null: nullpx
Ejecuciones

Ejecutan en Georgia a un hombre condenado a muerte por el asesinato de su exnovia y una amiga de ella

Scotty Morrow recibió la inyección letal la noche del jueves en el correccional de Georgia. Fue sentenciado a pena capital en 1999 por el asesinato de su exnovia, tras la ruptura de la relación sentimental. Sus abogados intentaron detener la ejecución, pero la Corte Suprema del estado denegó la solicitud.
3 May 2019 – 3:32 AM EDT

El estado de Georgia ejecutó este jueves al convicto Scotty Morrow, condenado a muerte por asesinar en 1994 a su exnovia y a una amiga de ella. Es la primera ejecución de este año en el estado y la quinta en Estados Unidos.

Morrow, afroestadounidense de 52 años, recibió la inyección letal en una prisión de Jackson, dijeron las autoridades del Departamento Correccional de Georgia. Lo declararon muerto a las 21:38 hora local.

Antes de su ejecución, el condenado pidió para cenar una hamburguesa, wafles con pollo, dos perros calientes, una bolsa de palomitas de maíz; medio litro de helado de nueces pecan de postre y una limonada grande.

Morrow, que tuvo dos hijos y cuatro nietos, recibió las visitas de diez de sus familiares, un amigo, dos religiosos y sus abogados.

Un crimen espantoso

El 29 de diciembre de 1994, Morrow recibió una llamada de su exnovia Barbara Ann Young en la que ella le comunicó que rompía definitivamente la relación, pese a los intentos del hombre por reconciliarse, refiere la agencia Efe.

De acuerdo con el relato de los fiscales que investigaron el caso, semanas antes de esa llamada Morrow aterrorizó a Young, abusando sexualmente de ella y maltratándola físicamente.

Esa misma noche, Morrow condujo su automóvil hasta la casa de su exnovia, al norte de Atlanta, donde la mujer se encontraba acompañada de su hijo de cinco años y de sus amigas Tonya Woods y LaToya Horne.

Young se encondió en el baño, y Morrow disparó en el estómago a Woods y luego fue a por su exnovia. Tumbó la puerta, la golpeó y la mató de un disparo en la cabeza.

Después regresó al lugar donde quedó malherida Woods a quien dio otro tiro en la cabeza y también disparó, en este caso en la cara, a Horne, que sobrevivió.

Pidió clemencia

Fue condenado por los asesinatos y sentenciado a muerte en 1999. Pero la decisión fue revisada en 2011 por considerarse que fue mal defendido en el juicio, pues sus abogados no dijeron que en su niñez había sido abusado y violado, indica AFP.

No obstante, la Suprema Corte de Justicia de Georgia rechazó esa sentencia y dejó en firme la condena a muerte.

Su equipo legal perdió una solicitud de clemencia y, en un intento de bloquear la ejecución, presentó una petición judicial argumentando que el juez cometió un error y que la sentencia de muerte de Morrow era inconstitucional, indica el Daily Mirror.

En la petición, Morrow asume toda la responsabilidad de los asesinatos, atribuyéndolos a "su amor por Young y su familia, y su incapacidad para rescatar su relación", informaron los medios de comunicación locales.

En Georgia se ha ejecutado a 71 hombres y una mujer desde que el Tribunal Supremo de Estados Unidos reinstauró la pena de muerte en 1976, indica un comunicado del correccional. Morrow es el quincuagésimo recluso condenado a muerte por inyección letal. Actualmente hay 49 hombres condenados a pena capital en Georgia.


Mira también:


¿Dónde se aplica la pena de muerte en EEUU?

Loading
Cargando galería
Publicidad