CityLab Trabajo

La otra desigualdad de Estados Unidos: la ubicación geográfica cada vez marca más las diferencias económicas

Si bien algunas grandes ciudades han logrado despegar, el número de estas 'localidades estrella' es cada vez menor y está dejando atrás al resto del país.
Logo CityLab small
7 Jun 2017 – 5:52 PM EDT

Desde la Gran Recesión, la economía se ha recuperado en varios frentes clave: el mercado de valores se ha restablecido, el índice de desempleo ha mermado, el mercado laboral ha pasado a ser más competitivo y selectivo, y los empleadores están buscando personas con cada vez más destrezas y talentos profesionales. Sin embargo, para millones de estadounidenses esa recuperación no es tangible, o dicho de otro modo, no se ve: sus salarios y su productividad –dos indicadores fundamentales del dinamismo económico– se han estancado. Peor aún, ambas medidas se expresan de forma muy desigual y desnivelada a lo largo y ancho del país, según dos nuevos estudios.

El primero de ellos, llevado a cabo por la empresa modeladora de datos económicos Emsi, concluye que el ritmo de los incrementos salariales en las ciudades ha sido más lento de lo que se esperaba en las condiciones de la actual recuperación económica. A nivel nacional, los salarios reales en el sector privado subieron en un 0.8% anualmente entre 2012 y 2016, un ritmo anémico dada una tasa de desempleo de cerca de un 4.4%.

Pero algo más inquietante es el hecho de que los incrementos salariales se han concentrado en muy pocos lugares. Apenas un 2% de las áreas metropolitanas y micropolitanas (19 de 934) vieron crecer, durante igual período, su salario real en el sector privado a un ritmo anual de 3%. En otras 51 ciudades subió en un 2%. Mientras, en la etapa estudiada, este mismo indicador económico disminuyó en casi el 15% de las ciudades (139 de ellas).

Eche un vistazo a la captura de pantalla del mapa interactivo de abajo, vía Emsi. Las áreas donde creció el salario real están sombreadas de azul; el rojo, por su parte, muestra los decrecimientos; al tiempo que el blanco indica que no hubo ni una cosa ni la otra. Explorando el mapa, uno llega a conocer más en detalle acerca de los aumentos y las reducciones salariales en el país durante la etapa en cuestión.


Este mapa muestra en azul las áreas donde creció el salario real y, en rojo, donde este disminuyó (Emsi).

La tabla a continuación muestra las ciudades que han registrado las mayores ganancias anuales de salario entre 2012 y 2016. Silicon Valley (San José) encabeza el listado, con un 3.8%. Pero el resto está compuesto por áreas metropolitanas pequeñas: Sioux City, en Iowa-Nebraska-South Dakota; Lake Charles, Louisiana; y Grand Forks, North Dakota-Minnesota. De hecho, solo 5 de las 100 ciudades más pobladas experimentaron aumentos en el salario real de al menos un 2%: San José, Seattle, San Francisco, Raleigh y Madison.


Estas área metropolitanas tuvieron las mayores ganancias anuales de salario entre 2012 y 2016
FUENTE: Emsi | UNIVISION

El segundo análisis, desarrollado por el Programa de Política Metropolitana de la Institución Brookings, señala una brecha similar en la productividad. En conjunto, la productividad del país promedió 113,000 dólares por trabajador en 2015. En las grandes ciudades, la cifra es cerca de un 20% superior a la reportada en las áreas urbanas pequeñas: las 100 principales áreas metropolitanas registraron una productividad promedio de 119,000 dólares por trabajador, mientras que, en los núcleos pequeños, fue de 99,000 dólares. Cabe añadir que las 10 ciudades más productivas son un 66% más productivas que las 10 últimas.

Y la más productiva de todas ( Midland, un pueblo petrolero del Oeste de Texas) es aproximadamente 8 veces más productiva que la que lo es menos ( Jacksonville, North Carolina, con 38,000 dólares por trabajador).


En este mapa, mientras más oscuro sea el color, existe mayor productividad laboral. El tamaño de los círculos responde a la cantidad de empleos existentes (Brookings).

En términos generales, los grandes incrementos de la productividad se concentraron en las llamadas ciudades superestrellas y centros tecnológicos costeros: San Francisco, Los Ángeles, San Diego y Oxnard; a lo largo del Corredor Nordeste, particularmente New York y Bridgeport y Hartford, Connecticut; además, el polo tecnológico de Seattle y los núcleos urbanos energéticos de Houston y Midland. Una vez más vemos los pilares básicos de lo que yo he llamado la nueva economía energética del conocimiento en Estados Unidos, si bien el elemento energético propiamente ha decaído un tanto a partir de la disminución de los precios en el mercado.

Si bien antes de los años 2000 la productividad de las ciudades tendía a la convergencia y las áreas rezagadas solían dar alcance a las punteras, ahora parece que una lista menor de 'ciudades superestrellas', muy bien dotadas tanto de habilidades profesionales como de alta tecnología, ha tomado distancia de las otras regiones. Esto es preocupante, porque la productividad del trabajo no es simplemente una estadística económica abstracta. Al contrario, la productividad regional da una medida muy precisa del bienestar regional, especialmente porque las áreas metropolitanas con mayor productividad laboral suelen tener mayores ingresos y menores índices de pobreza. Por tanto, preocupa que las ciudades estrellas estén distanciándose de esta forma y que solo pocos lugares –centros tecnológicos, pueblos que viven de la producción de combustibles o bien ciudades universitarias– han registrado aumentos en la productividad durante la última década.

Pero, ¿qué factores podrían estar motivando esta tendencia polarizada hacia la desigualdad?

En un estudio previo para CityLab, concluí que la productividad urbana está fuertemente ligada al tamaño (0.42) y la densidad (0.43); a la industria de alta tecnología (0.56) y a las nuevas empresas o startups (0.67); a la educación (la proporción de adultos universitarios: 0.54); y la cantidad de trabajadores en puestos creativos, profesionales y del conocimiento (0.52).

Los estudios antes descritos aportan más evidencias sobre un tema que ha estado presente, por varios meses ya, en muchos de nuestros debates acerca de las ciudades: Estados Unidos está viviendo una pujante desigualdad territorial, y esta división regional está alimentando un contragolpe populista, el cual, como nunca antes, está desgarrando al país.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


Phoenix lidera la lista de las 10 ciudades que más crecen en EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad