Cinco miembros de la MS-13 apuñalaron 100 veces a un joven de 16 años y luego le prendieron fuego, según la policía

El cuerpo de Jacson Chicas, originario de El Salvador y supuestamente miembro de la misma mara, fue tirado en una carretera de Virginia después de que lo apuñalaron en una casa. Su madre afirma que se fueron del país por la banda y que el joven les pidió que lo mataran a él y no hicieran daño a su familia.
18 Mar 2019 – 2:12 PM EDT

Su cuerpo apareció en mitad de una carretera, envuelto en llamas. Fue un oficial de la oficina del alguacil del condado Stafford, Virginia, quien lo descubrió por casualidad el pasado 9 de marzo a las 5:00 am.

El funcionario, al ver el fuego, paró su auto y descubrió que se trataba de una persona. Lo que aún no sabía es que el joven fallecido era Jacson Chicas, un joven de 16 años, cuya desaparición había sido denunciada por sus familiares.

Tras el hallazgo, la oficina del alguacil publicó una foto de un tatuaje que la víctima mortal tenía en el antebrazo: una mujer con un dedo en la boca haciendo el gesto de silencio. La investigación trató el incidente como un homicidio y condujo al arresto de varios sospechosos acusados de ser miembros de la MS-13.

De esta manera, las autoridades consiguieron llegar al lugar donde el joven Chicas había sido torturado hasta la muerte: una casa en Landover Hills, el condado de Prince George, situado en Maryland.

Los investigadores de Stafford y los de Prince George lograron una orden judicial para poder entrar al interior de la vivienda, situada en la calle Varnum. " Está claro que el asesinato se produjo ahí", explicó Brian Reilly, jefe de la división de investigaciones criminales de la policía de Prince George.

Ahora, las autoridades creen que todo fue una reyerta entre miembros de la peligrosa MS-13. En una conferencia de prensa, Reilly explicó que el joven recibió 100 puñaladas y que el propio fallecido era parte de la mara.

"La víctima en este caso era parte de esta banda y fueron sus amigos de esta banda los que lo traicionaron", subrayó. Los jóvenes formaban parte de un grupo de la MS-13 con sede en Virginia, pero que se reunieron en la casa de Landover Hills, en Maryland el pasado 8 de marzo. En el interior de la casa hubo un enfrentamiento que acabó en la muerte de Chicas.

"Fue asesinado en la casa tras ser apuñalado 100 veces, después agarraron su cuerpo, manejaron de vuelta a Virginia y tiraron el cuerpo en un lado de la carretera y le prendieron fuego", indicó Reilly, quien reveló que hay cinco detenidos acusados de asesinato.

Los arrestados son José Ordóñez-Zometa, de 29 años; Jonathan Castillo-Rivera, de 20; Kevin Rodríguez-Flores, de 18; y José Hernández-García, de 25. Christian Martínez Ramírez, de 16 años, también está detenido y acusado como un adulto.

Según explicó la policía, Ordóñez-Zometa era el líder de la pandilla y precisamente vivía en la casa donde ocurrió la brutal agresión. La investigación se está llevando a cabo con la colaboración de varias agencias locales, estatales y el FBI.

Lo que aún las autoridades desconocen es el motivo exacto por el que el joven de 16 años fue asesinado. Sin embargo, Reilly está convencido que los arrestados querían "mandar un mensaje".

"Fue apuñalado unas 100 veces", dijo Reilly. "Eso revela cuán violento fue este ataque y cómo no fue solo una persona la que hizo esto", explicó.

Para proteger a la familia, según su madre

En declaraciones a 4 Washington, la madre de Chicas sostuvo que el joven fue forzado a formar parte de la MS-13 y por esa razón la familia huyó de El Salvador.


Sin embargo, en Estados Unidos no fue capaz de escapar de la influencia banda y por eso comenzó a vivir en otra casa, separado para "proteger a sus padres y hermanos del peligro" de la banda.

La mujer, que prefirió que no se revelara su nombre, afirmó que sus compañeros de la MS-13 lo acusaron de haber hablado con la policía por lo que lo habían amenazado con matar a su familia. Sin embargo, él les pidió que lo asesinaran a él y no a sus seres queridos.

La madre reconoció que supo que su hijo estaba muerto cuando vio la foto del tatuaje difundida por las autoridades, aunque no supo hasta después cómo lo habían matado.

En fotos: El rostro femenino (pero igual de violento) de la pandilla Mara Salvatrucha

Loading
Cargando galería


Publicidad