null: nullpx
CityLab Medio Ambiente

Un mapa le puso valor económico a cada árbol en Nueva York

La ciudad y voluntarios realizaron un detalladísimo censo, que además ayuda a cuidar los árboles mejor y a valorar su importancia, incluso desde un punto de vista financiero.
Logo CityLab small
17 Nov 2016 – 12:23 PM EST

La vegetación urbana de la ciudad de Nueva York puede estar perdiendo sus hojas, pero está ganando la oportunidad de hacer nuevos amigos: el Departamento de Parques de la Ciudad de Nueva York ha publicado su último censo de árboles e incluye una guía interactiva enciclopédica para ayudar a los ciudadanos a orientarse a través de su bosque de datos.

Durante más de un año, unos 2,300 voluntarios ayudaron a funcionarios de parques a hacer un estudio de más de 685,000 árboles en las calles en los cinco condados de la ciudad, recopilando estadísticas sobre especies, salud de la corteza, ancho del tronco, latitud y longitud, y —esto es algo nuevo— coordenadas de GPS de todos. "Tenemos excelentes datos en el núcleo de este proyecto", dice Jennifer Greenfeld, comisionada adjunta del Departamento de Parques para la silvicultura, la horticultura y los recursos naturales. Estos detalles minuciosos ayudarán al departamento de parques a enfocar su trabajo de mantenimiento, pues pueden enviar especialistas a atender los árboles demasiado crecidos o enfermos, dice ella.

Una vista por vecindarios de los resultados del censo de árboles en partes de Manhattan y Brooklyn. (Mapa de Árboles de las Calles de la Ciudad de Nueva York).

Pero Greenfeld también está apostando a que la precisión milimétrica hará que los neoyorquinos interesados en los árboles se preocupen más por las condiciones de la infrastructura viva. En el mapa interactivo, los usuarios pueden tocar en cualquier dirección de la ciudad de Nueva York para ver una vista de pájaro de los árboles en ese bloque, clasificados por colores por género y con formas que dan una idea relativa de la circunferencia del tronco.

Al hacer clic sobre el círculo de un árbol, se abre una barra lateral con información detallada sobre la especie de la planta, diámetro, forma de la hoja y una ventana de Google Street View que muestra su entorno en el mundo real. Utilizando datos de un software especializado en inventario de árboles, el mapa también estima el valor monetario que el árbol les ofrece a los habitantes, quizás una perspectiva esencialmente neoyorquina. Por ejemplo, un plátano de sombra en Halsey Street en Brooklyn intercepta aproximadamente 4,000 galones de aguas pluviales al año, un servicio que vale 37 dólares. Al dar sombra y refrescar la cuadra, también ahorra casi 2,000 kilovatios-hora al año, ahorrándoles a los neoyorquinos más de 250 dólares. Sí, realmente el dinero sí crece en los árboles.

Una vista de pájaro de los árboles de la calle en una sección de Bed-Stuy. (Mapa de Árboles de las Calles de la Ciudad de Nueva York)

Los exploradores de mapas también encontrarán que pueden solicitar mantenimiento para un determinado árbol y registrar actividades personales de ‘atención a los árboles’ en el mapa, lo cual el Departamento de Parques pretende alentar. Todos los neoyorquinos pueden regar, quitar malas yerbas y (por supuesto) recoger la basura de la calle. Plantar flores en el mantillo también es legal. Actividades más avanzadas, tales como la poda, siembra y extracción de árboles, también pueden ser realizadas por los ciudadanos, mientras tengan los permisos correspondientes. El Departamento de Parques ofrece cursos para todos los niveles de manejo de árboles. "Queremos que la gente participe en todo nivel de actividad e interés", dice Greenfeld.

Unos cuantos neoyorquinos, específicamente los voluntarios del censo de árboles, ya se han transformado en apasionado por la silvicultura urbana y Greenfeld espera que el mapa ayude a ampliar su colectivo de seguidores. Dado que los árboles de las calles de la ciudad de Nueva York están creciendo en número, más de un 12.5% desde el último censo en 2005, el Departamento de Parques necesita toda la ayuda posible.

La ciudad de Nueva York no es el único lugar donde se cuentan los árboles. San Francisco, Los Ángeles, Chicago, Washington DC y otras ciudades han llevado a cabo estudios similares, y el Servicio Forestal de Estados Unidos tiene un equipo de científicos que se enfoca en hacer inventarios de albedos urbanos. Pero el mapa de árboles de las calles de la ciudad de Nueva York es una herramienta excepcionalmente accesible al público para ayudar en esta iniciativa.

El Departamento de Parques ha sido líder en datos abiertos, con personal especializado y recursos dedicados a mover información estandarizada hacia el portal y ofrecer foros que entusiasman al público. "Nuestra relación con los datos refleja lo que hacemos en la vida", dice Greenfeld, en referencia a que la agencia mantiene una política de información abierta, destinada al uso por parte de todos. Además del censo de árboles y el nuevo mapa, la agencia concluyó su segundo hackatón cívico a comienzos de este año. Los resultados del censo también están disponibles como datos sin procesar a través del portal OpenData de la Ciudad de Nueva York, al igual que los censos anteriores (los cartógrafos ciudadanos expertos en datos han hecho uso impresionante de estos recursos previamente, como este magnífico atlas arbóreo).

Cuando se trata de la transparencia de los datos y la participación ciudadana, el Departamento de Parques está, sin duda alguna, comenzando con ventaja. A diferencia de los departamentos de Saneamiento, Vivienda o Policía, el de parques está a cargo de un recurso con el que los neoyorquinos interactúan de forma casi universalmente positiva (¿a quién no le gustan los árboles?). Además de darles a los ciudadanos la oportunidad de compartir la responsabilidad del cuidado de los árboles, quizás la labor del Departamento de Parques puede ser un modelo para otros organismos que tienen dificultades incluso para hacer públicos conjuntos de datos importantes: imagine un mapa detallado de la ciudad como éste, pero para violaciones del código de construcción, o las normas de estacionamiento en las calles. El público podría beneficiarse aun más.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad