CityLab Transporte

Este nuevo sistema podría ser el Waze de los automóviles semiautónomos

La carrera por el diseño de mapas de navegación para vehículos sin chofer recién inscribió un competidor.
Logo CityLab small
8 Jun 2016 – 2:42 PM EDT

Con casi toda certeza, los vehículos autónomos son el futuro de la conducción, pero para llegar a ese punto sus mapas deben mejorar muchísimo todavía.

Estos últimos debieran realizar al menos dos funciones: desde el punto de vista técnico, tendrían que ser capaces de hablar con el vehículo -a través de su computador- acerca de a dónde ir, en qué cambio y cuán rápido. Desde el punto de vista del diseño, por su parte, estos mapas deberían que ser tan intuitivos, divertidos y útiles para las personas como la mejor aplicación de sus teléfonos inteligentes.

Mapbox , una empresa que crea software de mapas usando esencialmente bases de datos de código abierto, anunció este miércoles su oferta oficial de este tipo de mapas mediante un producto denominado Mapbox Drive. Este tiene la habilidad de dirigir un vehículo semiautónomo con la precisión para efectuar cambios complejos de carril y ofrecer a sus usuarios la actualización de las condiciones de la carretera y del tráfico en tiempo real.

El producto supone una singular entrada en un nuevo mercado para Mapbox, la cual ha sido durante mucho tiempo conocida por sus fascinantes geovisualizaciones y su paquete de herramientas para la creación de aplicaciones móviles.

Mapbox Drive cuenta con un modelo original entre los sistemas de navegación para automóviles. No requiere conexión satelital. En su lugar, es alimentado por millones de millas de datos telemétricos: latitud, longitud, tiempo y datos de elevación, los cuales ayudan a detectar detalles clave como el ancho del carril, la velocidad y las limitaciones en los giros. Esta información es extraída de otros usuarios de Drive y de otros productos de Mapbox, los cuales están en la base de muchas aplicaciones móviles. Estos datos, convertidos primero en anónimos y agregados, luego son procesados (vía satélite, wi-fi o por conexión celular) en tiempo real en el Mapbox Drive, y finalmente son adaptados a los movimientos de cada automóvil. Asimismo, esta información guía al automóvil casi como lo hacen los rieles a un tren y se visualiza al mismo tiempo que la información del tráfico en la pizarra del auto (en el caso de los coches semiautónomos, el chofer puede asumir el control en todo momento).

Eventualmente, el objetivo de Mapbox es desarrollar un sistema lo bastante poderoso como para dirigir completamente los vehículos autónomos. Y esto es viable en parte porque, en buena medida como Waze, el mapa se mantendrá mejorando por sí mismo. “Mientras más personas usen nuestros mapas, más datos nos llegan de vuelta, y mejor es el mapa”, sostiene Eric Gundersen, CEO de Mapbox. “Y así más personas los siguen usando”.

De acuerdo a Gundersen, Mapbox ya firmó un contrato con un importante y fabricante de autos (que por ahora se mantiene anónimo), de modo que Drive estará presente en uno de sus automóviles para finales de año. Como pasa con los demás productos de Mapbox, la idea es vender la nueva plataforma a múltiples empresas automotrices, las cuales podrán adaptarla conforme a sus necesidades y deseos. “Somos la plataforma de las plataformas”, añade Gundersen. Es esta una distinción fundamental entre la filosofía de Mapbox y la de otras competidoras como Google y Apple.

Estas últimas empresas ya tienen poderosos mapas digitales, como todos lo saben. Aparte de sus enormes recursos, es esto lo que posiciona a estos gigantes tecnológicos a la cabeza de las tradicionales compañías automotrices en lo que respecta al desarrollo de los coches autónomos. Pero también la mayoría de los grandes fabricantes están creando sus prototipos, y algunos ya están rodando en el mercado modelos semiautónomos. Esos fabricantes necesitan grandes mapas, y muchos preferirían usar un competidor de Google que los dotara de un mayor control sobre el producto, así como de costos más bajos. Esta carrera por la tecnología correcta para el mapa acoplado a los coches autónomos ha motivado la reciente explosión del interés de mercado en la cartografía de datos, lo que se puso a prueba, el verano pasado, con la venta por 3 millones de dólares de HERE maps de Nokia a un grupo de fabricantes de autos alemanes.

Así que, después de todo, no sorprende que Mapbox haya dado este salto de calidad. Con sus admirables cartas credenciales en el mundo de las aplicaciones móviles, la compañía tiene grandes posibilidades de hacer aparecer, en la siguiente pizarra de tu auto, uno de sus mapas. En un contexto en que la competencia es feroz, la industria automotriz se mueve a un ritmo muy diferente del que lo hace el mundo de la tecnología. Cualquiera que invierta en el futuro del transporte debería seguir de cerca este mapa y el resto de los que, seguramente, veremos en lo adelante.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad