null: nullpx
Consejos Autos

Cómo comprar un auto: el carro que más te gusta no es siempre el mejor para ti

Un consumidor bien informado y en control de sus finanzas y de sus emociones sabrá elegir el auto que más le conviene.
4 Mar 2016 – 4:22 PM EST

Después de la adquisición de la vivienda, la compra de un automóvil es la operación financiera más grande que la mayoría de las personas harán en sus vidas, una que por cierto tendrán que hacer más de una vez. Su éxito dependerá de una gran cantidad de factores, muchos de ellos son totalmente ajenos al comprador pero otros, cruciales para la obtención de un buen resultado, pueden ser controlados por un consumidor bien informado.

Es fundamental establecer expectativas realistas y centrar el esfuerzo en modelos que sea convenientes y asequibles. La conveniencia es, por supuesto, una variable subjetiva; un automóvil que le convenga a una persona puede resultar siendo un absoluto desastre para otra, pero la asequibildad es una variable que solo depende de las posibilidades financieras del comprador.

La razón

Hay una gran cantidad de criterios, generalmente muy personales, que eliminan opciones y llevan al comprador a conformar una lista corta de 3 o 4 autos de donde saldrá el ganador. Este es un paso crucial en el cual hay que tener mucho cuidado en no dejar que la emoción triunfe sobre la razón. Para lograrlo, hay dos preguntas que no debemos dejar de respondernos antes de comenzar tan siquiera a hacer una lista de vehículos:


  1. ¿Cuanto puedo pagar?
  2. ¿Qué tipo de auto me conviene?

Juan de 38 años de edad, casado y con dos hijos gana $75,000 al año y sueña con un deportivo de 8 cilindros cuyo precio sin opciones roza los $40,000. La regla general dice que el pago mensual por la compra o el lease de un automóvil incluyendo la prima de seguro, no debería pasar del 10% del ingreso bruto mensual del comprador. Bajo ese criterio Juan apenas podría pagar por el auto de sus sueños. Sin embargo el vendedor, que está cumpliendo con su trabajo, hará todo lo que sea posible para que salga detrás del volante del deportivo.

Pero, ¿ha considerado Juan que su esposa está desempleada o el costo del day care de su hijo menor? ¿O pensó Juán que su hija mayor en un año más va a ir muy incomoda en el asiento trasero del deportivo? Y, ¿dónde transportarán al pastor alemán de la familia?

Obviamente la elección de Juan requiere de un mejor examen. Es claro que tanto por consideraciones financieras como por circunstancias personales, un auto de menor precio y más espacio, como por ejemplo una camioneta crossover compacta, es lo que más le conviene a Juan y su familia.

La emoción

El componente emocional juega un papel enorme a la hora de adquirir un automóvil, por lo que una gran cantidad de los Juanes de este mundo terminarán detras del volante de sus deportivos, por lo que un comprador bien informado y en control de sus emociones, llega al concesionario con una gran ventaja. Aún así debe estar consientes de que se enfrentará a una batalla en la que el enemigo conoce todos los trucos para sacarle hasta el último centavo. La misión del comprador es la de salir del concesionario manejando el vehículo elegido con la certeza de que ahorró hasta el último centavo posible.

El comprador inmigrante

Lo anterior es especialmente cierto para el inmigrante que tiende a deslumbrarse por la amplia variedad de opciones automotrices que consiguen en los Estados Unidos, que con seguridad supera ampliamente a la de sus países de origen, así como por la aparente facilidad de conseguir crédito.

Los compradores inmigrantes son presa fácil para los vendedores de automóviles, cuyos ingresos dependen de las comisiones que logran por cada venta. Este escenario puede crear un circulo vicioso del cual solo se verán librados compradores bien informados. Es muy importante que el comprador no permita que el vendedor haga la tarea de decidir que auto le conviene más, ya que este nunca tendrá sus mejor interés en mente.

Información y recursos

La web está llena de recursos para el comprador. Sitios donde se pueden comparar las distintas opciones de automóvil, ver los precios, calcular los pagos y hasta estimar el precio de venta más bajo que se puede lograr, basado en las ventas de autos similares el la misma zona geográfica. Es importante llegar al consecionario armados de esta información, impresa de ser posible, como punto inicial de cualquier negociación. Pero ese es un tema que tocaremos en detalle en una próxima entrega.

Lea también

RELACIONADOS:Consejos AutosAutos

Más contenido de tu interés