Asesinatos

Condenan al adolescente que decapitó a su amigo de la escuela por celos

El acusado enfrenta una condena de cadena perpetua con la posibilidad de salir libre al cumplir 30 años de cárcel, porque era un menor al cometer el crimen. En uno de los mensajes que lo incriminaron él se describió como una persona celosa.
16 May 2019 – 5:38 PM EDT

Un joven de 18 años fue declarado esta semana culpable de asesinato en primer grado por matar con saña a un compañero de escuela con el cual tenía una disputa amorosa en Massachusetts. Las autoridades alegan que el acusado le cortó la cabeza y las manos a su víctima para que no pudieran identificarla.

Mathew Borges enfrenta una cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional después de cumplir 30 años tras las rejas porque tenía 15 años cuando supuestamente apuñaló hasta la muerte a Lee Manuel Villoria-Paulino, de 16 años, el 18 de noviembre de 2016.

Según los fiscales, este homicidio se derivó de un arranque de celos por una muchacha. El cuerpo decapitado y sin manos de Villoria-Paulino fue encontrado por una mujer que paseaba a su perro en las orillas del río Merrimack el 1 de diciembre de 2016. Detrás de las mutilaciones había un propósito macabro: dificultar lo más posible la investigación de la Policía y convertirlo en un crimen sin resolver.

“Nada puede traer a Lee Paulino a su familia, que obviamente lo ama y lo extraña mucho. Espero que este veredicto les brinde un poco de consuelo y paz”, expresó el fiscal del condado de Essex, Jonathan W. Blodgett, a través de un comunicado.

Borges será sentenciado el próximo 9 de julio. La Fiscalía explicó que ese día no le impondrán una cadena perpetua sin la opción de ser liberado bajo palabra por una orden de la Corte Suprema de Massachusetts que en 2013 prohibió tal castigo contra un menor de edad.

Un jurado integrado por cinco mujeres y siete hombres lo encontró culpable tras un día de deliberaciones y un juicio que duró casi dos semanas. La prensa reportó que Borges no mostró ninguna emoción cuando se leyó el veredicto, mientras que algunos familiares y amigos de su víctima lloraron en las bancas de la corte.


El abogado de Borges, Edward Hayden, explicó que los padres de su cliente no se presentaron para evitar el acoso de la prensa. Después del veredicto, el joven pidió hablar con su madre.

“Ella (la madre del acusado) ha estado en contacto conmigo todos los días a lo largo del día y se preocupa profundamente por su hijo, así como su padre”, dijo Hayden, según reporta el diario Boston Glove. “Ellos simplemente no querían estar aquí”, agregó el litigante.

Durante el proceso penal, los fiscales dijeron que Borges estaba celoso por el tiempo que Villoria-Paulino pasaba con una muchacha en su escuela secundaria. Ambos jóvenes fueron capturados por una cámara de vigilancia mientras salían de la casa de la víctima en Lawrence y caminaban hacia el río Merrimack el 18 de noviembre de 2016, fecha en que se reportó la desaparición del menor.

El canal WCVB informó que los médicos forenses encontraron 76 heridas en el cuerpo de Villoria-Paulino.

En los argumentos finales del juicio, los fiscales mostraron mensajes de texto y escritos en Messenger que Borges le envió a una compañera de clase que le gustaba, a quien acusó de tener una relación secreta con Viloria-Paulino. También reconoció que estaba celoso por eso, informó el Boston Glove.

“Te quiero, pero estoy pensando en todos tus amigos. No seré capaz de lidiar con eso. Soy una persona demasiado celosa”, escribió Borges a la muchacha el 8 de noviembre de 2016, según el mismo diario. “Ahora me pongo celoso, imagínate si estuviéramos juntos”, agregó el presunto asesino.

En otro mensaje, Borges le habría anticipado a la joven lo que tenía en mente. “Mírame bien a los ojos la próxima vez que hablemos porque será la última vez que los veas así”, escribió el 17 de noviembre de 2016, un día antes del asesinato. “Sé lo que voy a hacer y no puedo hacer nada al respecto. La gente notará una gran diferencia en mí una vez que mis ojos se vuelvan muertos”, agregó.

Dos amigos de Borges y Villoria-Paulino, médicos forenses y especialistas en antenas de teléfonos celulares testificaron en el juicio, según la prensa.

El acusado se reservó su derecho a hablar a su favor, pero su abogado argumentó que los testigos de la Fiscalía mintieron y afirmó que no había evidencia física que relacionara a su cliente con el crimen.

Estos son 6 casos de asesinos seriales que la policía no ha resuelto

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AsesinatosPolicíaJuicios CárcelCondenas
Publicidad