null: nullpx
Asaltos y Robos

Ladrones con visa de turista: dan golpe a bandas que visitaron California solo para robar

Las autoridades desmantelaron dos grupos criminales con integrantes que viajaron desde Sudamérica para realizar atracos contra empresarios y dueños de casas en barrios adinerados en el sur de California. Una célula estaba integrada por chilenos y otra recibía ayuda de delincuentes colombianos.
30 Abr 2019 – 8:58 PM EDT

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Policía de Los Ángeles (LAPD) han unido fuerzas para desarticular dos organizaciones delictivas integradas por ladrones provenientes de Sudamérica, quienes han viajado a esta ciudad exclusivamente a robar a personas ricas.

Este mes, dicha alianza policiaca golpeó las operaciones de ambos grupos criminales. Una de las bandas, conocida como los ‘Turistas chilenos ladrones’, está detrás de cientos de atracos a coches y residencias en comunidades adineradas del sur de California. Cuatro sospechosos fueron arrestados el 10 de abril y se les encontró un moderno dispositivo que les permitía entrar a los autos de sus víctimas.

A principios de abril, las autoridades también detuvieron a cinco presuntos ladrones que incluso seguían durante varios días a sus víctimas, joyeros y clientes de bancos que viven o visitaban Los Ángeles. Esta célula recibía el apoyo de delincuentes que venían de Colombia únicamente a ayudar en los robos.

La Fiscalía federal presentó cargos el viernes pasado contra el quinteto acusándolo de participar en una conspiración para interferir en el comercio mediante el robo, un delito que conlleva una pena de hasta 40 años en prisión. Este grupo supuestamente obtuvo el equivalente a un millón de dólares en joyería y decenas de miles de dólares en efectivo desde octubre de 2017 y hasta su arresto este mes.

Los investigadores alegan que éstos también realizaron una serie de atracos sofisticados en San Francisco, en el norte de California; y en la ciudad de Denver, en el estado de Colorado.

El presunto líder era Federico Santiago Quiroz Lucca, de 51 años y residente de Los Ángeles. Uno de los señalados como cómplice es José Manuel López Molina, de 45 y originario de Colombia.

“Lucca supuestamente dirigió y organizó las actividades del grupo, recibiendo ayuda de varios ciudadanos colombianos que viajaron a Los Ángeles para participar en la conspiración y los robos”, señala el Departamento de Justicia (DOJ) en un comunicado.

El FBI y la Policía angelina detectaron que ambas células criminales han usado sistemas sofisticados.

Los “turistas chilenos”, por ejemplo, escogían residencias cercanas a senderos en las montañas y al entrar apilaban muebles para retrasar la respuesta de las autoridades.

No perdían tiempo: iban directo a las habitaciones principales para tomar joyas, celulares, dinero en efectivo y otros artículos de valor. Para robar cosas en los coches, éstos usaron un dispositivo que impedía que los dueños activaran las alarmas. La Policía afirma que esta red opera en tres continentes y recientemente llegó a EEUU.


Por su parte, el grupo que recibía la ayuda de criminales colombianos, elegía a cada una de sus víctimas, las espiaba durante días y tramaba un plan específico para quitarles joyas y dinero en efectivo.

“Los cómplices siguieron a las víctimas a lugares como gasolinerías y hoteles, donde los acusados supuestamente usaron un truco, como ponchar una llanta (desinflar un neumático) del auto y luego se hicieron pasar por un buen samaritano, o simplemente usaron la fuerza para robar a las víctimas”, aseguran los fiscales.

La acusación señala que el 8 de febrero de 2018, el jefe de la banda pasó cuatro horas siguiendo a un vendedor de joyas que visitó negocios en el condado de Orange. En una de sus paradas en la ciudad de Cypress, cuando la víctima regresaba a su vehículo, el ladrón chocó intencionalmente su auto por detrás y aprovechó para llevarse el equivalente a 400,000 dólares en joyas.

A otros los engañaron afuera de un evento para joyeros en el Centro de Convenciones de Los Ángeles, en el centro de la ciudad. En ese caso, una pareja de empresarios de Connecticut aceptó la ayuda de un ratero que se hizo pasar por guardia de seguridad para llevar sus pertenencias, incluyendo una bolsa que contenía unos $400,000 en joyas. Más tarde, se descubrió que se había tratado de una trampa.

Quiroz Lucca, López Molina y otro cómplice, José Oscar Cupitre Núñez, 47 años y originario de Australia, fueron arrestados a principios de abril en el norte de California. El trío había vigilado tiendas de joyas, una casa y el Centro de Convenciones de Santa Clara, donde se realizó una exhibición de joyería.

Otro acusado, Roberto Alonso Castellanos, de 48 años y vecino de Pomona, fue arrestado el 12 de abril en Las Vegas; y Roberto Meléndez Falcon, de 51, fue detenido el 13 de abril en Los Ángeles.

Los cinco serán procesados en una corte federal de Los Ángeles el 3 de mayo.


Famosos en peligro: estas celebridades fueron víctimas de la delincuencia durante sus vacaciones

Loading
Cargando galería
Publicidad