null: nullpx
CityLab Política

Lo que se juegan los latinos en las propuestas electorales de California

Además de elegir presidente, los californianos tendrán la oportunidad aprobar medidas relacionadas con el español en las escuelas y promover la vivienda asequible. Te explicamos acá estas proposiciones para que votes informado.
Logo CityLab small
7 Nov 2016 – 11:14 AM EST

California puede ser uno de los estados más complicados con respecto a las iniciativas electorales o ‘propositions’. En las elecciones de este noviembre, el estado tendrá 18 de estas propuestas en la papeleta y los condados tienen varias más.

Pero muchos de estos temas, que se transforman en ley si son aprobados, a veces son complicados hasta para los expertos. A continuación les explicamos algunas de las propuestas más importantes que afectarán a los latinos que viven en este estado, en donde los hispanos constituyen un 39% de la población total.


Propuesta 58: Sobre el uso de otros idiomas más allá del inglés en las escuelas públicas

Esta propuesta es quizás la más relevante para los latinos en este estado, especialmente para los inmigrantes recién llegados y sus familias. Si es aprobada por los votantes, esta iniciativa revocaría una ley de 1998 (Propuesta 227) que hizo ilegal la instrucción bilingüe en escuelas públicas de California. La norma de 1998 obligaba a los estudiantes que no saben inglés a recibir instrucción casi totalmente en este idioma y no en su lengua materna. Pero la propuesta 58 haría que estos estudiantes sí pudieran recibir instrucción en otros idiomas. Por ejemplo, un recién llegado de México podría tener algunas de sus clases en español mientras aprende el inglés.

Los que apoyan la ley dicen que aumenta los opciones para educadores y ayudaría a que los estudiantes recién llegados aprendan inglés más rápido. También dicen que abriría las puertas para que estudiantes estadounidenses aprendan otro idioma en sus escuelas públicas. Esto, según ellos, puede resultar en una mejor comprensión de diferentes culturas. Los que critican la propuesta dicen que resultaría en que estudiantes inmigrantes no aprendan inglés de manera adecuada.

Pero dejar que los estudiantes tomen clases en su lengua nativa los apoyaría a aprender inglés sin ponerlos en riesgo de quedarse atrás académicamente. Además, también aseguraría que por lo menos algunas escuelas públicas tuvieran maestros bilingües que pueden apoyar y ayudar a estos estudiantes y a sus padres.


Propuesta 61: Poner un tope en los precios de medicamentos recetados

Esta iniciativa electoral prohíbe que el estado de California pague más para los medicamentos de sus empleados (y de gente de bajos ingresos usando MediCal) que lo que el Departamento de Asuntos de Veteranos paga por los medicamentos los ex uniformados. La medida bajaría los precios de medicamentos en un 12% de ciudadanos del estado. Las 10.4 millones de personas inscritas en el programa de atención médica administrada de MediCal serían una excepción a esta regla.

Este programa intenta controlar los precios altos de medicamentos recetados, que ahora son controlados solo por las compañías farmacéuticas. Los únicos que se oponen son estas mismas compañías. Para los latinos (especialmente la alta proporción de latinos de bajos ingresos en California que están trabajando por el estado o que reciben MediCal), esta medida podría seer una gran ayuda y una mejora sobre el sistema actual.


Medida JJJ de la Ciudad de Los Ángeles.: Requerir sueldos estándares para trabajadores de la construcción y requerir la construcción de viviendas asequibles

También llamada “Construir un Mejor Los Ángeles”, esta medida es quizás las más complicada sobre la que deberán decidir los ciudadanos de Los Ángeles. Requiere que todos los desarrollos inmobiliarios en la ciudad que necesiten modificar el Plan General de Los Ángeles, o que requieran un cambio de leyes de zonificación, paguen a los trabajadores de construcción un sueldo “estándar del área”. A su vez, por lo menos un 30% de los trabajadores deben vivir dentro de la ciudad de Los Ángeles y un 10% deben ser “trabajadores de transición”, es decir padres solteros, veteranos o gente crónicamente desempleada. También requiere que en desarrollos inmobiliarios de 10 habitaciones o más, un cierto porcentaje de viviendas sean asequibles (puede ser de un 5% a un 40% dependiendo de varios factores complicados).

La medida trata de resolver uno de los problemas más graves de esta ciudad, que es el acceso a vivienda asequibles. Los Ángeles es la segunda ciudad más cara en todo los Estados Unidos, y tiene un problema serio de desamparo. La comunidad latina de esta ciudad, que incluye una alta proporción de familias de bajos ingresos, necesita de viviendas asequibles quizás aún más que otros, especialmente en vecindarios donde están luchando contra la gentrificación, fenómeno urbano que termina desplazando a gente pobre y reemplazándolos con personas ricas y muchas veces blancas no latinas.

Pero la Medida JJJ tiene dividida a la comunidad de activistas de vivienda. Varios sindicatos de trabajadores de construcción están a favor, junto con muchos grupos activistas, incluyendo la famosa Corporación Comunitaria del Este de Los Ángeles (ELAC, por sus siglas en inglés), que es un desarrollador de viviendas asequibles. A su vez, miembros del Sindicato de Inquilinos de Los Ángeles y de la organización activista Unión de Vecinos están en contra de la medida porque dicen que no hace lo suficiente para parar el desplazamiento.

Por otra parte, los desarrolladores inmobiliarios dicen que la construcción se encarecería debido a esta medida y detendría el desarrollo de viviendas.

La Medida JJJ fue escrita en contra de otra iniciativa que se pondrá en votación en marzo, llamada Iniciativa de Integridad de Vecindades, lo cual detendría desarrollos en la ciudad por los siguientes dos años. Esta iniciativa sería desastrosa para la ciudad en términos de su crisis de viviendas. La Medida JJJ permitiría la construcción de hogares que se necesita y también asegura que las nuevas unidades no sean todas para ricos.


Medida M del Condado de Los Ángeles: Añadir un impuesto de medio centavo sobre ventas para financiar la expansión del sistema de transporte público.

Esta medida del condado es la más fácil de explicar: si consigue dos tercios del voto del condado, establecerá un impuesto de medio centavo sobre las ventas y ese dinero irá a la construcción de varios nuevos proyectos de transporte público en esta zona que depende tanto en el automóvil. Algunas de las iniciativas incluyen un tren subterráneo bajo de Wilshire Boulevard, otro de Simi Valley al aeropuerto y otra línea de metro para el Oeste de Hollywood, junto con varios otros proyectos de autobús y ciclovías.

Las comunidades latinas, especialmente las de bajos ingresos, usan el sistema de transporte público con mucha frecuencia, especialmente el sistema de autobús. Mejorar este sistema facilitaría los viajes de muchos hispanos y los ayudaría económicamente a llegar a sus empleos y a servicios. Es fundamental que la gente de bajos ingresos en cualquier ciudad tenga acceso a buenos sistemas de transporte público.


Propuesta C de la Ciudad de San Francisco: Modificación de los estatutos sobre requerimientos de vivienda asequible

Un voto de “sí” para esta medida cambiaría los estatutos de San Francisco, que ahora especifican que un los nuevos proyectos inmobiliarios tienen que incluir un 12% de viviendas asequibles. Con la nueva ley, esa cifra sube a un 25%, un porcentaje más alto que en cualquier otra ciudad en los Estados Unidos.

Actualmente, las organizaciones empresariales, activistas y comunitarias de San Francisco se encuentran divididas sobre esta medida. Los desarrolladores inmobiliarios dicen que un 25% es un número tan alto que parece ridículo y no podrán justificar construir nada mientras esa regla esté implementada. De acuerdo a ellos, esto detendría la creación de nuevos proyectos en San Francisco, lo cual no ayudaría con la crisis de vivienda que vive esta ciudad. Por otra parte, los activistas para viviendas asequibles dicen que San Francisco está en un crisis que necesita este tipo de acción. Como acto conciliatorio, están eximiendo proyectos actuales de esta regla. A cambio, los desarrolladores no están haciendo una campaña en contra de la medida.

San Francisco está viviendo una crisis habitacional debido a la llegada de la industria tecnológica. Gente de bajos ingresos casi no puede encontrar viviendas en la ciudad. Esta medida puede no ser perfecta, pero ofrece una solución que puede mejorar la vida de los latinos y toda la gente de bajos y medios ingresos aquí.

Publicidad