null: nullpx
Condenas

Condenan a 34 años de cárcel a policías mexicanos por atacar agentes de la CIA en 2012

De manera adicional, a los policías mexicanos se les impuso una multa de 94,600 dólares (unos 1.8 millones de pesos) como reparación del daño. En su momento, los agentes mexicanos declararon a las autoridades que atacaron el vehículo por haberlo confundido durante un operativo para detectar y apresar a un grupo delictivo que se dedicaba al secuestro.
19 Jun 2019 – 12:29 AM EDT

Doce policías federales mexicanos fueron condenados este martes a 34 años de prisión por el ataque que dejó heridos a dos miembros de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, el 24 de agosto de 2012.

Además a los policías mexicanos se les impuso una multa de 94,600 dólares (cerca de 1.8 millones de pesos) como reparación del daño, informaron fuentes del Poder Judicial al dar a conocer el fallo en su contra.

Griselda Saenz Horta, titular del juzgado cuarto de distrito en materia penal con sede en el estado de Morelos, encontró culpables a los 12 policías de los delitos de tentativa de homicidio y daño en propiedad ajena; otros dos fueron absueltos.

El ataque en Tres Marías

El 24 de agosto del 2012, dos funcionarios de seguridad de la embajada de Estados Unidos resultaron heridos al ser tiroteados por policías cuando viajaban en un vehículo blindado y con matrículas diplomáticas en la carretera México-Cuernavaca, a la altura del poblado conocido como Tres Marías.

La camioneta, en la cual también viajaba un oficial de la Secretaría de Marina mexicana, recibió al menos unos 40 disparos de los 14 miembros de la Policía Federal (PF), que fueron puestos bajo arresto preventivo mientras se investigaba el confuso incidente. En su momento, la hoy extinta Procuraduría General de la República señaló que los policías federales "no respetaron el manual de uso de protocolos para el uso de la fuerza" además de señalar que dicho ataque " fue planeado y directo".

En una rueda de prensa de la fiscalía en noviembre de 2014, las autoridades señalaron que los oficiales que dispararon en contra de dos agentes de la CIA y de un elemento de la Marina de México, no usaban uniforme ni se transportaban en patrullas de la Policía Federal, como indicaron al momento de ser detenidos.

Posteriormente las versiones señalaron que los dos agentes de la CIA se dirigían a un lugar donde iban a participar en un curso de capacitación para integrantes de las fuerzas armadas mexicanas, en un campo de entrenamiento en el Estado de México.

En tanto los agentes mexicanos declararon a las autoridades que atacaron el vehículo por haberlo confundido durante un operativo para detectar y apresar a un grupo delictivo que se dedicaba al secuestro.

En noviembre de ese año, un juez federal dictó auto de formal prisión contra Juan Manuel Pacheco Salgado, quien se desempeñaba como inspector general de la Policía Federal, fue acusado de encubrir a los 14 agentes involucrados en el ataque. Pacheco Salgado ordenó a los policías que se uniformaran y que abordaran las patrullas para ir a declarar ante el Ministerio Público con la intención de pasar desapercibidos. Sin embargo, el inspector habría enfrentado el proceso en libertad tras el pago de una fianza que permite la libertad bajo caución ya que el delito de encubrimiento no está tipificado como grave en el Código Penal Federal.


La emboscada

Las fotos del ataque a una camioneta Toyota color gris, un modelo utilizado por los agentes antidrogas y otros empleados de la embajada estadounidense que trabajan en México, mostraban varios agujeros de bala. La embajada de EEUU calificó en su momento el ataque como una "emboscada".

Después del ataque ninguna autoridad mexicana reveló la identidad de los dos agentes estadounidenses heridos, por su parte el Departamento de Estado de EEUU se negó a hacer comentarios relacionados con la investigación. Medios locales identificaron a los heridos como Chess Honns Garner y Stan Dove Boss. En su oportunidad, el diario The New York Times señaló que ambos pertenecían a la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA).

La agencia AP destacó que los voceros de la Policía Federal mexicana habían comunicado que se había tratado de un caso de confusión de identidades, que los oficiales se encontraban investigando el secuestro de un empleado del gobierno ocurrido en esa zona.

Una de las líneas de investigación del caso, era que los miembros del cártel de los Beltrán Leyva atacaron a las personas que viajaban en la camioneta por que algunos de sus vigilantes los habían visto pasar por el área y supusieron que se encontraban investigando sobre el cártel. La zona de la autopista México - Cuernavaca, al sur de la capital del país ha sido señalada como territorio del cártel de los Beltrán Leyva.

Mira también:


En las entrañas de los laboratorios de los narcos de Sinaloa: desmantelan un negocio de 160 millones

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CondenasMéxicoCIAPolicíaAmérica Latina
Publicidad