null: nullpx
Convención Demócrata

De cruzar el Río Grande en una balsa de neumáticos a la Convención Demócrata de Filadelfia

"Trump quiere separar familias como la mía", afirmó esta dreamer que apoyó a virtual candidata demócrata en Filadelfia.
26 Jul 2016 – 8:51 PM EDT

Astrid Silva cruzó con cuatro años el Río Grande que separa México de Estados Unidos en una balsa hecha de neumáticos, agarrada con fuerza a un muñeco, como si fuera su salvavidas. Ahora, 24 años después, se agarró al podio y le habló a centenares de delegados demócratas y millones de espectadores en la convención del partido que se celebra en Filadelfia.

"Cuando mis amigos hacían cosas ordinarias, yo no podía. Mis padres tenían miedo", dijo Astrid Silva, de 28 años, este lunes ante la Convención Nacional Demócrata para visibilizar el problema de los cerca de 11 millones de indocumentados en el país.

Ella es una dreamer. Está protegida temporalmente bajo el programa DACA que la Administración Obama promovió para proteger a los jóvenes que llegaron clandestinamente siendo niños. Su padre tiene una orden de deportación que habría evitado con el programa DAPA, congelado judicialmente y que iba a proteger a miles de padres indocumentados con hijos en situación regular.

Según defendió en el escenario de la convención, Hillary Clinton es la mejor opción política para dar una solución a los millones de indocumentados que viven, trabajan y contribuyen en Estados Unidos. " Trump quiere separar familias como la mía", aseguró sobre el rival republicano, que anunció deportaciones masivas.

La joven de 28 años, hija de un jardinero y una empleada del hogar, creció en un pequeño apartamento, compartió habitación con su hermano, se convirtió en una estudiante brillante y logró entrar en una escuela de tecnología a espaldas de sus padres, que temían que alguien descubriera que era indocumentada.

Sus padres le dijeron que "no" cuando quería ser animadora. Le dijeron que "no" cuando quiso ir a una escuela especializada. No paraban de decirle que "no". Astrid se fue dando cuenta que sus padres tenían miedo porque eran indocumentados, ella misma lo era.

El punto de inflexión en la vida de Silva llegó en el verano de 2009. Murió su abuela mexicana, que les visitaba cada año. Astrid no pudo despedir en su funeral en México; tenía, de nuevo, miedo a viajar y ser descubierta.

Fue entonces cuando Silva decidió involucrarse de lleno en el movimiento migratorio y colaborar estrechamente con el actual líder de la minoría demócrata en el Senado por Nevada, Harry Reid, a quien ahora llama "abuelito" pero al que empezó a escribir cartas llenas de tristeza, rabia y decepción. "Por políticos como él, que se han puesto en nuestros zapatos, estoy aquí hoy", dijo en Filadelfia este lunes.

Ella había luchado mucho por ser alguien de provecho. Astrid empezó la escuela sin hablar inglés. Pero a base de leer periódicos y ver el canal PBS, se convirtió en buena estudiante.

La joven, nacida en Durango, México, alcanzó gran popularidad después de que el 20 de noviembre de 2014 el presidente Barack Obama la mencionara en un discurso destinado a proclamar unas medidas migratorias para frenar la deportación de casi cinco millones de personas y que se encuentran ahora congeladas en el sistema judicial.

Con información de la redacción de Univision Noticias y de la Agencia EFE.


Más contenido de tu interés