null: nullpx
Convención Demócrata

La sombra del racismo que persiguió a Obama, la sombra del machismo que persigue a Clinton

Varias delegadas demócratas afroamericanas opinan sobre qué será más difícil para EEUU: superar el racismo o el sexismo.
28 Jul 2016 – 2:27 AM EDT

FILADELFIA, PENNSYLVANIA -- Ahora que Hillary Clinton “rompió un techo de cristal” al convertirse oficialmente en la primera mujer que logra la candidatura presidencial de uno de los grandes partidos, muchos auguran que el país avanza hacia la equidad de género y que las mujeres van camino a tener mayor influencia en la agenda política nacional.

A pesar de que las mujeres representan más de 50% de la población solo ocupan 20% de los puestos del Congreso, hay tan solo una afroestadounidense en el Senado y solo seis mujeres son gobernadoras, de 50 estados.

En una entrevista con Univision Noticias, Dolores Huerta, la conocida activista por los derechos de la mujer, aseguró que la nominación de Clinton era un “acto de justicia”.

Un sentimiento similar se produjo en 2008 cuando Barack Obama se convirtió en el primer presidente afroestadounidense, lo que para algunos indicaba un fin del racismo en la sociedad estadounidense.

Pero las recientes tensiones raciales y el surgimiento de movimientos como Black Lives Matter, que denuncian una recrudecida violencia policial contra las comunidades negras, dejan claro que todavía hay un camino por delante para superar ese lastre. Igual puede ser en el caso de la igualdad de género.

"Son problemáticas que llevan consigo muchas victorias y fracasos... Las figuras de Hillary Clinton y Obama contribuyen a un sistema más democrático, son el símbolo de que hay barreras que se están cayendo", dijo la vicepresidenta del grupo de progreso legal del Center for American Progress, Michele Jawando.

"Pero no se trata de los individuos como tal, se trata de si el sistema permite o no que rebasemos toda una historia, una cultura del machismo y el racismo" aseguró Jawando, para quien las tensiones sobre esos temas se han reverberado durante esta temporada electoral con "las constantes declaraciones de (Donald) Trump, sus insultos directos al género de Clinton y a la raza de sus críticos u oponentes".

Univision Noticias le preguntó a varias delegadas demócratas negras que asistieron a la Convención Naconal Demócrata en Filadelfia qué opinan qué serán más difícil para EEUU: superar el racismo o el machismo.


  • Shaun Brown, delegada de Virginia

"Es maravilloso tener a un presidente afro-descendiente porque nuestros hijos pueden crecer sabiendo que pueden ser presidentes. Pero creo que, incluso hoy en día, los tiroteos que suceden en las calles de EEUU son, al menos en parte, una represalia por el hecho de que tenemos a un presidente afro-estadounidense", dijo Brown.

"Mira cuanto tiempo tomó que una mujer fuera nominada a la presidencia, eso es ridiculo. Otro problema es que (las mujeres) todavía tenemos que luchar para recibir el mismo pago por el mismo trabajo”, agregó.

  • Linda Dorsey-Walker, delegada del condado de Baltimore


"Aún pienso que el racismo, y los prejuicios en contra de los afro-estadounidenses, es el impedimento más grande al progreso. No por falta de educación, porque yo tuve la fortuna de recibir una educación realmente buena, pero por el racismo insidioso que hace que la gente vea tu color de piel en vez de preguntar: ¿Cómo puede contribuir esta persona?

  • Dra. E. Lavonia Allison, presidente de la Conferencia de liderazgo de Carolina del Norte


"Las mujeres han sufrido discriminación pero nunca estuvieron en una posición de desventaja. Así que una vez les abres la puerta y te deshaces de la discriminación, ellas pueden progresar. En cambio los afro-descendientes siempre están al fondo", dijo Allison . "Así que ella (Hillary Clinton) va a poder hacer más de lo que pudo hacer Obama porque ella tiene los contactos, el dinero y la experiencia."

  • Chinyere Nnodim-Jack, delegada de California


"El racismo es muy grave ahora, pero el sexismo es todavía peor. Creo que si la ex secretaria fuera un hombre no recibiría el tratamiento que le dan ahora. Si, tenemos nuestro primer presidente negro, que fue tratado con irrespeto y palabras racistas, pero él es muy inteligente, articulado, y sobre todo ha trabajado duro para mantener al país unido, dijo Nnodim-Jack.

Por otro lado vemos a Donald Trump con todos sus insultos, ¿se imaginan si todo lo que dice fuera dicho por Barack Obama? Sería horrible. Ahora tenemos la oportunidad de poner a Hillary Clinton en el puesto de la primera mujer presidente. No significa que el sexismo desaparecerá, como no desapareció el racismo por elegir a Obama, el primer presidente afroamericano… Pero si creo ha recibido más insultos por ser negro”.

  • Connie Johnson, delegada de Oklahoma


"En mi experiencia como mujer afro-descendiente, me he dado que he recibido más discriminación por mi género que por mi raza. Ciertamente, todavía hay mucho de ambas, pero cuando incluyes a hombres afro-estadounidenses que pueden discriminar por género te das cuenta que somos marginadas por todos los hombres, independientemente de su raza".

Lea también:


Más contenido de tu interés