null: nullpx
CityLab Medio Ambiente

En Chicago, los suburbios son más eficientes y amigables con el medio ambiente que las áreas densamente pobladas

Un nuevo estudio desafía algunas suposiciones ampliamente aceptadas sobre el desarrollo urbano y suburbano.
Logo CityLab small
21 Dic 2017 – 12:09 PM EST

La expansión urbana no es sostenible. Esa es la suposición básica que define los grandes edificios y los planes maestros en ciudades de todo el mundo.

Pero un nuevo informe del Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH, por sus siglas en inglés) desafía uno de los principios centrales del urbanismo desde algunos puntos de vista inesperados. Al comparar los patrones diarios de hogares, los investigadores descubrieron que ciertos hábitos de transporte y el uso general de la energía pueden ser más ambientalmente eficientes en las viviendas suburbanas que en los rascacielos residenciales.

Hasta la fecha, la mayoría de las investigaciones sobre sostenibilidad urbana –en términos de, por ejemplo, gasolina consumida, millas recorridas, consumo de agua, calefacción y electricidad– no han examinado los datos de los hogares con detalle. Los estudios que generalmente concluyen que los suburbios son menos eficientes "no son estudios de construcción, sino estudios a escala urbana", dijo Antony Wood, director ejecutivo del CTBUH y profesor de investigación de la Facultad de Arquitectura del Instituto de Tecnología de Illinois (IIT). "Es el Chicago urbano contra Chicago en general".

Las ubicaciones de los estudios de casos relativos al centro de Chicago muestran los principales sistemas de transporte. (CTBUH)

Wood y su coautor, Peng Du, también profesor en la Facultad de Arquitectura del IIT, querían capturar más matices que eso. Por ello, crearon una encuesta que comparaba los patrones de transporte, el consumo de energía y el uso del espacio público, y la aplicaron a 249 hogares en cuatro edificios altos del centro de Chicago y 273 viviendas unifamiliares en Oak Park, un vecindario residencial histórico. Durante más de tres meses en 2014, los encuestados respondieron cuestionarios detallados sobre sus hábitos diarios y presentaron facturas de servicios públicos de los 12 meses anteriores.

Los residentes de edificios de gran altura, en realidad, consumieron aproximadamente un 27% más de energía que los residentes de los suburbios.

Aún así, Wood y Du encontraron evidencia de que la vida urbana es de hecho más sostenible. Los residentes de edificios de gran altura viajaron más en transporte público, caminaron y anduvieron más en bicicleta, y usaron más eficientemente el espacio público al aire libre, lo cual no es de extrañar, ya que vivían más cerca de las paradas de la Autoridad de Tránsito de Chicago (CTA) y los parques. Los investigadores también sumaron todos los caminos, tuberías de agua, alcantarillado, electricidad y suministro eléctrico necesarios para darles servicio a los dos tipos de hogares y, notoriamente, descubrieron que los desarrollos suburbanos requerían aproximadamente ocho veces más "longitud de red de infraestructura" por persona que los edificios altos del centro de la ciudad.

Un punto a favor para el desarrollo urbano denso, ¿verdad?

En general, sí. Pero los detalles se vuelven más interesantes. La industria de la construcción a menudo asume que las viviendas unifamiliares suburbanas requieren más energía para calentarse, iluminar y enfriarse, ya que tienen mayores relaciones superficie-volumen que las unidades de apartamentos más pequeñas. Pero en una base per cápita, Wood y Du descubrieron que los residentes de los edificios de gran altura consumían aproximadamente un 27% más de energía. Según el área en una base por piso, probablemente debido a todos los pasillos, ascensores, gimnasios y vestíbulos compartidos, las torres del centro de la ciudad consumieron alrededor de un 5% más de energía que las casas suburbanas. Al comparar los hábitos de viaje, Wood y Du también descubrieron sorprendentemente que las personas de los hogares del centro de la ciudad en realidad viajaban más millas en automóvil, en total, cada año. Los edificios altos también tenían más espacios de estacionamiento per cápita que las viviendas suburbanas.

¿Qué está sucediendo aquí? Las diferencias demográficas entre los dos grupos en el estudio probablemente explican los sorprendentes resultados. Las grandes viviendas suburbanas de Oak Park estaban llenas de niños, mientras que las torres de apartamentos tenían a jóvenes profesionales sin hijos y adultos mayores solos. Eso significa que, al menos en un espacio determinado, más personas están usando la misma cantidad de energía. Del mismo modo, una camioneta llena de personas es más eficiente en energía que un coche donde solo viaja el conductor. "Las familias suburbanas tenían muchas más probabilidades de tener hijos que transportan consigo en los viajes en coche", dice el informe, "mientras que los residentes de edificios altos que viven solos realizaban más viajes en solitario".

Este estudio es limitado, pero también es importante, dado el nivel de datos que utiliza. Por un lado, su alcance es demasiado pequeño para llegar a conclusiones radicales sobre la inocuidad para el medio ambiente de las viviendas urbanas contra las suburbanas a nivel de país o mundial. Finalmente, Wood y Du deberían realizar una versión a mayor escala con muchas más familias, edificios y formas de vecindario. Por otro lado, este estudio piloto ofrece evidencia cuantificada de que los datos demográficos son importantes cuando se trata de la eficiencia ambiental.

Un nuevo edificio de apartamentos con certificación LEED cerca del metro puede no ser muy ecológico si está lleno de gente con estilos de vida que consumen muchos recursos, como lo están muchos desarrollos de lujo. Del mismo modo, no debemos ser tan moralistas con las familias que viven en los suburbios insostenibles: quizás estén llevando una vida más ecológica que nosotros.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las diez ciudades grandes más necesitadas en EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad