CityLab Transporte

Guía para ir al trabajo en bicicleta en pleno verano

Estos son algunos consejos para no llegar empapado en sudor a su oficina.
Logo CityLab small
28 Jun 2016 – 11:07 AM EDT

Ya estamos en la temporada de bicicletas y es fácil soñar despierto que cambias el aire viciado del metro por el aire fresco que sentirás al ir al trabajo en bicicleta. Ir al trabajo en bicicleta es eficiente, ecológico y es fácil de predecir cuánto tiempo tomará la ida y vuelta. Además, mientras que montas, las brisas proveen aire acondicionado natural. Sin embargo, también puedes terminar sudado, lo cual presenta un problema si tienes que asearte rápido para una reunión o para dar una presentación. Pero con un poco de planeación no debe de haber problemas. A continuación, ofrecemos ideas para mantenerte fresco durante tu viaje y después.


Planea tu ruta

Siempre que sea posible, planea una ruta que te lleve por calles tranquilas y sombreadas. Con frecuencia las vías arteriales secundarias bordeadas de árboles ofrecen mejor calidad de aire y sombra. Y, si puedes, opta por las sendas para bicicletas. Cualquier calle que te mantenga alejado de autos calientes te ayudará a mantenerte fresco.


Selecciona la ropa adecuada (y trae más)

Se puede montar bicicleta vestido como quieras, pero conviene poner a prueba tu atuendo de bici en casa. Es decir, siéntate e imagínate en la bicicleta, estirando los brazos como si estuvieras agarrando el volante. También levanta una pierna como si estuviera pedaleando. Así podrás identificar la ropa que te jale o te restrinja el movimiento.

Asimismo, piensa en el color de la ropa. Por ejemplo, no debes optar por una camisa de algodón de color verde claro porque te saldrán manchas verdes oscuro debajo de los brazos en cuanto empieces a sudar.

Recomiendo encarecidamente que debajo de vestidos o faldas te pongas unos shorts para bicicleta que no sean acolchonados. Esto disminuirá la distracción si acaso se te sube la falda.

Por otra parte, vestidos o faldas largas y sueltas potencialmente pueden engancharse entre los frenos y la llanta de la bicicleta o bien ensuciarse por ser frotados contra la goma de atrás. Antes de salir, siéntate en la silla y revisa donde cae la tela. Si está en el medio, debes amarrarla con uno o dos nudos laterales que aún te darán suficiente flexibilidad para pedalear. Algunas faldas hasta se pueden amarrar en el centro para crear una especie de culotte.

Los zapatos también son importantes. A veces monto bicicletas en tacones, siempre y cuando que tengan suelas de goma. Los zapatos con suelas resbalosas de cuero no son buenos para los pedales de bicicleta. Pero hasta los zapatos elegantes se pueden adaptar: un zapatero puede agregar una capa fina de goma para darles más agarre.

Si tienes la tendencia de sobrecalentarte, a lo mejor encuentres que los guantes de bici sin dedos son útiles para agarrar mejor al manillar durante viajes más largos cuando haya mucho calor. Un pañuelo oscuro en la muñeca también es bueno para limpiarse el sudor de la cara. Y un casco de color claro con una visera integrada y muchos huequitos por donde circula el aire también ayudará con la ventilación.

Si sabes que estarás pedaleando fuerte para llegar a tiempo a tu trabajo, quizás lo más fácil es empacar una muda de ropa o por lo menos una camiseta fresca que te puedas ponerte en cuanto llegues.

Guarda tus cosas

Si aún no tienes una, instala una parrilla para eliminar el sudor que te acompaña cuando cargas algo en tu espalda. Puedes agregar cestas desprendibles que se pueden amarrar a la parrilla con cordones elásticos. También puedes conectar una alforja a prueba de agua. Una cesta delantera puede ser una manera excelente de agregar todavía más capacidad de carga.


Busca donde asearte

Agrega unos 5 a 10 minutos a tu tiempo de viaje para que tengas tiempo para refrescarte en cuanto llegues, tomar un poco de agua, arreglarte el pelo (porque el casco seguramente te despeinó) y cambiarte de camisa, de ser necesario.

Si acaso tienes una rutina matutina de maquillaje más complicada, pues antes de montar sólo aplícate filtro solar y trae un estuche de viajes pequeño para que puedas terminar tu rutina después de llegar al trabajo. Algunas oficinas tienen duchas y probadores disponibles para empleados que llegan en bicicletas: confirma con tu edificio para ver si tienes acceso a estos. Si no es así, algunas personas encuentran que es útil sacar una membresía en un gimnasio o YMCA cerca de sus trabajos y mantener un casillero ahí, o por lo menos usar el espacio para ducharse y prepararse para el día. Si el trayecto al trabajo es corto, a lo mejor no necesites hacer más nada menos entrar al edificio climatizado de tu empleador y ponerte a trabajar.

Trata de encontrar un peinado que un casco no arruine o que te permita soltar el pelo después de llegar. Ponerte un pañuelo de seda o algodón encima de tu pelo antes de ponerte el casco te ayudará a mantener tu cabello ordenado mientras que vayas al trabajo. En los días de viento o con llovizna, una sudadera con capucha o una gorra ajustada también puede ayudar a mantener tu cabello en su lugar.

He ofrecido un par de consejos sobre cómo conquistar al calor mientras que andes en bicicleta a tu trabajo, pero tú serás el experto sobre lo que funcionará para ti. Sin importar cómo te muevas durante estos días largos de verano, mantenerse fresco es más fácil cuando aflojas el paso, te mantienes en la sombra y te hidrates bien. ¡Disfruta el viaje!

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


RELACIONADOS:CityLab Transporte
Publicidad