CityLab Política

Cómo 2017 se transformó en el año de los políticos LGBTQ en Estados Unidos

Una alcaldesa lesbiana en Seattle y una legisladora estatal transexual en Virginia fueron parte de los muchos triunfos políticos para las minorías sexuales.
Logo CityLab small

Antes de que Jenny Durkan fuera elegida alcaldesa de Seattle en noviembre, solo había habido otras dos alcaldesas abiertamente lesbianas en las principales ciudades estadounidenses en la historia: la exalcaldesa de Houston Annise Parker—que fue la primera alcaldesa abiertamente LGBTQ de cualquier ciudad estadounidense importante—y Jackie Biskupski, la actual alcaldesa de Salt Lake City.

"La elección de Jenny Durkan en Seattle, siendo abiertamente lesbiana, es una gran victoria para nuestra comunidad", dijo Elliot Imse, directora de Comunicaciones de Victory Fund , una organización que respalda a los candidatos LGBTQ. "2017 fue un gran año para los candidatos LGBTQ. Realmente rompimos muchas barreras en todo el país, y posicionamos a la comunidad LGBTQ para que esté mejor representada en 2018 y en el futuro".

Durkan es solo una de los políticos LGBTQ que tuvo éxito en las elecciones municipales de este año. 2017 ha sido nombrado el ‘Año del Candidato Trans’, después de una serie de triunfos históricos para los políticos transgénero, que duplicaron con creces el número de funcionarios electos a nivel nacional. La vencedora más exaltada fue Danica Roem, quien se convirtió en la primera persona abiertamente transgénero en servir en una legislatura estatal, después de su victoria en Virginia en noviembre.


Pero hubo una serie de otras grandes victorias a nivel local, muchas de las cuales hicieron historia en el estado. En Minneapolis, Andrea Jenkins y Phillippe Cunningham se convirtieron en las primeras personas abiertamente transgénero elegidas para el concejo municipal de una ciudad importante de Estados Unidos; Stephe Koontz ganó un escaño en el Concejo Municipal de Doraville, convirtiéndola en la primera persona abiertamente transgénero electa en Georgia; en Palm Springs, Lisa Middleton ganó un escaño en el Concejo Municipal, convirtiéndola en la primera persona abiertamente transgénero en ganar un escaño legislativo en el estado de California; y en Erie, Pennsylvania, Tyler Titus fue elegido miembro de la junta escolar de la ciudad, convirtiéndose en la primera persona abiertamente transgénero en ocupar un cargo en el estado. Además, en Palm Springs, la victoria de Middleton coronó otro logro para la ciudad: se unió a Christy Holstege, una mujer que se identifica como bisexual, en la creación de un Concejo Municipal completamente LGBTQ.

"Creo que ser elegido en puestos inferiores prepara el escenario para las posiciones más altas, como la alcaldía", dijo Imse. "La mayoría de nuestros alcaldes LGBTQ comenzaron sus carreras de servicio público en puestos electos hiperlocales, como comisionado de vecindario, miembro de la junta escolar o miembro del concejo municipal".

De esta manera, los alcaldes pueden funcionar como barómetro para el progreso. Y esto no solo sucede en las grandes ciudades liberales. A pesar de que Durkan es una de los cuatro alcaldes abiertamente homosexuales que encabezan las ciudades más pobladas del país, su victoria elevó el número total de alcaldes LGBTQ —dentro de ciudades de todos los tamaños— a 23.

Soren Walljasper/CityLab


Según Imse, la victoria de Durkan es una señal de que los votantes están más dispuestos a elegir a alcaldes LGBTQ que hacen campaña basándose en los asuntos que les interesan. Y aunque esta estrategia no es nada nuevo, lo que ha cambiado es la actitud de los votantes.

"La mayoría de los votantes hace apenas un par de décadas consideraban que ser LGBTQ era un factor de descalificación", dijo Imse. Pero para un número creciente de estadounidenses, éste ya no es el caso. Por ejemplo, la contienda de Danica Roem, recibió atención internacional porque Roem es transgénero. Pero la razón por la que ganó es que pasó la mayor parte de su campaña hablando de arreglar las carreteras y mejorar los tiempos de viaje en su distrito. "Un candidato abiertamente LGBTQ a la alcaldía es muy importante, pero son sus posiciones sobre los asuntos que más importan a los electores las que le den la victoria", dijo Imse.

Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer. Aunque las personas LGBTQ constituyen un 4.1% de la población, solo tienen un 0.1% de los puestos elegidos democráticamente a nivel nacional. "Estamos haciendo un progreso enorme, pero falta un largo camino antes de lograr una representación equitativa", dijo Imse.

En muchos casos, los puestos hiperlocales ganados este año son los muestras de este progreso. Para cualquier político —independientemente de su orientación sexual o identidad de género— estos asientos proporcionan un espacio para establecerse en el escenario político. Pero para los candidatos LGBTQ en particular, pueden ser una ventaja crucial sobre los competidores heterosexuales, pero que no tienen experiencia y que creen que los pueden vencer fácilmente.

"Fundamentalmente, las personas votan por aquellos que ellas consideran que entienden sus vidas, sus experiencias diarias", dijo Annise Parker, quien ahora es la presidenta y directora general de Victory Fund. "La razón por la que hemos tenido éxitos en algunos lugares poco probables, e incluso con algunos candidatos poco probables, es que los candidatos que ganan no han despertado repentinamente un día y dicen 'oh, voy a postularme para el ayuntamiento o la cámara de representantes estatal'"... Ya llevan tiempo compartiendo experiencias con sus votantes".


Según Parker, su experiencia política anterior fue fundamental para su victoria decisiva en 2010. Antes de ser elegida alcaldesa, Parker cumplió tres términos en el Concejo Municipal de Houston, así como tres términos como contralora de la ciudad. "Para cuando me postulé a la alcaldía de Houston, ya había sido elegida seis veces en Houston, y me había postulado ocho veces", dijo.

Sin embargo, a pesar de su amplia experiencia, postularse para la alcaldía fue algo completamente diferente. "Está bien si eres un miembro del Concejo y representas a un distrito que piensa como tú, pero esto es toda la ciudad ... Y tiene que ocurrir un cambio de mentalidad al respecto", dijo Parker. "Los alcaldes son la cara pública y la voz de su ciudad. Tú eres la imagen, eres el portavoz. Eres a quien alguien acude en una emergencia, eres quien da la bienvenida a los dignatarios. Eres la encarnación de la ciudad".

A pesar de estos desafíos, cada vez más personas LGBTQ se están uniendo para representar a sus ciudades. Este año, el Victory Institute —organización hermana del Victory Fund, que capacita a las personas LGBTQ para que se postulen— capacitó más de tres veces el número de personas que en 2016. "Eso definitivamente fue resultado de la energía después de las elecciones presidenciales. La gente estaba entusiasmada [y] lista para postularse", dijo Imse (puedes conocer a tus funcionarios electos LGBTQ utilizando este mapa interactivo ).

Aun así, destrozar el llamado ‘ techo de lavanda’ no será fácil. Incluso los políticos LGBTQ establecidos enfrentan discriminación en sus carreras políticas. Tammy Baldwin, que es la primera y única senadora abiertamente LGBTQ de Estados Unidos, fue acusada recientemente por un comité de acción política de derecha de discutir sobre sexo gay con escolares (no hay pruebas sólidas para respaldar estas afirmaciones). Parker recuerda haber enfrentado una retórica intolerante similar mientras se postulaba para alcaldesa.

"Hubo un artículo negativo contra mí en mi primer intento por la alcaldía... Era una tarjeta postal y me mostraba mientras juraba como contralora de la ciudad. Estoy parada en el escenario con mi ahora esposa a mi lado y una jueza federal negra me toma juramento", dijo. "Y el pie de la postal decía '¿Es esta la imagen de Houston que queremos que el mundo vea?'".

Hace siete años, Houston respondió que sí. Y Parker cree que el resto del país hará lo mismo. "Los estadounidenses son fundamentalmente justos y decentes, y llegarán a ese punto. Pero eso no significa que no suframos pérdidas en el camino".

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

RELACIONADOS:LGBTCityLab LatinoPolítica