró David P. Fornshell, fiscal del condado de Warren en 2017.

Este martes durante el inicio del juicio de la joven, Charles H. Rittgers, abogado de Richardson, reconoció que la joven ocultó su embarazo, pero insistió en que dio a luz en medio de la noche a una niña muerta.

“Estaba demasiado asustada para decir algo. Enterró el cuerpo en secreto”, dijo Rittgers a los integrantes del jurado.

El recuento

Julie Kraft, la fiscal auxiliar del condado de Warren, dijo durante la audiencia que todo comenzó en agosto de 2016 cuando Richardson terminó una relación con un joven con el que salió durante un mes.

Durante la primavera de 2017 sus familiares se dieron cuenta de que la joven había engordado pero confundieron su peso a los desórdenes alimenticios que sufría.

El joven con quien había tenido una relación era Trey Johnson, quien el martes dijo que comenzaron a verse desde el año 2016 y que tuvieron relaciones sexuales en dos ocasiones, una de ellas sin protección. Johnson fue el primer testigo durante el juicio pero informó que Richardson nunca le dijo que estaba embarazada.


Una "confesión forzada"

Rittgers dijo ante el juez que los detectives trataron de obtener una confesión forzada de Richardson después de un largo interrogatorio. El abogado contó que negó en más de 17 ocasiones que había quemado al bebé y en 29 ocasiones que había nacido muerto.

También hay datos cotradictorios en torno a que su bebé fue quemada tras nacer. Un reporte forense finalmente indicó que no fue incinerado.


Richardson fue acusada inicialmente en 2017 de homicidio imprudente. Ahora los cargos han sido enmendados y actualmente se enfrenta a homicidio agravado, homicidio involuntario, abuso flagrante de un cadáver, manipulación de pruebas y peligro para los niños.

La joven podría enfrentar de 20 años a cadena perpetua si el jurado la condena por asesinato con agravantes y de tres a diez años si es condenada por homicidio involuntario.

Se espera que el juicio dure dos semanas.

Mira también:


Levantan altar improvisado frente a casa donde fue encontrado el cuerpo de Marlen Ochoa

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CrímenesAdolescentesMuertesBebésJuicios
Publicidad