null: nullpx
Logo image
Juicios

Dictan cadena perpetua para Darrell Brooks, quien causó seis muertes tras arrollar un desfile de navidad en Wisconsin

La jueza del condado de Waukesha Jennifer Dorow decretó para Darrel Brooks condena de cadena perpetua sin posibilidad de quedar en libertad bajo vigilancia. Sobrevivientes y familiares de las víctimas lo confrontaron duramente durante el juicio.
Publicado 17 Nov 2022 – 01:41 AM EST | Actualizado 17 Nov 2022 – 02:38 AM EST
Comparte
Cargando Video...

La Justicia estadounidense condenó este miércoles a cadena perpetua a Darrell Brooks, autor del atropello contra un desfile navideño en Waukesha, Wisconsin, que el año pasado dejó seis muertos y más de 60 heridos.

La jueza del condado de Waukesha Jennifer Dorow decretó para Brooks, de 40 años, cadena perpetua sin la posibilidad de quedar en libertad bajo vigilancia, después de que en octubre un jurado lo hallase culpable de los seis cargos de homicidio intencionado en primer grado por los que estaba acusado.

El 21 de noviembre de 2021, Brooks Jr. embistió con su Ford Escape rojo el desfile navideño que se desarrollaba en el centro de Waukesha. Seis personas murieron, entre ellas un niño de 8 años que marchaba con su equipo de béisbol y tres miembros de un grupo conocido como las Dancing Grannies. Otras decenas de personas resultaron heridas.

Brooks fue detenido por la policía tres días después. El condenado ha estado entrando y saliendo de la cárcel en los últimos veinte años, y tiene antecedentes criminales en Wisconsin, Nevada y Georgia.

Cuando cometió el ataque contra la feria navideña, Brooks estaba en libertad bajo fianza por haber atropellado semanas antes a una mujer con su auto.

Sobrevivientes y familiares de víctimas confrontaron a Darrell Brooks en el juicio

Casi un año después del trágico suceso, decenas de personas que resultaron heridas o vieron a sus seres queridos muertos o heridos desataron emociones crudas y rabia en el tribunal el martes mientras rogaban al juez que encerrara a Brooks de por vida.

El mes pasado, un jurado lo condenó por 76 cargos, incluidos seis de homicidio doloso en primer grado y 61 de imprudencia temeraria.

La audiencia de sentencia del martes marcó la primera vez que las víctimas y los supervivientes pudieron dirigirse a Brooks, quien optó por representarse a sí mismo durante su juicio, que duró un mes y estuvo marcado por sus erráticos arrebatos.

Brooks estaba esposado el martes mientras se sentaba en la mesa de la defensa, vestido de naranja y con una mascarilla quirúrgica. A veces movía la cabeza o miraba hacia abajo con las manos juntas. Se negó a responder a su propio nombre, interrumpió con frecuencia la jueza Dorow, quien a menudo hizo que los alguaciles lo trasladaran a otra sala, donde podía participar a través de una cámara, pero ella podía silenciar su micrófono.

"Me siento destripado y roto. A veces me duele respirar", dijo Sheri Sparks, la madre de Jackson Sparks, el niño de 8 años que murió en el arrollamiento. "A mi madre le duele el alma por él". Dijo que Brooks "arrancó violentamente a Jackson de nuestras vidas".

Uno a uno, Sparks y otros contaron los horrores del accidente. Hablaron de tener pesadillas y de revivir los gritos de las madres que buscaban a sus hijos. Describieron las dolorosas lesiones, las cirugías, el sentimiento de culpa de los supervivientes y la depresión.

Más de un padre dijo que Brooks atropellaba a los niños como si fueran conos reductores de velocidad; varias personas lo tildaron de "malvado".

Aliesha Kulich, de 18 años, es la hija de Jane Kulich, una de las víctimas. Describió cómo buscaba a su madre en un hospital y cómo veía a los niños sangrando y gritando en la sala de espera. Dijo que la condena de Brooks "no hace nada por mí" y no le devolverá a su madre, que nunca la vio ir al baile de graduación o graduarse, y no la verá casarse.

"Nunca me he sentido tan sola", dijo Aliesha Kulich entre lágrimas. "Nunca pensé que sería capaz de sentir tanto dolor en mi vida".

"Todo lo que pido es que se pudra, y que se pudra lentamente", dijo el martes Chris Owen, hijo de Leanna Owen, una de las Dancing Grannies asesinadas.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés