null: nullpx
Logo image
Asesinatos

Desnutrida y con huellas de tortura: la muerte de una niña de 11 años a manos de su madre y abuelos, según fiscales

Los fiscales creen que la niña Arabella y sus hermanas menores fueron abusadas durante varios años por su madre adoptiva y los padres de ella en su casa en San Diego, en el sur de California.
Publicado 12 Nov 2022 – 05:33 PM EST | Actualizado 12 Nov 2022 – 05:33 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Una mujer y sus padres fueron arrestados en California por la muerte de una niña de 11 años, cuyo cuerpo tenía signos de tortura y desnutrición. El padre adoptivo de la menor, quien era agente de la Patrulla Fronteriza, se suicidó frente a los detectives que acudieron a su casa para investigar el caso.

La niña Arabella McCormack fue atendida por paramédicos que llegaron la madrugada del 30 de agosto a un domicilio ubicado en la cuadra 3300 de Lakeview Drive en Spring Valley, en el condado de San Diego. Luego la trasladaron a un hospital local, donde perdió la vida.

“Durante la investigación, los detectives sospecharon indicios de posible abuso infantil”, indica un comunicado de la oficina de Alguaciles de San Diego. “La Unidad de Homicidios del Alguacil respondió y asumió la responsabilidad de la investigación”, agrega.

Los fiscales alegan que Leticia McCormack, de 49 años, y sus padres, Adella y Stanley Tom, de 70 y 75 años respectivamente, abusaron y torturaron a la niña y a sus dos hermanas, de 6 y 7 años, en el transcurso de unos cinco años y medio, de acuerdo con el diario San Diego Union-Tribune.

Ahora las hermanas de Arabella están en otro hogar de crianza.


El teniente Chris Steffen, del Alguacil de ese condado, dijo en una entrevista con el mismo medio que Arabella tenía “niveles severos de desnutrición” y que en su cuerpo había moretones.

Citando una política que le exige mantener la información de las víctimas de abuso infantil “en la más estricta confidencialidad”, dicha agencia policial ha difundido pocos detalles del caso.

Arabella y sus hermanas menores llegaron en 2017 a la casa de los McCormack, quienes las recibieron como padres adoptivos temporales ('foster parents'). Dos años después se hicieron de su custodia legal. Las tres niñas eran educadas en el hogar.

El mismo día que Arabella murió en el hospital, Brian McCormack, el padre adoptivo, fue contactado por detectives cerca de su casa para tratar de obtener más información sobre el incidente, pero este sacó un arma y “se suicidó en su presencia”, según el comunicado.

Él llevaba 19 años en las filas de la Patrulla Fronteriza. Las autoridades no han informado sobre si hay sospechas de que este agente federal también participó en el abuso a las niñas.

Afrontan hasta cadena perpetua

La policía arrestó el lunes a Leticia McCormack y sus padres en San Bernardino y San Diego.

Leticia McCormack y sus padres fueron fichados en distintas cárceles. Ellos afrontan seis cargos de tortura y crueldad con un niño. A Stanley Tom también le imputaron un cargo de asesinato. Esos delitos conllevan condenan de hasta cadena perpetua. El miércoles, los tres se declararon no culpables.

“La seguridad de nuestros niños es de suma importancia para la Oficina del Alguacil. Respondemos a todos los informes que alegan abuso y negligencia infantil. Llevar a cabo una investigación precisa es un proceso largo y tedioso. La recopilación de pruebas y la realización de entrevistas deben realizarse de manera metódica mientras se protege a los niños y se preservan los derechos de los padres y miembros de la familia”, indicó la dependencia.


Leticia McCormack era voluntaria desde 2013 de la iglesia Rock Church, que tiene cinco templos en San Diego. La congregación precisó que ya inició un proceso para revocarle su ordenación, que le permitía coordinar eventos y otras actividades religiosas.

"Hemos recibido un aviso de que Leticia y sus padres han sido arrestados como resultado de la investigación del Departamento del Alguacil", dijo la iglesia en su comunicado.

“Seguimos de duelo por Arabella y sus hermanas. Lamentamos mucho que su familia y amigos estén experimentando esta pérdida y dolor inimaginables”, agregó.

La Policía pidió la ayuda del público para resolver este crimen. Quien tenga información al respecto puede llamar a la Unidad de Homicidios del Alguacil al teléfono (858) 285-6330 y, fuera del horario de atención, al número (858) 565-5200.

Si tienes pensamientos vinculados al suicidio o conoces a alguien que los tiene, hay líneas telefónicas en español e inglés de asistencia en la Línea de Prevención del Suicidio y de la Asociación Estadounidense de Prevención del Suicidio. El teléfono de ayuda es 1-800-273-8255, el servicio es gratuito, está disponible todo el tiempo y las llamadas son confidenciales.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:AsesinatosTorturaMuertesPolicíaArrestos

Más contenido de tu interés