null: nullpx
Violaciones

"Era hora de buscar justicia": tras las rejas y a la espera de juicio el exginecólogo de USC acusado de abuso sexual

El doctor George Tyndall, quien trabajó como ginecólogo durante tres décadas en la Universidad del Sur de California, se declaró 'no culpable' de los 29 cargos que pesan en su contra por abuso sexual de 16 mujeres en el centro médico universitario. Las autoridades siguen intentando identificar a más víctimas de las miles de imágenes pornográficas que encontraron entre sus pertenencias.
1 Jul 2019 – 7:32 PM EDT

El exginecólogo de la Universidad del Sur de California hizo su primera aparición en corte tras haber sido arrestado la semana pasada. Se trata de un nuevo capítulo del escándalo sexual que estalló el año pasado tras una lluvia de acusaciones en contra del doctor George Tyndall, quien este lunes se declaró 'no culpable' de los cargos relacionados con el abuso sexual de 16 mujeres mientras era su ginecólogo.

El miércoles pasado la Policía de Los Ángeles puso bajo custodia a Tyndall, de 72 años y quien ha sido denunciado por cientos de pacientes durante sus 30 años de carrera. La acusación que lo ha puesto tras las rejas incluye 18 cargos por penetración sexual y 11 por abuso sexual y fraude, por los que podría enfrentar una sentencia de hasta 53 años de prisión si es encontrado culpable.

La Fiscalía no descarta que más adelante se le acuse de más crímenes, pues la Policía sigue trabajando para identificar las víctimas de fotos y videos sexuales que encontraron el año pasado durante la investigación. Cuando las autoridades allanaron un depósito rentado que el doctor visitaba con frecuencia, encontraron al menos 1,000 imágenes de mujeres desnudas y pornografía casera.

Este material se ha convertido en prueba clave del caso de Tyndall por posible abuso de sus pacientes durante los casi 30 años que fue ginecólogo en el centro médico de USC. Las acusaciones van desde manoseos inapropiados a violación y se remontan hasta 1990. Sin embargo, los cargos por los que ha sido detenido se relacionan con incidentes que van desde 2009 hasta 2016.

La jueza Teresa Sullivan ha impuesto una fianza de 2.1 millones de dólares, una suma que su abogado Andrew Flier está tratando de reducir con el argumento de que su cliente no está en riesgo de fugarse, por lo que planea solicitar que sea de $500,000.

Sullivan también ordenó al acusado entregar su pasaporte y no practicar más la medicina, aunque la defensa explicó que la licencia del doctor está inactiva desde el pasado agosto y tampoco tiene pasaporte.

Este delicado caso salió a la luz tras la publicación en mayo de un reportaje de Los Angeles Times, un escándalo que provocó la renuncia del presidente de USC y tras el que la Junta Médica estatal suspendió la licencia de médico de Tyndall.

El exginecólogo de USC llegó este lunes a la corte con un chaleco de seguridad, aunque Flier dijo que su cliente no tiene comportamientos suicidas y lo hacía por su propia protección. Sin embargo, los medios locales citan varias circunstancias a las que se podría deber que lo tuviera: durante su arresto Tyndall tenía un revólver calibre .38 que la Policía no cree que tuviera permiso para portar. Además, se quejó de dolor en el pecho y tuvo que ser trasladado al hospital para tratarlo por un par de días.

El viernes ya estaba en una cárcel del condado, según su abogado, quien también señaló que sus complicaciones médicas están relacionadas con la diabetes y problemas de corazón. "Él tenía un arma por su propia protección", alegó cuando le preguntaron por qué estaba armado cuando lo detuvieron.

Años de abuso

Tyndall ha sido acusado de hacer comentarios sexuales a sus pacientes, tocarlas inapropiadamente y prácticas irregulares en sus examinaciones como tomar fotos de los genitales e introducir sus dedos en las vaginas de las mujeres a lo largo de las tres últimas décadas. Sin embargo, el doctor ha insistido en que tanto las imagénes como el uso de sus dedos en los exámenes tenían un propósito médico legítimo y algunos de sus comentarios a pacientes fueron malinterpretados.

Tyndall supuestamente apuntaba a estudiantes menores, incluyendo a mujeres de la gran población asiática de la universidad, que no hablaban inglés fluido o no estaban familiarizadas con los procedimientos ginecológicos.

El doctor no fue investigado por la universidad hasta 2016, cuando se le permitió retirarse bajo un acuerdo beneficioso, cuyos detalles financieros no han sido revelados. Pero la Policía de Los Ángeles abrió su propia investigación y en junio allanó la casa del médico. Desde entonces, han estado acumulando evidencia para presentarla a los investigadores por potenciales cargos criminales.

En el mismo periodo, cientos de expacientes han demandado a la universidad por no responder adecuadamente a las acusaciones contra Tyndall, algunas tan antiguas que datan de la década de 1990.

El año pasado, USC dijo que había llegado a un "principio de acuerdo" para pagar 215 millones de dólares en compensaciones. Este mes, un juez federal aprobó en forma preliminar un acuerdo en la demanda colectiva.

"Era hora de buscar justicia"

Las autoridades han reiterado que la investigación permanece abierta y es posible que le imputen decenas de cargos criminales más al exginecólogo, pues más de 380 mujeres han llamado a las líneas que abrieron especialmente para denunciar algo relacionado con este caso.

Se trata de la investigación por abuso sexual más grande que ha manejado la Policía de Los Ángeles, sobre una donde el acusado es una sola persona.

"Era hora de buscar justicia", dijo la fiscal Jackie Lacey la semana pasada en la conferencia de prensa en la que anunciaron el arresto de Tyndall.

Aunque han sido cientas las denuncias recibidas, las autoridades tardaron recolectando evidencia que pudiera ayudarles a presentar cargos, pues muchos de los casos eran tan antiguos que por ley ya no podían ser llevados a corte y otros no alcanzaban el nivel de "cargos criminales".

Una de las víctimas que ha dado la cara en público para contar su historia, Daniella Mohazab, quien asegura que Tyndall la acoso sexualmente en 2016, consideró el arresto de su verdugo como "un paso inmenso para avanzar" en la búsqueda de justicia para ella y muchas otras jóvenes que vivieron situaciones similares.

"Yo me solté a llorar en el trabajo de la felicidad de que Tyndall esté tras las rejas", dijo Mohazab en una conferencia de prensa junto a su abogada, Gloria Allred. "No puedo explicar lo asustada que me sentía caminando por ahí con el pensamiento de que me podría encontrar con Tyndall en cualquier momento, en un supermercado, un café o un parque", agregó.

Una audiencia preliminar fue programada para el 12 de julio luego de que el abogado de la defensa pidió la fecha más temprana posible para iniciar el proceso judicial, donde determinarán si hay suficiente evidencia para proceder a un juicio.


Mira también:


Las víctimas de Larry Nassar cuentan en el juicio los detalles de los abusos sexuales a los que las sometió

Loading
Cargando galería
Publicidad